Cómo decorar (bien) techos y paredes con las molduras modernas

Desvelamos uno de los secretos de interiorista mejor guardados: la forma de utilizar molduras, pero no en palacios, sino en casas actuales como la tuya. ¡Mira qué bien quedan!

dormitorio femenino rosa con molduras geométricas
Miriam Yeleq / HEARST

Si la palabra "molduras" te traslada a palacetes, caballeros con peluca y damas asfixiadas por corpiños, dale al reset. Hoy, los interioristas las reivindican como un elemento más para decorar las casas actuales, esas con hipoteca y niños que corren.

Los nuevos modelos no se parecen a aquellas volutas historiadas dignas de los Bridgerton. Líneas rectas, diseños geométricos y juegos de alturas escalonadas realzan techos, rodapiés y paredes hasta darles un "efecto imán" , es decir, tendrán tanto impacto que quien las vea sacará el móvil y las subirá a redes antes de seguir hablándote. Y es que las molduras actuales son muy distintas a las clásicas que solemos tener en mente, con rosetones y volutas.

This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.
¿Son molduras? Sí, de yeso, y con un dibujo geométrico que atrae todas las miradas. Interiorismo, de Rez Estudio.
Miriam Yeleq / HEARST

Son fáciles de instalar, se pueden pintar y existen en una amplia variedad de tamaños, formas y estilos. "Las molduras —explica Víctor Valentín, director de la firma especializada Orac Decor— permiten crear paneles de pared o marcos en paredes y techos. Ofrecen combinaciones infinitas para lograr espacios encantadores".

Fíjate en el falso techo. Se ha decorado con molduras planas de Orac Decor y tiras led que dibujan una cuadrícula. Interiorismo, de Ele Room 62 para el Espacio Bang & Olufsen de Casa Decor 2020.
Casa Decor 2020

Y ya no son solo un elemento constructivo. Puedes jugar con las molduras para conseguir efectos decorativos fabulosos: realzar puertas y ventanas, enmarcar cuadros o un elemento que te apetezca destacar…

Un efecto fantástico: las molduras enmarcan el cuadro y la bañera en un interesante juego de simetrías. Interiorismo, del estudio Atelier HR.
Rafael Diéguez / HEARST
Descubre cómo colgar cuadros sin torcerte.

Las molduras también son fundamentales para crear una atmósfera acogedora. ¿Cómo? Con luces que se ocultan detrás de ellas para que no las veamos de forma directa, pero sí disfrutemos de la iluminación indirecta que proyectan en las paredes, el suelo y el techo. Aquí tienes un ejemplo.

En el techo, una cornisa con molduras oculta las lámparas, aunque vemos perfectamente la sutil iluminación que desprenden. Las situadas a ambos lados de la cama enmarcan los apliques. Gracias a ellas, parecen decir "Ey, que estamos aquí, no mires solo el cabecero". Molduras, de Orac Decor.
DANI ROVIRA

Y no es lo único que ocultan: también hacen desaparecer cables con modelos que tienen espacio para ello e incluso instalaciones enteras, como en este proyecto de Pia Capdevila: "añadimos molduras en el techo porque tuvimos que bajarlo para poder esconder las instalaciones. Escogimos un diseño grande, formado por varias molduras juntas muy acorde con el estilo decorativo de toda la vivienda.", cuenta. Si te agobian las obras largas, mira la forma de renovar el baño en un fin de semana.

Un contraste de color impactante: la pared en verde alga destaca en medio del espacio blanco. Y nadie podrá imaginar que las instalaciones van por el techo, escondidas tras las molduras. Proyecto, de Pia Capdevila.
Eric Pàmies

Y tú dirás, pero los interioristas, ¿para qué suelen utilizarlas más? Buena pregunta. La función clave de las molduras es potenciar la profundidad del espacio y vestir el ambiente, para que gane riqueza decorativa.

Las molduras son blancas, como la pared, pero con sus líneas rectas dan más importancia a la zona de estar. Arquitecto e interiorista, Juan Luis Arcos.
Miriam Yeleq / HEARST
Clicka aquí para ver más apliques de brazo largo.

Y, por supuesto, también se utilizan para dar ese punto personal e intrasferible que te representa y dice tanto de ti. Porque, sí, las molduras también pueden contar a todos cómo eres…

¿Qué te transmiten estas molduras pintadas en rosa? Feminidad, orden y una forma de romper esquemas muy divertida. Proyecto, del estudio de interiorismo Deleite Design.
Miriam Yeleq / HEARST

Además, con ellas se pueden realizar zócalos que dinamicen la decoración, se adapten a zonas en curva —también existen versiones flexibles— e incluso a suelos inclinados. O arrimaderos que protejan la parte baja de la pared del roce cuando hay peques que se apoyan y dejan huellas de deditos.

