Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

5 Consejos de experto que debes saber antes de pintar una habitación

Spoiler: deja de empujar el rodillo.


    Si este año te has decidido a cambiar el color de las paredes de tu casa te recomendamos que le dediques un par de minutos a leer estos consejos para lograr un acabado perfecto y que no desfallezcas en el intento. Te contamos cómo organizar la tarea, que tipos de brochas y rodillos necesitas y cómo evitar errores. Antes de meternos en materia vamos a repasar los primeros pasos para organizar el trabajo de empezar a pintar las habitaciones de tu casa.

    La preparación es fundamental

    Para conseguir un gran acabado, debes empezar con una buena preparación. Retira los muebles que puedas de la habitación y protege todo lo demás con plásticos o telas.

    Las sábanas de plástico pueden ser resbaladizas y tienden a esparcir la pintura derramada, por lo que siempre va a ser mejor usar telas que protegen de gotas y absorben la pintura o, mejor aún, una tela con forro de plástico, brindará doble protección. Ten a mano un rollo de papel de cocina o toallitas húmedas para limpiar inmediatamente cualquier gota o derrame.

    Prepara las superficies que vas a pintar

    Es importante que las superficies que vayas a pintar estén en buenas condiciones. Retira el papel pintado, la pintura descascarillada o barniz que haya en las paredes, marcos de ventanas, puertas y techos. Retira clavos y fijaciones, y rellena grietas y agujeros con masilla.

    Una vez que el relleno se haya secado, usa una lija para alisar la zona. Limpia las superficies de polvo y sécalas bien y usa cinta de carrocero para tapar y proteger los interruptores de luz, los enchufes y los rodapiés. Retira la cinta adhesiva una vez que hayas terminado de pintar cada zona para evitar que se sequela pintura en la cinta.

    Si vas a pintar una superficie de madera, se aplica el mismo principio: es importante que esté limpia y lijada hasta obtener un acabado suave antes de empezar.


    Pasas mucho tiempo decidiendo el color perfecto y exacto para pintar tus paredes, pero ¿qué sucede una vez que finalmente eliges el tono perfecto? Sin un trabajo de pintura bien hecho, ese tono (¡y acabado!) por el que estabas obsesionada/o no se verá como esperabas. Hazlo como los expertos: esto es lo que necesitas saber antes de sacar las brochas y los rodillos, según la profesional de Behr, Jessica Barr.

    1. Empapa el rodillo con más pintura de la que creas que necesita

    Antes de tocar las paredes con el rodillo, debes mojarlo con pintura. Y eso significa empaparlo. "Algunas personas creen que con una o dos veces que lo pase dentro de la bandeja de pintura es suficiente", explica Barr. "En realidad deben ser 10, 15 veces. La pintura debe llegar hasta la tela, porque esto es lo que la lleva a la superficie".

    Y no te preocupes, no es un desperdicio de pintura. "La gente tiene miedo de hacerlo porque piensan que están desperdiciando mucha pintura", dice Barr, pero en realidad con el rodillo bien empapado podrás abarcar un área más grande la pared. Y tardarás más en tener que volver a mojar el rodillo para seguir pintanto

    Paint Roller In Paint Tray
    gbrundinGetty Images

    2. No olvides remojar el rodillo antes de cada sección

    En términos generales, se recomienda pintar por secciones; Barr dice que es común una sección de 1 x 1 metro. Y debes mojar el rodillo bien antes de pasar a la siguiente zona, o corres el riesgo de no quedar satisfecha/o con el resultado final.

    "En el bote de pintura hay una etiqueta, que indica un rango de metros cuadrados", explica Barr. "En las pinturas para interiores, suele ser de 80 a 120 metros cuadrados, debido a la porosidad. Si no empapas correctamente el rodillo, puedes llegar a cubrir hasta 180 metros cuadrados de superficie". Y aunque te parezca una forma de ahorrar dinero en pintura si tienes que pintar varias habitaciones, piénsalo bien... "¿Vas a lograr así la mejor durabilidad? ¿El color será exacto? ¿El brillo será correcto? No".

    3. No empujes el rodillo contra la pared

    Si alguna vez has pintado una habitación, seguro que has cometido ese error, como muchos de nosotra/os). "Si no empapas bien el rodillo, y no se satura de pintura lo suficiente, verás que está cubierto de pintura irregularmente o descolorido, ¿verdad? Y luego presionamos más fuerte en la pared para aprovechar cada gota de pintura de la tela del rodillo," explica Barr. Presionar el rodillo hacia abajo puede dejar marcas en la pared (cuando el color no se seca de manera uniforme y se ve más oscuro en algunas zonas que en otras), así que es mejor recargar bien el rodillo y dejar de presionar contra la pared el rodillo.


    This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    4. Elige el rodillo adecuado para el trabajo que vas a hacer

    Y hablamos del grosor del rodillo, y sí, es muy importante. Para la mayoría de los acabados de pintura, Barr dice que necesitas un rulo de unos 10 cm, para una pintura de alto brillo, tendrá que ser más pequeña.

    "Si va a usar pintura de brillo, en realidad sugerimos un rulo de 5 cm", dice Barr. "A medida que aumenta el brillo, obviamente notarás que las pinturas se vuelven más brillantes, lo que significa que dentro de la lata, las partículas de pigmento se han vuelto más pequeñas y se unen con más fuerza, lo que permite que la luz se refleje en ellas. Así que, cuanto mayor sea el brillo, menor debe ser el grosor del rodillo".

    Para paredes texturizadas (ladrillos, mampostería, etc), tendrás que usar rodillos de mayor grosor. Y también es importante saturarlo con aún más pintura. "Y si hablamos de paredes texturizadas, ahí es cuando necesitas aumentarlo a 12 o 18 cm o incluso a 20 cm", dice Barr.

    Johnnie PakingtonGetty Images

    5. Moja las brochas solo hasta la mitad y no las limpies

    Si no has pintado mucho, es posible que no sepas que las brochas en realidad tienen un pequeño depósito en su interior para contener la pintura. "Dentro de la parte de las cerdas que en realidad no se ven, hay un pequeño espacio donde se va acumulando la pintura", explica Barr. Cuando sumerges la brocha en el bote de pintura, en realidad solo necesitas cubrir las cerdas hasta la mitad; así evitarás que se acumule demasiada pintura en la brocha y gotee.

    Pero, ¿qué debes hacer si hay demasiada pintura en la brocha y está goteando? Hagas lo que hagas, no la limpies antes de pintar. "Algo que mucha gente hace es sumergir la brocha en el bote y dejarla dentro para despuéslimpiarla", dice Barr. En cambio, debes dejar que la brocha gotee el exceso de pintura en la lata; Barr recomienda incluso levantar la brocha y girarla (¡como espaguetis!). El truco es frotar el cepillo, no limpiarlo. "Lo que puedes hacer es frotar ligeramente la brocha en el interior de la lata a ambos lados, para liberar un poco de pintura", dice Barr.

    Puede sonar como un desafío, pero seguir estos pasos la próxima vez que pintes se te hará más llevadera la tarea y lograrás un acabado de la pintura perfecto.



    Cómo debes organizar la pintura de una habitación

    Para obtener los mejores resultados, pinta la habitación en el siguiente orden:

    1. Empieza por el techo, ya que es la superficie más incómoda de pintar y probablemente con la que más vas a salpicar y manchar las otras paredes.
    2. Luego pinta los bordes de las paredes alrededor de los interruptores de luz, los rodapiés y las esquinas con una brocha de 5 cm.
    3. Aplica una capa base en las superficies de madera, como puertas y marcos de ventanas.
    4. Luego pinta sus paredes, pero recuerda terminar una pared a la vez para evitar que la pintura se seque y deje marcas irregulares.
    5. Una vez que las paredes estén completas, dale una capa final de pintura a la carpintería.

      Pintar grandes áreas

      Use una brocha de 10 cm o un rodillo de 22 cm. Aplica la pintura en múltiples direcciones a una velocidad constante, aplicando una presión uniforme para obtener una buena cobertura. Y si dudas sobre qué colores elegir, echa un vistazo a este enlace sobre cómo elegir el color de las paredes según tu personalidad

      Marcos, alféizares de ventanas y rodapiés

      Usa una brocha de 2,5 cm o más pequeña. Para marcos de ventanas y zócalos, usa un mini rodillo de 10 cm para la pintura brillante o barniz. Los pinceles de tamaño mediano que miden de 5 a 8 cm son buenos para pintar todo tipo de superficies planas.

      LA HERRAMIENTA ADECUADA PARA EL TRABAJO ADECUADO

      La combinación de elegir una pintura de calidad y la brocha o rodillo correctos, reduce las posibilidades de tener que dar varias capas de pintura para lograr un buen acabado.

      • Brochas: al elegir la brocha perfecta, debes considerar si usar uno con cerdas sintéticas, naturales o una combinación. Las sintéticas son los mejores para usar con pinturas a base de agua y pinturas brillantes. Las brochas de cerdas naturales, por otro lado, funcionan bien con productos a base de aceite. Las brochas con una combinación de cerdas naturales y sintéticas son buenas todoterreno.
      • Rodillos: los tipos de rodillos incluyen pelo corto, mediano y largo. Los rodillos de pelo corto funcionan mejor en superficies planas, como paredes recién revocadas, donde darán un acabado uniforme. El pelo medio se debe utilizar con superficies previamente pintadas o ligeramente irregulares. Los rodillos de pelo largo son mejores cuando se usan con superficies texturizadas como el gotelé o exteriores. Recuerda siempre limpiar bien el rodillo y dejar que se seque al aire.

        Cómo limpiar y guardar brochas y rodillos

        Si cuidas bien las brochas, te pueden durar toda la vida. Al final del trabajo, retira el exceso de pintura con toallas de papel, luego sigue las pautas del fabricante para limpiarlas; será diferente para las pinturas a base de agua y las de base solvente. Pero todo debe limpiarse cuidadosa y minuciosamente, y luego dejar secar por completo antes de guardar.

        Las brochas deben dejarse secar en vertical y con las cerdas colgando. Si es posible, guárdalos en su paquete original para asegurar que las cerdas se mantengan rectas. También puedes envolverlas en papel. Si vas a seguir pintando al día siguiente, no es necesario que limpies las brochas; simplemente envuélvelas bien apretadas en una bolsa de plástico o film transparente y estarán listos para usar.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        Más de Reformas