Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Consejos prácticos para enfrentarte a una gran limpieza tras las vacaciones

¡Sencillos trucos para organizar la jornada de limpieza!

how to declutter in easy steps
Susumu YoshiokaGetty Images

    El verano está llegando a su fin, los niños vuelven al colegio y las hojas de los árboles empiezan a cambiar de color. Hay algo en esta época del año que hace que muchos de nosotros queramos empezar el curso más organizados y con la casa ordenada, así que ¿por qué no aprovechar el impulso y la motivación?

    Una casa ordenada no solo es estéticamente agradable, desde Very Well Mind nos sugieren que ordenar puede reducir los niveles de estrés y ayuda a la concentración, ¡y esto es particularmente importante si trabajas desde casa!

    Enfrentarse a una gran limpieza en casa puede parecer una tarea abrumadora, pero esta sencilla guía explica cómo ordenar tu hogar en sencillos pasos para que puedas disfrutar de un ambiente tranquilo.

    1. Conoce tus límites

            Al empezar el trabajo, cuando la motivación es alta, podemos querer abarcar más de lo que podemos y terminar ahogándonos en un mar de bolsas de basura y cajas de cartón. Trata de hacer una habitación a la vez para que, si te quedas sin energía, puedas seguir disfrutando tu casa sin el estrés del desorden por todos lados. Si quieres ordenar toda la casa, puede ser una buena idea planificar el trabajo en un calendario, por ejemplo: el sábado, el dormitorio; el domingo, el armario bajo de la escalera, etc.

            ArtMarieGetty Images

            2. Hazte con los accesorios necesarios

            Asegúrate de tener todo lo que vas a necesitar a mano, así evitarás tener que correr de un lado a otro tu casa buscando cajas, bolsas, detergentes... Esto son los elementos básicos que necesitarás:

            • Bolsas de basura resistentes o sacos de jardín.
            • Cajas de cartón del supermercado.
            • Guantes de goma.
            • Un limpiador multiusos en spray.
            • Un paño o gamuza.
            • La aspiradora.

              Comprueba que la bolsa de la aspiradora no está llena y que los filtros están limpios, de lo contrario, vas a realizar el doble de esfuerzo sin lograr resultados.

              3. Decide dónde vas a colocar

              Elabora un sistema. Para cada artículo, pregúntate: "¿Es esto algo que podría donar, reciclar o sencillamente tirar a la basura?" Prepara tres cajas ('guardar', 'donar', 'tirar') para clasificar fácilmente todo antes de empezar a ordenar.

              Llama a una institución benéfica con antelación para asegurarte de que aceptan donaciones; no vas a patearte toda ciudad para volver a casa con las manos llenas. Si vas a guardar cajas en el armario, ¡toma medidas para protegerlas de las polillas de la ropa!

              4. Pide ayuda

              Hay personas a las que les encanta meterse a una buena limpieza y otras para las que es peor que ir al dentista. Si eres de la última categoría, intenta pedir ayuda a alguien en casa; después de todo, un problema compartido es un medio problema.

              Consejo: Los niños que echan una mano pueden ser más un obstáculo que una ayuda, especialmente si les pides que limpien algunos de sus juguetes, pero si logras que adquieran el hábito de ordenar, será rentable en el futuro.

              5. Haz descansos para un café

              Tienes que hidratarte a lo largo de la jornada, obviamente. Pero trabaja en bloques como máximo de una hora y media, y haz paradas para una taza de té o café (¡y una galleta de chocolate!) y así sucesivamente. No esperes a estar demasiado cansada/o y harta/o, o te agotarás y será menos probable que arranques otra vez tras el descanso.

              6. ¡No te distraigas!

              Si te topas con fotografías antiguas, tu libro favorito o tus notas del cole, es muy tentador parar a recordar, ¡pero esto puede ser la ruina de tu jornada de trabajo! Echa un vistazo rápido, toma una decisión y sigue (¡a menos que hayas prevsto tiempo de lectura desde el principio!). Trata de no ponerte demasiado cómoda/o cuando estés clasificando y ordenando: una vez que te acomodes en un sillón con ese libro que habías olvidado que tenías, podrías perder todo el día.

              Consejo: Deshazte del cajón de-sastre (ya sabes a lo que nos referimos, ¡lleno de todo, desde pilas y teléfonos viejos hasta llaves no identificadas!).

              JGI/Tom GrillGetty Images

              7. La regla del "año"

              Hay una delgada línea entre guardar algo que será útil y acaparar. Sé firme contigo misma/o. Si encuentras cosas que tienes desde hace años y no las has usado ni dos veces, ¿por qué no deshacerte de ellas y dárselas a alguien que pueda sacarles más provecho?

              8. Vuelva a colocar las cosas de manera organizada

              Esto te facilitará el acceso a lo que necesitas cuando lo busques. Recuerda, ¡esta es la parte divertida! La forma correcta de almacenamiento es clave. Pregúntate: ¿necesitas que estén a la vista, son seguros, están secos y van a ser transportables? Luego, busca las mejores cajas para cada cosa. Piensa también dónde vas a almacenarlas o guardarlas. Por ejemplo, si va a ir al garaje o al trastero donde la temperatura y los niveles de humedad varían a lo largo del año, el cartón no es una buena opción. Y si tienes que ordenar zapatos, hay cajas perfectas para tener todos los pares organizados.

              9. Terminando el trabajo

              Una vez que hayas terminado de ordenar una zona determinada, límpiala muy bien. Una aspiradora de mano es una verdadera ventaja, ya que es mucho menos complicado que sacar la aspiradora desenredar el cable... Nuestra mejor apuesta es la Dyson V7 que, según los expertos, cumple todos los requisitos para una aspiradora de mano perfecta.

              10. Mantén el impulso...

              Ahora, ¿todas las bolsas y cajas están amontonadas en tu pasillo? No los dejes ahí. La limpieza no termina hasta que hayas encontrado nuevos hogares para las cosas que vayas a desechar. Deberás tener en cuenta el tiempo necesario para llevarlos al Punto Limpio o a donar, si es necesario.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo
              Más de Orden en casa