Un zócalo con molduras a prueba de niños mantiene la pared a salvo de mermelada y chocolate. Papel pintado y tela, de Mind the Gap.
Mind the Gap

Aunque, seamos sinceros, los niños no son los únicos que manchan las paredes. Ay, esa manía de poner el pie en la pared mientras uno trabaja…

El zócalo con molduras protege la pared de pataditas y de salpicaduras de café cuando dejas la taza con demasiada energía. Aquí se prolonga por la escalera y está pintado en gris, igual que la barandilla. Proyecto de Asún Antó, de Coton et Bois, en Casa Decor 2020.
Nacho Uribesalazar

Claro que, otra opción, es utilizar las molduras para crear una ilusión óptica. Por ejemplo, colocarlas en forma de retícula y con un papel pintado detrás para que parezca una ventana con vistas impresionantes. A ver, ¿qué te gustaría ver cada mañana? ¿El desierto, el mar, la jungla…? O, quizá, un jardín florido.

Plantas y aves parecen asomarse a este dormitorio tras la retícula de molduras. Es un proyecto de Mónica Garrido Estudio para La Redoute Interieurs en Casa Decor 2020.
noroestefoto

Aunque puede que lo tuyo sea más el rock, la buena música y los conciertos. Pues las molduras también te valen para delimitar ese rincón de la casa que es solo tuyo, y en el que las guitarras son las verdaderas estrellas.

Las paredes pintadas en color grafito delimitan esta zona dedicada a la música como un espacio independiente. Pero las molduras le dan más caché: al fin y al cabo, la zona forma parte del salón. Proyecto, de Víctor Zorita.
Patricia Gallego / HEARST
Por cierto, si tú también tocas, te gustarán estas compras para adictos a la música.

Los fans del XXL en general (que siempre eligen la ropa suelta, la hamburguesa gigante y el entrecot que pese más en la carta) tienen lo que buscan en los modelos XXL, la versión king size de los rosetones. Eso sí, solo son aptos para espacios con techos muy altos.

El rosetón de escayola ocupa prácticamente todo el techo en este espacio, proyecto de José Lara Interiorismo en Casa Decor 2020.
Luis Hevia

Hagamos un punto y aparte. Hemos hablado de las modernas, pero las clásicas también quedan espectaculares en una decoración actual. Recurrir a una moldura tallada en un espacio a la última, le añade un aire sofisticado.

Un trío perfecto: el rincón de trabajo de estilo nórdico, las molduras de escayola clásicas en el techo y la relajante pintura verde eucalipto. Interiorismo, de Mara Pardo Estudio.
David Montero
Mira la reforma completa de este piso del siglo XIX.

¿Y si ya las tiene la vivienda? "Cuando encontramos cornisas —comenta Sandra Antón, de ESs, Arquitectura de Interior—, si tienen algún dibujo o entallado característico, las solemos recuperar o las replicamos: llevamos una muestra a una fábrica de molduras, nos hacen un fotolito y a partir de ahí pedimos los metros que sean necesarios. Casan fenomenal con cualquier tipo de decoración, ya sea moderna, contemporánea o tradicional".

Las elegantes molduras de este salón son el contrapunto idóneo para la librería con trasera en color negro y los muebles. Y un nuevo tip: no hace falta que pintes las paredes en un color vivo para que tus molduras destaquen. Basta con recurrir a alguno de los tonos de la gama del blanco: roto, cáscara de huevo, tiza, hueso…

Las molduras potencian la diferencia de altura de los techos entre la zona de estar, más baja, y el resto del salón, donde es más alta. Interiorismo del estudio Atmósfera, de Cristina y Eduardo Mateus.
Hausmann
¿Buscas librerías? Estas quizá sean justo las que necesitas.

Por cierto, que las molduras no siempre tocan el cielo. A veces bajan al nivel del suelo para crear un efecto de rodapié con una altura superior a la habitual. “La forma pura y las proporciones perfectas las hacen el paso ideal entre suelo y pared, independientemente del estilo de tu estancia”, puntualiza Victor Valentín.

Los rodapiés escalonados y con una altura mayor de la habitual suben el nivel decorativo en cualquier casa. Zócalo High Line, de Orac Decor.
Toon Stockman
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas