¿Cómo vestir una ventana? Claves para acertar con la cortina, estor o visillo

Ventana con estor de estampado de flores
Laura Ashley

Cortinas, visillos y estores son soluciones de primer orden en la decoración de una casa. Conoce algunas claves para acertar.

Elegir en función de la habitación

No solo se ha de tener en cuenta el tipo de estancia: si se trata de un salón, un dormitorio o una cocina, sino también la orientación y la luz que reciba, y el calor o frío que entre: las cortinas siempre protegen más que los visillos, las persianas y estores. La elección del tejido también influye. El lino deja entrar la luz y absorbe además la humedad, pero si se prefiere oscurecer una estancia, las cortinas forradas con foscurit proporcionan opacidad total.

Cortinas opacas con aislamiento térmico
Amazon.es
Cortinas opacas con aislamiento térmico
AmazonBasics amazon.es
18,89 €

¿Qué opción elegir según la ventana?

¿Es corredera o batiente? El tipo de apertura es básico antes de decidir cómo vestirla. Si se trata de una ventana corredera, estores, cortinas y visillos irán bien. No tanto, si es una apertura batiente o pivotante: tendrás que subir hasta arriba el estor para poder abrirla. En ese caso, las cortinas o visillos resultan más cómodos.

Un margen de más. Añade 10 cm extra a lo que mida el ancho de la ventana a la hora de calcular la cantidad de tela para hacer el estor: así sobresaldrá unos 5 cm a cada lado y quedará holgado y muy bonito.

Formas de colgar cortinas. Barra, riel o tensores de acero son las habituales. La barra debe sobresalir unos 12 cm del marco de la ventana, y las cortinas pueden ir sujetas a ellas con las tradicionales trabillas de tela, lazos, cinta fruncidora, o los ollaos (aros metálicos o plásticos integrados en la cortina).

Para que luzcan, las cortinas deben arrastrar 5 cm como mínimo.

VISILLOS EN BAÑOS O PLANTAS BAJAS

Los modelos que cubren solo la parte inferior de la ventana son ideales para aquellas que están muy a ras de la calle, ya que permiten el paso de la luz y preservan la intimidad. También están indicados en cristaleras en forma de arco y para acortar los techos muy altos.

Estor paqueto, sin varillas. Muy similar al estor plegable, aunque carece de varillas. Esto ofrece algunas ventajas: una caída más natural de la tela y la facilidad a la hora de desmontar el estor para lavarlo: las cuerdas del mismo, al estar fijadas por tramos de tejido, hacen que se repliegue por secciones, formándose ondas.

Hearst
Cortinas largas sobre estores: coordina los colores y estampados y elige una tela más tupida para las primeras y vaporosa para el segundo.

Los screen dejan ver sin ser visto. Son estores o pantallas que desde fuera no dejan ver lo que hay en el interior pero sí al contrario. Matizan la luz sin ser opacos, a través de este tejido tecnológico traslúcido. Perfectos para la cocina, por la facilidad con que se limpian. Son antiestáticos y repelen el polvo.

ESTORES

Tipos de estores. De varillas, cómodo y fácil de montar; paqueto, no tiene varillas; abullonado o veneciano, ideal para dormitorios infantiles; estor doble, uno con un tejido tupido y otro de tipo visillo; estor enrollable; con guías; el japonés y de lamas.

Abrir y cerrar. Debes tener en cuenta el tipo de apertura de la ventana. El estor es una buena opción para las correderas o fijas. Son complicados de colocar en las tipo estándar y oscilobatientes. Los tendrás que instalar en la hoja o el marco.

Tejidos y materiales. Los de lino100% son translúcidos y los más usados; los de lino y seda, son más caros pero aportan elegancia; los de mezcla son resistentes y baratos y los de polyscreen, regulan bien la entrada de la luz.

Y las medidas... Mide el ancho y el alto de la ventana. Debes añadir 10 cm para el dobladillo lateral y 30 cm para el inferior. Si tienes un ventanal de gran dimensión, opta por varios estores, que no midan más de 1,50 m de ancho cada uno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Textil