Limpieza general: Quince puntos clave para poner a punto la casa

Después del invierno, tu casa necesita una puesta a punto. Te damos consejos y trucos para que esté impecable. Como en toda puesta a punto, hay que realizar algunas tareas. Te explicamos aquí cómo hacerlas más fáciles y llevaderas. Descubre con estos consejos y trucos qué hay que hacer para preparar la casa para la primavera.

¿Has preparado ya tu casa para la primavera?
Con los nuevos aires que trae la primavera, también llega el momento de realizar algunos cambios a la casa, como el de los armarios y la ropa de cama. Seguro que te apetece decorar la casa con flores de temporada y cojines alegres y frescos… Pero también es necesario acometer una limpieza general, menos apetecible, pero igual de necesaria para que la casa luzca bonita en primavera. ¿Comenzamos con los consejos para una puesta a punto perfecta?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LIMPIEZA GENERAL… ¡Vaya cambio!

1. Una casa limpia ofrece un aspecto impecable. Si te da pereza la limpieza general de la casa, piensa que tu familia y tú sois los que más disfrutaréis del resultado. Es el momento de que todos colaboren, también los niños, si no son muy pequeños.

2. El primer paso es organizarse para evitar perder el tiempo. Revisa qué productos de limpieza te harán falta y no tienes. Y cómpralos. Si son demasiados y supone mucho gasto en este momento para ti, recurre a productos naturales como vinagre, bicarbonato, sal y limón; busca en internet trucos de limpieza con ellos. Aprovecha para ver si los trapos, fregonas, bayetas, cepillos, escobas, guantes, bolsa del aspirador… que has estado usando ya están para tirar y compra nuevos. Para reducir los viajes a la cocina buscando el producto de limpieza que necesitas y has olvidado, llévate todos los que necesites desde el principio a la habitación que vas a limpiar; puedes utilizar por ejemplo, una palangana grande o un cubo para transportarlos.

3. Haz una lista detallada de todas las tareas, habitación por habitación y táchalas, según vayas haciéndolas. Importante: márcate un plazo de tiempo para realizarlas, pero que sea razonable y realista. Ten en cuenta que las zonas que no se limpian a diario o con frecuencia son las que estarán más sucias, así que añade tiempo extra para esas zonas.

4. Deshazte de los trastos y cosas en desuso. Seguro que hay todo tipo de cosas, y en todas las habitaciones de la casa, que ya no usas. Separa lo que sí puede ser útil para otros y dónalo. Este truco funciona: pon tres cajas grandes en la habitación que toque limpiar. Una será para que vayas dejando las cosas a tirar; otra para guardar cosas que están mal colocadas y tienes que poner en otro lugar y la tercera, para todo lo que quieras donar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

5. Limpia habitación por habitación. Lo dicen los expertos. Y siempre de arriba a abajo, desde techo, paredes y muebles a suelo, y así ahorrarás tiempo. Telarañas en el techo, polvo en las pantallas de las lámparas por dentro y por fuera, bombillas, focos empotrados, ventiladores y más polvo aún en las librerías. Sin olvidar zócalos, rodapiés, esquinas y algunos rincones de difícil acceso, como los altillos de los armarios, detrás de los radiadores y debajo de las camas. Para aquellos rincones del suelo tan difíciles, cuando la aspiradora no llega, utiliza un cepillo pequeño que levante el polvo y entonces, aspíralo. Recuerda limpiar los interruptores y enchufes. No se pueden mojar, pero con un paño húmedo escurrido quedarán relucientes. También es importante limpiar las barras de las cortinas. Se aconseja descolgar los cuadros y limpiarlos, así como la pared donde están colgados.

6. Manchas que no conocías… Si en plena puesta a punto, descubres manchas y no sabes cómo eliminarlas ¡no te preocupes! Hay páginas webs con muchos trucos de limpieza que te resultarán muy útiles. Entre otras, Los trucos de Margarita www.proximaati.com, pero hay muchos más.

7. Cocinas. Imprescindible, vaciar armarios, limpiarlos con paño húmedo y producto antigrasa, aclarar y dejar secar; también las puertas y tiradores. Hacer una limpieza también en profundidad de paredes, suelos y electrodomésticos.

8. Baños. Es un espacio que se limpia a diario, por tanto, su limpieza en primavera se centrará en limpiar en profundidad paredes y rincones difíciles. Si así lo consideras, incluye la limpieza de griferías, sanitarios y mamparas en profundidad. Como en la cocina, vaciar sus muebles y baldas, limpiar con paño húmedo y dejar secar. Aprovecha para revisar qué conservas pudieran haber caducado. Se recomienda lavar el menaje y utensilios de poco uso antes de volver a guardarlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

9. Ventanas. Por dentro y por fuera. Se aconseja empezar por la carpintería, las persianas y las rejas, y dejar para el final los cristales. En ventanas y ventanales correderos, limpiar en profundidad la suciedad acumulada en los rieles inferiores y superiores.

10. Puertas. La principal y las de paso. Empieza por eliminar el polvo y pasar un paño húmedo para después secar con otro limpio y seco para que no queden marcas. Pasar un paño sobre la hoja y aspirar bien debajo de ésta porque se suelen acumular pelusas.

11. Sofás y muebles tapizados. Quita polvo, pelos y suciedad con la aspiradora. Más fácil y rápido, si utilizas el accesorio especial para tapicerías de la aspiradora. Insiste en los reposabrazos y la trasera de sofás, butacas, sillas… Si hay algún cabecero tapizado en casa, recuerda también pasar la aspiradora.

12. Aire acondicionado. Limpieza de filtros y rejillas.

13. Plantas: Retira el polvo que se suele acumular en las hojas y límpialas con un paño suave humedecido con agua.

14. Librerías. Toca vaciarlas para después límpiarlas en profundidad. Elimina el polvo de los libros y los complementos y antes de volver a colocarlos, espera a que se seque bien la librería. Aprovecha para clasificar los libros de otro modo, si el orden actual no convence.

15.Colchones y almohadas. Pasa las aspiradora por ambas caras del colchón y voltearlo. Lava las almohadas de plumón en un programa frío y corto y más caliente, sin son sintéticos. En ningún caso, centrifugues. Hazlo en un día soleado porque lo ideal es que se sequen al aire.

16. Cambio de ropa. Aprovecha el cambio de ropa para limpiar a fondo los armarios. Tanto si son de madera como lacados, pasa por sus paredes un paño escurrido con jabón neutro, aclara y seca. Lo ideal es que los dejes abiertos unos minutos para que desaparezca cualquier resto de humedad. Si colocas además saquitos de lavanda, su aroma ahuyentará los insectos y el armario estará perfumado. Los zapatos de invierno se conservarán bien si los limpias y metes papeles dentro para que no se deformen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

17. Textiles: Retira alfombras de invierno, edredones y mantas. Para que los rellenos nórdicos abulten menos, enróllalos sacando bien el aire y mételos en una bolsa de tela. Pon colchas de entretiempo y sábanas. Aspira las cortinas y lava en lavadora las que sí se puedan lavar a máquina. Colócalas aún húmedas para que se sequen estiradas, sin arrugas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar