Cómo elegir las ventanas y ahorrar energía

Quieres ahorrar en calefacción? ¿Reducir el ruido? ¿Una mayor entrada de luz? ¿Un diseño especial? Lee atentamente y opta por el modelo perfecto para el bienestar de tu hogar.

Ventanas de tejado Velux, baño abuhardillado
Hearst

Elige ventanas de calidad y ahorrarás mucho dinero en calefacción y aire acondicionado.

¿Qué material aísla mejor? La conductividad térmica del PVC es casi nula, de ahí que su capacidad aislante sea elevada. También lo es la de la madera, aunque este material cuesta más y precisa mayor mantenimiento. El aluminio, por su parte, es un metal conductor: solo aislará correctamente si va provisto de rotura de puente térmico (RPT).

Aluminio con RPT. Los perfiles de las ventanas de aluminio con este sistema aislante evitan que entren en contacto la cara interior y exterior del cerramiento e impide “saltos” de temperatura.

Tipo de apertura. Las abatibles y oscilobatientes son las mejores. Las ventanas correderas no ofrecen una perfecta estanqueidad y por ellas es más fácil que se cuele el frío y el ruido.

Ventana oscilobatiente. De Leroy Merlin.
Hearst

Doble cristal bajo emisivo. Este tipo de vidrios llevan una cámara de gases nobles entre ambos, poniendo una barrera al paso de la temperatura exterior. Tres números (en mm) indican el espesor del vidrio de fuera, el de la cámara y el interior. Por ejemplo, 6-16-4.

Triple vidrio. Aún protegen más las ventanas compuestas por tres hojas de vidrio y dos cámaras de aire. Suelen ir provistas de un laminado acústico en el exterior y un bajo emisivo en el interior. Las cámaras de aire potencian las propiedades aislantes. La inversión económica en este caso es mucho más elevada.

También la persiana. Es un refuerzo importante que merece la pena valorar. Con poliuretano expandido inyectado, mejora la eficiencia de la ventana. El cajón de la misma también debe cuidarse al máximo: su correcta instalación, su calidad y su perfecto aislamiento.

Detalles a tener en cuenta a la hora de elegir el modelo de ventana:

- Materiales: De aluminio, madera, hierro y PVC. Estas últimas son las más usadas por ser un buen aislante termoacústico y variedad de colores y acabados.

- Cristales: Deben cumplir las necesidades básicas de aislamiento general. Además, si optas por un doble acristalamiento, obtendrás mayor seguridad. Los vidrios de baja emisividad son idicados también en verano: reducen la entrada de energía solar directa a la mitad.

- Doble acristalamiento: A mayor espesor de los cristales y mayor espacio entre ambos, mayor nivel de aislamiento térmico. Elige una cámara con un mínimo de 12 mm. En terrazas con cristaleras, siempre doble cristal y juntas de estanqueidad.

Más que una cuestión estética, cambiar las viejas ventanas supone un ahorro de energía para la economía doméstica.
Hearst Infografía

- Sin ruidos: La ventana debe ser impermeable al aire, ya que éste transmite las ondas sonoras. Cuanto más espesor tenga la pared del perfil y la junta central, mejor. Un nivel de ruido "saludable" dentro de casa está en torno a los 35 dB del día y los 30 dB por la noche. Se puede mejorar el aislamiento acústico, si el vidrio interior de la cámara se sustituye por uno laminado: dos hojas pegadas y unidas por una lámina de plástico o PVB.

- Sistema de apertura: Nos ayuda a aprovechar el espacio. Las hay basculantes, abatibles, correderas, pivotantes, tipo guillotina y de vidrio fijo.

- ¿Y la persiana? Opta por una de calidad cuyo cajón no perjudique las prestaciones de la ventana, sino que ayude a mejorar el aislamiento y ahorro energético.

- Carpinterías mixtas. Como su nombre indica, están hechas con dos tipos de materiales: madera en la parte de dentro y PVC o aluminio en la de fuera. Son diseños bonitos pero más caros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de ECO