Consejos para iluminar bien la casa y elegir la lámpara ideal

Cómo iluminar, cómo ahorrar en la factura de la luz y qué lámpara poner.

Lámpara de mesa Piña colada
www.penelopehope.com

La luz artificial es una herramienta básica para mejorar la vida, haciendo los espacios más funcionales y bellos. ¡Úsala bien!

Leds: ¿Cuáles son sus ventajas?

Los led son lámparas que no se calientan, por lo que se pueden colocar en cualquier lugar, además de ser las más duraderas, ahorrativas y de estar libres de mercurio. Según las necesidades, puede usarse bombillas, dicroicras, dowlights, proyectores, paneles y lámparas para diferentes temperaturas de color.

Luz cálida, fría o neutra

Se denomina así dependiendo de la temperatura de color. La fría se acerca a los tonos azules y es potente y muy clara, más indicada para espacios con mucho movimiento y actividad, o en los que se quiera dar un aspecto aséptico: baños, cocinas, etc. La luz cálida es percibida por el ojo en color ámbar. Destaca relieves, texturas y colores, por lo que resulta apropiada como luz ambiental y también para zonas de relax y descanso, como los dormitorios. La neutra se encuentra entre ambos tipos. Es suave, perfecta como luz general y también de estudio, pues incentiva la concentración. Lo ideal es combinar distintas temperaturas de color para obtener diferentes efectos.

Luz de ambiente, muy decorativa

Lograrás un clima concreto en cada estancia -más íntimo, más dramático, más teatral- si aprovechas este tipo de iluminación. Hay muchas posibilidades: lámparas de pie o de sobremesa con regulador de intesidad, regletas de leds bajo los muebles, tecnología LED y tono de luz RGB que generan cambios de color e intensidad...

¡Ojo con el exceso! Una estancia sobreiluminada no es cómoda.

Iluminar arte

La luz puntual y dirigida es la adecuada. Focos o proyectores de carril son muy prácticos, así como los "ojos mágicos", un avanzado sistema de iluminación para cuadros, esculturas, etc. con pequeñísimos puntos luminosos que pueden ocultarse en falsos techos.

CÓMO ELEGIR LA LÁMPARA DE MESAADECUADA

Con o sin pantalla, con cable o táctil, las lámparas de sobremesa son el complemento perfecto: aportan calidez, crean ambientes muy personales y ayudan a relajarse. ¡Déjalas que brillen!

¡Que no deslumbre! Nunca la sitúes cerca del televisor. Próxima al sofá, asegúrate que la parte baja de la lámpara quede por debajo del nivel de los ojos. Y en la mesilla, colócala a 50 cm de la almohada.

Cuestión de altura. Elige un modelo de 15 cm para cuartos infantiles; de 30 cm en la mesilla de noche y de 40 cm o más en zonas de estar y recibidores.

La bombilla más adecuada. Utilízala de tipo led que gasta menos y dura más. Elige un tono de luz cálida o amarilla, para dormitorios y salones, y fría o blanca en rincones de
estudio.

UNA LUZ PARA CADA MESA

Lámparas de comedor: Si la mesa de comedor es redonda o cuadrada y no muy grande, coloca una sola lámpara. Si se trata de un modelo rectangular amplio, instala al menos dos lámparas en las cabeceras, y a unos 75-80 cm del tablero, para que no deslumbren.

De trabajo: La luz directa es la mejor. En cuanto al tipo de color, hay que tener en cuenta que la luz blanca nos mantiene despiertos, pero la cálida cansa menos la vista.

Barra de cocina: Coloca dos o tres lámparas suspendidas o regletas de techo con focos dirigibles.

Hearst
Junto al sofá es importante tener una lámpara de pie que apoye a la iluminación general y sirva para leer.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Iluminación