Cómo viajar más barato sin dejar de disfrutar

Las vacaciones suponen un gasto extra para el bolsillo de cualquier familia, pero siempre hay pequeños trucos que te permitirán gastar menos. Te decimos cómo.

Autocaravana
Rafael Diéguez / HEARST

Alojamientos asequibles

El hospedaje supone la mayor parte del presupuesto. Busca con antelación ofertas en hoteles o alquila un apartamento, te saldrá por la mitad de precio, especialmente si viajas en familia. Otras opciones más baratas son los hostels, campings o albergues. Busca en portales, como Booking, Tripadvisor , Airbnb o Wimdu, donde alquilar a un precio razonable habitaciones o casas, o apúntate a una comunidad de intercambio de piso, yo en tu casa y tú en la mía, ¡totalmente gratis! ¿Te atreves?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Estira la tarifa de llamadas y datos

Getty Images

Antes de emprender tu viaje, establece un límite de consumo y descárgate todo el material que puedas necesitar como mapas o rutas. Una vez en el destino, desconecta la conexión de datos móviles. Enciéndelo solo cuando tengas una red wifi gratuita y segura. Aprovecha esas conexiones para realizar llamadas a través de aplicaciones de WhatsApp o Skype, con coste cero.

Come bien y económico

Getty Images

A la hora de elegir un restaurante, aléjate de los sitios turísticos y busca aquellos lugares donde suelen comer los lugareños. Haz la compra en supermercados, tanto para solucionar comidas como para salvar los tentempiés; ir al chiringuito todos los días puede romper nuestro presupuesto. Planifica el número de comidas que pensáis hacer para que no sobre nada.

Pequeñas ideas, grandes descuentos

Getty Images

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Disfruta de lo gratis. Casi cualquier lugar al que vayas contará, especialmente en verano, con multitud de ofertas culturales y de ocio gratuitas. Acude a las oficinas de turismo e infórmate de todo lo que puedas hacer sin gastarte dinero.Descubre su paseo marítimo, playas, parques, monumentos al aire libre o visita los museos los días sin coste alguno.

Transporte público. Olvídate de los taxis o coches de alquiler para desplazarte. La mayoría de destinos tienen un buen servicio de autobuses, metro o trenes; solo tendrás que sincronizar horarios. Y si estás en forma, llévate tu bici de casa o alquila una en tu lugar de destino para moverte.

Tarjetas turísticas o bonos. Son muchas las ciudades que ofrecen a sus visitantes descuentos para el transporte o visitas culturales. Planifica cuántos museos o monumentos quieres visitar y evalúa si te compensa. Infórmate de los abonos de transporte que te permiten realizar un número ilimitado de desplazamientos en los días que elijas.

Free Tour. Busca en internet la próxima visita guiada a tu lugar de vacaciones y apúntate a un Free Tour. Un guía te llevará a conocer los principales puntos de la ciudad. ¿El precio? Solo la propina que tu creas que se merece.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar