Trucos de belleza: Frena la caída del pelo

En otoño, la pérdida de cabello se convierte en un problema muy común en hombres y mujeres. Descubre cuándo puede ser realmente preocupante y cómo ponerle remedio.

Belleza: Cómo cuidar el pelo
Getty Images

De cada 100 pelos que tenemos, siempre hay entre un 12 y un 15% en fase de recambio, de manera que tardamos alrededor de cuatro años en renovar completamente la cabellera.

Causas de la pérdida y soluciones

Nuestro cabello se renueva todos los días, pero hay épocas del año en las que se recambia más que en otras y el otoño es una de ellos. Se estima que todos los días perdemos entre 50 y 100 pelos y, en esta época, entre 150 y 200. En general, el pelo se muere en primavera, aunque suele tardar tres meses en caerse. Y si un pelo se muere es porque, en condiciones normales, hay otro detrás empujando para salir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si la caída se prolonga en el tiempo, es muy exagerada, incluso mechones, y afecta a todo el cuero cabelludo, puede que detrás se esconda algún trastorno del organismo como el estrés puntual o continuado, situaciones traumáticas, enfermedades como anemia, problemas de tiroides, diabetes o dietas muy estrictas con carencias de vitaminas y minerales. Es el momento de acudir a un especialista.

Para mejorar la apariencia y evitar la caída lo máximo posible, cuida la alimentación, hazte con ampollas capilares de vitaminas y lávate con champús anticaídas y que te fortalezcan el cabello.

Cuidados en tu día a día

Incluye en tus rutinas diarias, una serie de gestos para tener un pelo sano y retrasar su caída. El lavado del cabello debe ser cuidadoso y no abusar del agua caliente. Si lo necesitas, te lo puedes lavar todos los días, no se cae más porque se aumente la frecuencia. Su limpieza es necesaria para mantener la elasticidad, brillo y un buen crecimiento. Olvídate de frotar fuertemente. Masajéalo con
la yema de los dedos y movimientos circulares al menos un minuto.

Los masajes capilares estimulan el cuero cabelludo, reducen la caída y mejoran la circulación.
Getty Images

Favorece el flujo sanguíneo y la absorción de los nutrientes de champú y mascarillas.

Cepíllate el cabello empezando por las puntas, sin tirones bruscos y sujetando el mechón desde la raíz. Siempre que puedas, sécalo al aire libre.

El pelo mojado se rompe muy fácilmente, por eso es aconsejable usar un peine de púas finas y uniformes. En seco, opta por un cepillo de cerdas naturales.
Getty Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Planchas, pinzas y secadores desprenden calor abriendo la cutícula y haciendo que el pelo se vuelva más quebradizo. Si aún así tienes que usarlos, ponte protectores de calor. El secador siempre a una distancia prudencial y nunca mucho tiempo sobre una misma zona.

No frotes el pelo con la toalla para secarlo, la fricción causa daños en las fibras capilares.
Getty Images

Existe un mito que dice que si se corta a menudo no se cae. Es falso, el pelo se cae desde la raíz, la longitud del tallo no influye.

Regenera la fibra capilar con mascarillas reparadoras, como ésta de Babaria.

Mascarilla capilar BABARIA de Jojoba.
Plató Hearst

CUIDADOS DESDE LA RAÍZ

La sequedad y la rotura capilar pueden solucionarse con la ingesta de alimentos ricos en ácido fólico, como las verduras, el aguacate, los frutos rojos o los cítricos. Esta vitamina estimula los folículos pilosos fortaleciendo el cabello y reforzando las raíces del pelo, evitando que se debilite y, por todo ello, contribuyendo
a su crecimiento.

Refuerzo interno. Frutas y verduras como las zanahorias, calabazas, pimientos, naranjas o frambuesas, son ricas en betacaroteno que ayuda al organismo a sintetizar la vitamina A, para fortalecer el cuero cabelludo, mantener saludables
los fotículos pilosos y detener la caída.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar