Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

La forma más efectiva de lavar la ropa a mano en el fregadero

Consejos y trucos para lavar a mano tus ropa favorita. Cómo debes lavar en el lavabo o en el fregadero tus prendas más delicadas.


    No toda la ropa está hecha para la dureza de las lavadoras. Lava tus prendas más delicadas a mano con estos consejos prácticos. Y si estás de vacaciones estos trucos te salvarán la vida.

    A veces, lo mejor que puedes hacer por tu ropa es olvidarte de la lavadora y adoptar un enfoque manual. Si bien el lavado a mano generalmente se reserva para artículos delicados, como sujetadores y ropa interior, es una opción efectiva para la mayoría de los tipos de ropa, especialmente si no tienes una carga lo suficientemente grande como para que valga la pena poner una lavadora.

    Antes de lavar la ropa en el lavabo, revisa la etiqueta de la prenda para conocer las pautas de temperatura del agua y más instrucciones de lavado. Si la etiqueta dice solo limpieza en seco, no debes lavarla a mano, pero si pone sencillamente lavado en seco, puede ser seguro lavarlo en el fregadero. Para asegurarte, prueba con una gota de agua en un lugar oculto de la prenda y seca con una toalla de papel. Si no se quita el color y no deja una mancha de agua, entonces es seguro lavar la prenda a mano. Pero ten en cuenta que si no sigues las indicaciones de la etiqueta, te estás arriesgando: no se trata solo de la solidez del color de la tela o de las manchas de agua que puedan quedar; otros aspectos, como los abalorios, los forros o el encogimiento de la tela pueden hacer que el lavado a mano no sea seguro cuando la etiqueta de cuidado dice lavado en seco.

    Ya sea que tengas que lavar una mancha de vino o sencillamente necesites darle un agua a una blusa antes de ponértela otra vez, sigue el consejo de la experta Carolyn Forté, directora ejecutiva del Laboratorio de Limpieza del Instituto Good Housekeeping, sobre la mejor forma de lavar la ropa a mano. Aunque las instrucciones de cuidado pueden variar de un tipo de prenda a otro, se aplica el mismo método paso a paso, sin importar si trabajas con lana, seda o algodón.


    Cómo lavar la ropa a mano

    Lavar la ropa a mano es la forma más delicada de tratar tus prendas. Te permite lavarlas con extremo cuidado durante todo el proceso de limpieza. Para ahorrar tiempo, puedes lavar prendas afines, es decir, prendas del mismo color o tipo de tela. Sigue esta guía paso a paso para lavar la mayoría de las prendas (pero más abajo encontrarás trucos más específicos sobre cómo lavar sujetadores, ropa interior y suéteres):

    1. Lee la etiqueta de la prenda para determinar el tipo de tela: seda, lana, etc. A partir de ahí, identifica el mejor detergente para la ropa. Cualquier detergente líquido o en polvo debería servir para la mayoría de las prendas. Las telas delicadas pueden requerir algo más suave, como un detergente para telas finas, un detergente libre y suave o un líquido lavavajillas suave.
    2. Trata primero las manchas, si es necesario. Para hacerlo, aplica suavemente quitamanchas para ropa o detergente líquido sobre la mancha con las yemas de los dedos (¡evita frotar!).
    3. Llena el fregadero con agua, tibia o templada, según indique la etiqueta de la prenda. (Para más información: la lana, la seda y los colores brillantes se limpian mejor con agua fría). Mientras corre el agua, agrega la dosis recomendada de detergente. Remueve el detergente en el agua para asegurarte de que esté completamente disuelto, luego coloca la prenda en el agua y presiónala suavemente para sumergirla por completo. Mientras se remoja, exprime suavemente el agua jabonosa a través de la prenda varias veces. El agua puede cambiar de color, pero puede ser un exceso de tinte, lo que no debería causar pérdida de color.
    4. Enjuaga bien. Si tienes un rociador en el grifo, coloca las prendas más ligeras, como medias o bañadores, en un colador y enjuaga. O si no, llena el fregadero con agua limpia y fría, sumerge la prenda y exprime el agua varias veces. Repite según sea necesario.
    5. Retira el exceso de agua. Dado que escurrir las telas delicadas puede causar daños, levanta con cuidado la prenda con ambas manos y exprime con cuidado la mayor cantidad de agua posible. Luego, extiéndela sobre una toalla y enrolla la toalla y la prenda hasta que se absorba el agua. Asegúrate de tratar la prenda con delicadeza.
    6. Tiende la prenda para que se seque. Para evitar que las prendas delicadas, especialmente las tejidas pierdan su forma, déjelas secar sobre una superficie plana. Para un cuidado adicional (y para acelerar el proceso de secado), coloca suéteres o bañadores sobre una toalla seca y déjalos secar al aire. Una vez que el frente esté seco, dale la vuelta.

