Remedios caseros para la limpieza del hogar en verano

Soluciones ingeniosas y eficaces para un hogar brillante con ingredientes básicos que guardas en tu despensa... ¡y a buen precio!

Porche con muebles de madera y fibra
Maisons du Monde

Descubre cómo llevar a cabo la limpieza del hogar con trucos caseros. Muchas veces gastamos dinero en detergentes y productos de limpieza que en realidad nos podríamos ahorrar, tan solo tienes que echar un vistazo a la despensa y descubrir que se pueden usar para las tareas de limpieza ingredientes que no te imaginabas.

Cuidado de las fibras naturales

Mimbre, bambú, sisal... se cuelan en verano en todas las estancias de la casa. Estos materiales necesitan un mantenimiento y una limpieza específica.

Bambú. Si en el porche o terraza tienes colgadas persianas de bambú, tendrás que pasar la aspiradora a menudo para quitar el polvo. Para una limpieza más profunda, prepara un pulverizador con tres cuartas partes de agua, dos cucharadas de detergente y dos
de amoníaco. Rocía y limpia con un paño suave.

Las alfombras de yute necesitan un aspirado por las dos caras de forma frecuente. En caso de manchas superficiales, utiliza agua con sal muy concentrada. Deja actuar y retira con la boquilla del aspirador.

Los muebles de mimbre quedarán perfectos si una vez a la semana pasas un trapo humedecido con agua y jabón y los secas. No dejes que quede húmedo durante mucho tiempo porque pueden aparecer hongos o moho.

Flotadores a punto

Es conveniente lavar los hinchables de playa y piscina tras cada uso.

Hinchable Unicornio, de Casa.
Hearst

Si no es posible limpiarlo a diario, pasa al menos una vez al mes, un paño humedecido en agua y jabón. Rocía bicarbonato de sodio para disminuir los olores. Tras unos minutos, retira con una aspiradora.

Para eliminar los restos de moho, crea una mezcla mitad agua y mitad vinagre y pasa un paño por la colchoneta. Enjuaga y deja secar al aire libre. A la hora de guardarlo, esparce polvos de talco para proteger el plástico.

¡Qué bien huele el armario!

Armario, de Car Möbel.
Hearst

Tras un tiempo cerrados, puede que al llegar a tu casa de vacaciones abras el armario y te huela mal. Soluciónalo limpiando con zumo de limón diluido en agua. Seca con un trapo limpio y listo. Si el olor es a humedad, absórbelo colocando un recipiente lleno de café en su interior.

Telas relucientes para vestir las ventanas

Visillos de la colección Alive, de Pepe Peñalver.
Hearst

Si tus cortinas están hechas con tejidos no lavables, habrá que llevarlas a la tintorería de forma periódica. Si se pueden lavar, llena un barreño con agua templada y un detergente suave. Si los visillos eran blancos, pero con el tiempo se han ido poniendo amarillentos, añade un poco de bicarbonato a la mezcla. Si la pérdida de color ha sido en una cortina color crema, añade té. Dejar en un par de horas y extender.

Bañadores como nuevos

Bañador, de Zara Home.
Hearst

¿Quieres que tu biquini o bañador no pierda ni su color ni la forma? Antes de estrenarlo, pon la prenda de baño con agua y sal o agua con vinagre para fijar los colores. Tras cada uso, lávalo en agua fría y jabón líquido, sin escurrir. Sécalo al aire libre, pero a la sombra.

Adornos preparadas para lucirse

Color de pared, Peachy, de Jotun.
Hearst

Haz que tus piezas decorativas de cerámica brillen más frotando con un paño húmedo y suave. Elimina las manchas cubriendo la pieza con sal gruesa húmeda o bicarbonato con agua en forma de pasta. Dejar reposar 30 min y enjuagar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar