Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Cómo limpiar y guardar la alfombra con el cambio de temporada: limpiadores de alfombra

¿Quitas las alfombras en casa cuando llega la primavera? Sigue estos trucos de limpieza para quitar las manchas y conservar los textiles.


    La limpieza de la alfombra requiere hacerse en profundidad, al menos una vez al año. Así que si planeas guardarla en primavera, es una ocasión estupenda realizarla ahora, para que se conserve en perfectas condiciones hasta que la vuelvas a poner en otoño. Por supuesto, siempre puedes llévala a un servicio profesional para que la limpien, muchas veces las guardan durante meses hasta que las vuelvas a necesitar.

    Puedes utilizar una de estas 10 aspiradoras de vapor de mano, aunque se aconseja siempre comprobar la resistencia de los colores a altas temperaturas en una parte poco visible de la alfombra y usar el nivel de vapor al mínimo. Antes de limpiar con vapor, es muy importante aspirar primero los pelos y el polvo. Después, activar el vapor con la función aspiración simultáneamente.

    ¿Cómo limpiar la alfombra a mano?

    Es más sencillo de lo que crees. Por ejemplo, para quitar el polvo, conviene que utilices la aspiradora de forma regular, siempre que sea posible, por las dos caras. En cuanto a la frecuencia, dependerá del uso. No es lo mismo una alfombra de salón que un complemento del dormitorio. Las aspiradoras sin bolsa son prácticas y funcionales, elige el modelo que se adecúe a tus necesidades.

    El mejor truco para eliminar los malos olores, incluido el del tabaco, es espolvorear bicarbonato sobre toda la alfombra y pasar a continuación la aspiradora. Cuando hay mascotas en casa, te animamos a crear un quitapelos casero, como los de la ropa, pero en versión maxi. Esta manualidad sencilla se elabora con una botella vacía cubierta con cinta para precintar, así tendrás un rodillo muy eficaz para retirar los pelitos. Aquí tienes otras ideas para eliminar los pelitos de tu mascota.

    Si la alfombra está en una zona de mucho paso, se recomienda rotar la alfombra 2-3 veces al año, para que el desgaste de la alfombra sea similar. La rotación sería de 180º, la parte que estaba a la derecha, quedaría a la izquierda y viceversa.

    Trucos para quitar las manchas

    Siempre que se habla de alfombras y manchas lo más importante es tener claro que hay que actuar con rapidez para evitar que la mancha llegue a secarse. Para limpiar una alfombra de forma fácil y rápida, conviene saber a qué te enfrentas. Es muy importante dejar secar bien el tejido después de la operación de limpieza, así que intenta no utilizarla durante 8 o 10 horas.

    Las manchas sólidas se quitan recogiendo lo que se haya caído con ayuda de una cuchara o raspando la superficie. Sin embargo, cuando la suciedad la ha producido un líquido tendrás que utilizar papel absorbente. Queda totalmente prohibido restregar la sustancia que haya caído, porque provocaría que la mancha se extendiera.

    ¿Cómo se limpia la alfombra en seco? Hay que empezar desde el borde de la mancha y continuar hacia el interior. Si hay que utilizar agua para limpiar la mancha, conviene secarla bien. Te damos un buen consejo para que el secado sea perfecto y el agua sobrante desaparezca: colocar una toalla debajo de la zona manchada. Las manchas más habituales se quitan con un cepillo en agua con vinagre o bien en agua con un poco de amoniaco.

    Tipos de manchas en la alfombra

    La suciedad es muy común en este tipo de textiles y quizá sea una de las piezas más sufridas de la casa. Las pisamos, a veces se rasgan, les cae encima todo tipo de objetos y fluidos... También las prendas blancas tienen manchas difíciles, pero tenemos los mejores tips para que queden inmaculadas. A continuación, te indicamos algunos trucos para limpiar restos sólidos y líquidos:

    • Manchas de grasa. El aceite, la mantequilla, cremas, miel o la tinta de bolígrafo se limpian en seco. Aplica un detergente neutro para moquetas con una esponja y seca con papel de cocina o trapo blanco limpio.
    • Manchas de café. Absorbe el líquido con papel de cocina o pasa el aspirador. Aplica con una esponja una disolución de detergente neutro, vinagre suave y agua tibia y aclarar con un trapo blanco limpio y secar con papel absorbente. Este método es también eficaz con las manchas de leche, té, cacao, chocolate, helado, vinos, licores, refrescos, sangre…
    • Manchas de salsas. Retira los residuos de la mancha con agua tibia y un paño blanco limpio. Aplica con una esponja detergente neutro disuelto en agua tibia y aclara con un trapo blanco y seca con papel. Sigue los mismos pasos con restos de huevos, zumos de frutas, vómitos…
    • Manchas de barro. Una vez seca, cepilla y aspira. Después, aplica una disolución de agua tibia con amoniaco (tres partes de agua y una de amoníaco) con una esponja y aclarar con agua tibia y un paño blanco limpio y dejar secar.


      Dónde guardar la alfombra

      El cambio de temporada en casa implica guarda la alfombra para liberarla de polvo y ácaros, pero sobre todo tienes que protegerla de los cambios de temperatura extremos y de la humedad. Si quieres aislarla aún más del polvo y la humedad, guárdala en una bolsa de plástico o de tela. Siempre que puedas, guarda la alfombra en horizontal, sin colocar nada encima de ella. Una opción más, antes de enrollarla se pueden repartir unas bolas de naftalina y unas hojas de laurel en la superficie de la alfombra.

      Lo primero es limpiar y desinfectar la alfombra, para luego sacudirla. Tras su lavado y secado conviene poner una sábana vieja en el suelo, bajo la pieza, para empezar a enrollar la alfombras, así evitarás marcas permanente y arrugas. Evita doblarlas para que tengan una vida más larga.

      Para guardar las alfombras grandes necesitarás dos sábanas probablemente. La alfombra debe quedar en el centro de la sábana y deja que sobren unos 30 cm de sábana en todo el perímetro de la alfombra. Después, haz un rollo con la alfombra y la sábana. La sábana que sobre a lo largo, dóblala hacia dentro. La sábana que sobre arriba y abajo anúdala con cuerda fina como si fuera un envoltorio de caramelo. Por último, sujeta el rollo atando cuerdas o utilizando cinta de embalar; necesitarás tres, arriba, abajo y en el centro, si es una alfombra grande.

      Antes de guardar en verano la alfombra, observa si tiene alguna parte del pelo hundida, porque las patas de los muebles suelen dejar la marca. Prueba un truco infalible para recuperar la forma habitual: coloca en la zona un cubito de hielo durante unos minutos y estará como nueva.

      This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Trucos de hogar