Cómo eliminar las manchas en el mantel

Los mejores trucos para lavar el mantel y eliminar las manchas más habituales. Los resultados te sorprenderán.

mesa de comedor en el jardín
H&M Home

    El mantel es de las prendas de la ropa de hogar que más se manchan. No hay mantel que resista limpio una sola comida. Las manchas de bebidas, salsas, cremas o de rotuladores (si tienes niños en casa sabrás de lo que hablo), son las más habituales y es un quebradero de cabeza mantenerlos sin los dichosos lamparones que ni tras 10 lavados desaparecen.

    Pero no dejes de poner tus manteles favoritos por miedo a que se ensucien. Elimina las manchas de forma rápida y sencilla.

    Las manchas más habituales en el mantel

    • Helado de chocolate. Actúa con rapidez para que la mancha salga mejor. Saca la mayor cantidad que sea posible con el dorso de una cuchara. Humedece con agua y frota con lavavajillas. Si persiste la grasa, espolvorea con Maizena, deja actuar 10 minutos, cepilla y retira.
    • De fruta roja. Sandías, cerezas, frambuesas, etc., están deliciosas en esta época, pero dejan manchas difíciles en los textiles. Elimínalas dejándolas en remojo en agua fría y leche un par de horas. Pasado ese tiempo, lava de forma habitual. Si la mancha persiste, aplica directamente limón o vinagre blanco.
    • Para el resto de frutas, retira los restos sólidos con una cuchara, seca con una servilleta de papel y aplica un poco de glicerina sobre la zona a frotar.
    • Vino derramado. Si al brindar por los reencuentros, se vierte algo de vino sobre el mantel, empapa de inmediato con papel absorbente y cubre con abundante sal. Si el vino es tinto, puedes humedecer un trapo con vino blanco y dar pequeños golpes sobre la mancha. Lavar con agua y jabón. Si no has podido actuar rápidamente, vierte sobre la mancha de vino una mezcla a partes iguales de detergente y agua oxigenada. En el caso de que la prenda sea blanca, aplica un poco de zumo de limón.
    • Manchas de aceite. Usa una solución de agua, vinagre y alcohol. Si persiste, deja secar la mancha. Una vez esté seca, aplica un producto quitagrasas como el que utilizas en tu cocina. Hazlo directamente sobre el tejido y frota. Después, lava en la lavadora como lo haces normalmente.
    • Manchas de tomate. Para eliminar la mancha mezcla previamente amoniaco diluido y jabón. Frota enérgicamente. Después, introdúcelo en la lavadora y verás como termina de limpiarla.
    • Manchas de café. Absorbe el exceso con papel de cocina y derrama por encima un chorro de agua con gas. Vuelve a absorber con papel de cocina. La mancha irá desapareciendo a medida que repitas el proceso.
    • Manchas de chocolate. Usa una mezcla de agua y amoníaco.
    • Manchas de rotulador. ¿Lo mejor? los desinfectantes de manos o geles hidroalcohólicos. Mano de santo… y nunca mejor dicho.

      ¿Qué tipo de tela tiene tu mantel?

      Manteles de algodón: Este tipo de tela lo resiste todo, lavados a temperatura elevada, lejía, planchado muy caliente... Su único inconveniente es que puede encoger. Procura hacer el primer lavado a 60ºC. Plánchalos a 150º C como máximo y un poco húmedos.

      Manteles de lino: En verano el lino protagoniza las mesas por su frescura, aunque es un material algo delicado. Lávalo a 40 ºC como máximo y utiliza un centrifugado corto, que evite las inevitables arrugas. La plancha no debe superar los 200 ºC.

      Los manteles de colores intensos pueden perder viveza con los lavados. La primera vez, mételos por separado en la lavadora, por si destiñen. Los de algodón cien por cien encogerán si la temperatura del agua es demasiado caliente. Lee la etiqueta antes de meterlos en la lavadora y sigue las instrucciones al pie de la letra.

      Consejos para la fabricación y elaboración de limpiadores sostenibles. Soluciones sencillas y económicas que te ayudarán a tener tu casa brillante usando productos libres de tóxicos y respetuosos con el medio ambiente.

      Para casas con muchos niños escoge manteles con acabado resinados antimanchas, permanecerán más tiempo limpios.

      Cuando recojas el mantel del tendedero, dóblalo, así será más fácil luego plancharlo. Colócalo de forma plana y déjalo enfriar antes de guardarla en el aparador.

      This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Trucos de hogar