Cómo usar los electrodomésticos correctamente y pagar menos

La suma del gasto de todos los electrodomésticos de la casa puede llegar a suponer hasta el 55% de la factura de la luz.¿Cómo podemos ahorrar? Sigue estos consejos.

Consumo eficiente: Cocina con frigorífico rojo
Getty Images

    El incremento de los precios de la energía supone la búsqueda de soluciones efectivas. Las facturas cada vez son más cuantiosas y generan mayores trastornos en la sociedad. Esto implica la búsqueda de medidas que puedan suponer una reducción de los gastos y un uso más responsable de los aparatos y electrodomésticos.

    Para evitar sustos con la factura, es importante aplicar las soluciones que puedan reducir el gasto en la factura de la luz. Los electrodomésticos están en uso constantemente; por eso, es importante intervenir sobre ellos y encontrar una solución responsable que pueda verse reflejada en un ahorro de la economía doméstica.

    Uso de los electrodomésticos para reducir el gasto

    El frigorífico. Colócalo lejos de focos de calor, para evitar un sobrecalentamiento y su mal funcionamiento. Si genera escarcha, descongélalo regularmente. Una capa de hielo de unos 5 mm hace que el aparato consuma un 30% más. Controla la temperatura, lo recomendado es 7º C la nevera y -18º C el congelador para lograr un ahorro de luz importante, ideal para una cocina sostenible.

    Zona de cocción. Asegúrate de centrar los recipientes al cocinar, si no lo haces, gran parte del calor se perderá. También es importante elegir el fuego adecuado. Haz coincidir lo más posible el diámetro de la olla o sartén con el de la radiación infrarroja. Tapa la olla al cocinar, ahorrarás hasta un 15%. Elimina las manchas de forma inmediata. Guisar con manchas incrustadas, lleva a una pérdida de energía y una disminución de la potencia.

    Horno. Cocina todo lo que puedas en una misma vez, pero sin abusar para no saturarlo. Procura no abrirlo todo el tiempo, pues cada vez que lo haces se pierde un 20% de la energía acumulada. Prepara los alimentos en trozos medianos. Cuanto más pequeña es la porción, menos tiempo necesitará para cocinarse bien.

    Microondas. Uno de los aparatos que permite una cocción más rápida que la convencional, ya que los alimentos se cocinan más rápido; de hecho, implica un ahorro de hasta el 70%. Eso sí, hay que moderar el uso para que no sea excesivo, ya que también puede generar un gasto desmesurado si se emplea durante mucho tiempo.

        Sencillos cambios de hábitos domésticos

        En nuestro día a día tenemos interiorizadas ciertas tareas que, sin darnos cuenta, hacen que se incremente la factura de la luz. Si aplicamos algunos hábitos sostenibles podemos ahorrar en la factura de la luz y no pagar demasiado. Esto es un paso fundamental para contribuir con el medio ambiente y en la economíca familiar. A largo plazo, se va a notar como para reducir los gastos de la casa.

        El frigorífico es el electrodoméstico que más consume. Controlando el número de veces que se abre y cierra la puerta, su gasto se podrá reducir hasta un 10%. Es recomendable usar los programas eco en aquellos aparatos que los tengan y huir de los programas rápidos, ya que estos últimos gastan más energía para hacerlo todo en menos tiempo; así, puedes tener una casa inteligente.

        Getty Images

        Organiza tu tiempo de planchado, es mejor planchar por tandas más grandes que solo enchufarla para 1 ó 2 prendas. También puedes aprovechar el calor residual de placa de cocción y horno, para terminar de hacer tus preparaciones o para mantenerlas a buena temperatura. Incluso, hay una plancha de vapor sin cable que reduce el gasto.

        En cuanto al secado de la ropa, es preferible dejarla secar al aire libre en lugar que utilizar una secadora. Esto puede implicar un ahorro considerable y se evita el encendido de un aparato que, en realidad, puede generar un consumo desmesurado.

        Mira las etiquetas energéticas

        Si vas a adquirir un nuevo electrodoméstico, ten en cuenta su eficiencia energética que viene marcada por una letra y un color. Las etiquetas donde aparece esta información es importante conocerlas y saber interpretarlas.

        Encontrarás aparatos de la A a la G, siendo la A la más eficiente y la G la que más gasto implica. La A puede ir seguida del símbolo +, cuanto más tenga, más energético será. Los colores van del verde al rojo, resultando el primero el más eficaz, es decir, que te permite ahorrar energía y en la factura de la luz.

        El stand by de todos los aparatos supone un gasto de 52 euros al año, según la OCU.

        Desconexión total para reducir la factura

        Getty Images

        El televisor es el segundo electrodoméstico en gasto de luz. Los que menos consumen son aquellos con pantallas LED, seguidos del LCD y el plasma. Los antiguos, de rayos catódicos, son los que más hacen subir la factura. Apágalo por completo cuando no lo estés viendo. Lo mismo se puede decir del ordenador u otros dispositivos en los que debemos aplicar el modo ahorro de batería. En cuanto a los servicios de domótica, pueden ser factibles para controlar el encendido y apagado de aparatos desde nuestro móvil.

        En el caso de que tengas conectados los electrodomésticos a regletas, es importante que estas queden apagadas en período de vacaciones o si vas a estar fuera de casa durante muchas horas del día. Esto puede suponer el ahorro de luz a largo plazo, lo que se denomina como el consumo silencioso, es decir, aquellos enchufes o regletas que quedan encendidas y que también tienen un consumo mínimo.

        En definitiva, los pequeños gestos proporcionan grandes beneficios, de ahí que sea importante mantener buenos hábitos para tener una casa sostenible, eficiente y ecológica.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        Más de #Sostenibilidad