Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Cómo elegir el radiador más adecuado para la calefacción de tu casa

Te ayudamos a elegir el sistema y el modelo que mejor se adapte a las características de tu hogar.


    En los meses de más frío es necesario tener un sistema de calefacción que sea eficiente y de calidad. Si se quiere disfrutar de un invierno mucho más cálido en los interiores y, a su vez, ahorrar energía, es preciso acertar en la compra de un sistema de calefacción que sea bueno, duradero y que garantice un alto rendimiento.

    En este sentido, te damos algunas claves para que aciertes en la compra de un radiador de calefacción de buena calidad.

    Tipos de radiadores

    En primer lugar, hay que hacer mención especial a los distintos tipos de radiadores de calefacción. Por un lado, se encuentran los metálicos que se pueden organizar de la siguiente manera. Recuerda que hay que purgar los radiadores para evitar problemas. Estos son los diferentes tipos:

    • Radiadores de hierro: son resistentes, tardan un poco más en calentarse e irradian calor de manera eficiente. No obstante, los radiadores de hierro fundido antiguos ofrecen una estética vintage que recuerda a los radidadores tradicionales.
    • Radiadores de aluminio: al igual que los anteriores, se calientan de forma rápida, pero también tienen dos factores determinantes: son ligeros y económicos.
    • Radiadores de panel de acero y los de acero inoxidable: ofrecen una respuesta muy rápida, disponen de aletas traseras y garantizan una durabilidad al paso del tiempo realmente interesante.
    • Radiadores de diseño: hay empresas encargadas de realizar radiadores de diseño que con formas variopintas y singulares, diferentes a lo que comúnmente se conoce. Incluso, se pueden solicitar modelos personalizados o de colores.
    • Radiadores toalleros: hay que destacar que estos son los más recurrentes para los cuartos de baño. Se disponen en la pared y ofrecen una practicidad única como para lograr un secado de las toallas muy rápido.


      Radiadores eléctricos

      Los radiadores de aluminio son los que tienen mayor presencia en los hogares. Bien es cierto que suelen ser de agua, pero también pueden encontrarse eléctricos; sin embargo, estos van a suponer un incremento considerable en la factura de la luz si el radiador no tiene algún tipo de adaptación para el bajo consumo. De todas formas, siempre es bueno cambiar los hábitos para gastar menos.

      SBenitez

      Hay que pensar que el tiempo que los tengamos en uso puede suponer un alto consumo de electricidad; por tanto, si se quiere ahorrar energía y en la factura de la luz, nada mejor como comprobar que son radiadores de bajo consumo o recurrir a otro modelo de radiador que no sea eléctrico.

      Por supuesto, hay radiadores eléctricos de bajo consumo que sí pueden ser interesantes. Estos pueden calentar una habitación de tamaño reducido o, incluso, se pueden encender en una sola habitación si no se desea poner la calefacción en toda la casa. En realidad, puede ser una solución inteligente para ahorrar con la calefacción. Evidentemente, los hay de pared y otros con ruedas para su desplazamiento.

      Arman Zhenikeyev

      Los sistemas más eficientes

      La calefacción central/individual de gas es el sistema que ofrece mayor confort con menor mantenimiento. En una vivienda con una organización de radiadores por cada habitación, puede ser el mejor remedio contra el frío, aunque también se recomienda tener ventanas y cerramientos para el aislamiento. En el caso de una comunidad de vecinos, puede salir bastante rentable al compartirse los gastos; en cambio, en una vivienda unifamiliar puede resultar algo más caro, pero también es cierto que resulta muy eficiente.

      Por otro lado, hay ganado un gran recorrido las calderas y estufas de biomasa (alimentadas con madera o pellets). Ofrecen buena relación eficiencia-ahorro y ayudan a calentar una estancia de forma rápida y natural; además, no genera un gasto continuado de energía, sino que se ciñe a un consumo natural que puede resultar beneficioso económicamente hablando. Este sistema es muy interesante si se quiere ahorrar en la factura de la luz.

      JOIMA
      Estufa de biomasa sin electricidad. Modelo Mini Eco Sol (Pellet-Orujo). Funciona sin Luz. Estufa de Orujillo
      JOIMA amazon.es
      675,00 €
      Steve Heap

      En último lugar están estufas de gas y emisores térmoeléctricos (secos, fluidos y cerámicos). Hoy en día existen estufas de muchos tipos y que no tienen un elevado consumo, sino que ofrecen la garantía de reducir las emisiones de CO2, tienen un sistema de seguridad interesante y no tienen un consumo de gas elevado. Por tanto, pueden ser muy interesantes para calentar espacios como el salón y reducir los gastos en casa.

      Radiadores con contador individual

      Desde el año 2020, se establece la obligación de instalar contadores individuales en edificios con instalaciones de calefacción central, siempre y cuando sea económicamente rentable realizar esta operación. De este modo, se realiza una medición del consumo a través de un contador de energía, es decir, el usuario puede tener bajo control todo lo que consume y, además, puede encender y apagar la calefacción cuando lo desee a pesar de ser un sistema central en una comunidad de vecinos.

      A todo esto, hay que añadir la función de los repartidores de costes. Con ellos se puede estimar la energía que emite el radiador sobre el que está montado. Por esta razón, es bueno que si se va a realizar la compra de radiadores para el hogar, se realice una instalación en la que se regule la calefacción mediante un controlador. Así puedes tener una casa más sostenible, eficiente y ecológica.

      Cris Cantón
      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Trucos de hogar