      Cómo lavar a mano sujetadores y lencería delicada

      Si bien echar el sujetador a la lavadora puede parecer una solución rápida, es una forma segura de que los aros se salgan a través de la tela en poco tiempo. Las marcas y diseñadores de lencería recomiendan lavar los sujetadores a mano, ya que ayuda a que la ropa interior mantenga su forma y ajuste. Buenas noticias para ti: es muy fácil de hacer.

      1. Llena el fregadero con agua tibia, a menos que la etiqueta de tu sujetador especifique una temperatura de agua diferente. Mientras corre el agua, agrega un detergente suave. Asegúrate de que el detergente esté completamente disuelto antes de introducir la ropa interior.
      2. Coloca con cuidado el sujetador en el agua jabonosa; déjala en remojo durante 15 minutos. Aplica suavemente una solución jabonosa por todos los pliegues y costuras del sostén.
      3. Enjuaga bien. Si tienes un rociador en tu grifo, coloca el sujetador en un colador y enjuágalo. De lo contrario, llena el fregadero con agua fresca, sumerja el sujetador y exprima suavemente el agua para enjuagar.
      4. Exprime suavemente, remodela y secae completamente. Para quitar el exceso de agua, exprime suavemente el agua de las correas y la espalda o dale palmaditas (incluidas las copas) con una toalla. Luego remodela y seca completamente.

        Cómo lavar la ropa interior a mano

        BEELDBEWERKINGGetty Images

        Al igual que los sujetadores, hay algunos tipos de ropa interior que deben lavarse a mano. Sigue esta guía práctica la próxima vez que tengas que lavar ropa interior de seda, encaje o sencillamente delicada.

        1. Llena el fregadero con agua tibia, a menos que la etiqueta de cuidado de su ropa interior especifique una temperatura del agua diferente. Mientras corre el agua, agrega un detergente suave. Asegúrate de que el detergente esté completamente disuelto antes de introducir la ropa interior.
        2. Remoja la ropa interior hasta por 30 minutos. Puedes lavar varias prendas siempre que sean del mismo color y tipo de fibra. Remueve las prendas con el detergente en el agua periódicamente.
        3. Enjuaga con agua tibia. Si tienes un rociador en el grifo, coloca la ropa interior en un colador y enjuágala. De lo contrario, llena el fregadero con agua, sumerge la ropa y exprime el agua para enjuagar.
        4. Exprime suavemente, remodela y seque. Retira cualquier exceso de agua apretando suavemente la ropa interior. Luego seca con una toalla, remodela la ropa interior y cuélgala o extiéndela para que se seque.

          Cómo lavar suéteres a mano

          Todos tenemos un suéter que amamos, nuestro favorito, que tenemos desde hace tiempo y que quereos seguir conservando. Si está marcado como lavado en seco en la etiqueta, puede ser seguro lavar el suéter en casa. Si está marcado solo para limpieza en seco, ¡no te arriesgues a arruinar tu suéter favorito lavándolo a mano!

          1. Revisa las etiquetas del suéter. Revisa las etiquetas de cuidado y tipo de fibra del suéter para determinar la temperatura recomendada del agua. Para la mayoría de los suéteres, el agua tibia y un detergente suave o el detergente de la lavadora suave deberían servir. Llena el lavabo de agua y, mientras corre el agua, añade el detergente y asegúrate de que se haya disuelto por completo.
          2. Trata las manchas. Trata las manchas con quitamanchas para ropa o detergente líquido. Aplica el quitamanchas en la mancha con las yemas de los dedos (¡evita frotar!).
          3. Voltea el suéter de adentro hacia afuera. Luego sumerge el suéter en el agua y exprime la espuma a través del suéter varias veces mientras se remoja. Déjalo reposar durante al menos 10 minutos.
          4. Enjuaga bien. Llena el fregadero con agua clara y fría, sumerge el suéter y exprime el agua varias veces para enjuagar.
          5. Exprime suavemente la mayor cantidad de agua posible. Luego, extiéndelo sobre una toalla absorbente y enrolla suavemente la toalla y la prenda hasta que se absorba el exceso de agua.
          6. Deja que el suéter se seque al aire. Extiende el suéter sobre una toalla seca y déjalo secar al aire. Una vez que el frente esté seco, dale la vuelta.
            Publicidad - Sigue leyendo debajo
            Más de Trucos de hogar