Los secretos (deco) de El Cuento de la Criada

La trama y la estética tienen más cosas en común de las que piensas.

Dormitorio de la protagonista de la serie The Handmaid's Tale
Pinterest

En el mundo del cine, nada ocurre porque sí. Y es que, aunque a primera vista no lo parezca, la trama y la ambientación estética están estrechamente unidas, tal y como sucede en El Cuento de la Criada (The Handmaid's Tale), la serie de éxito basada en la novela homónima de Margaret Atwood.

Pinterest
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dentro del dormitorio de Offred, cada pieza del mobiliario rezuma un estilo austero a la par que anticuado. La autora del libro tenía claro que a pesar de que la historia transcurra unas décadas por delante de la actual, era necesario que la estética nos recordara a nuestra época, como una forma de acercarnos a la realidad potenciando la sensación de terror. De la misma forma que la paleta de tonos blancos elegida se parece al interior de un psiquiátrico.

YouTube

Pero la tortura psicológica no acaba ahí, sino todo lo contrario. El escritorio simboliza la vocación de Offred, aquella que no podrá volver a poner en práctica, su trabajo como editora. Un recuerdo permanente y doloroso de parte de la vida que perdió.

YouTube

Por otro lado, la marca de un espejo que ya no está, la priva de su condición de mujer, la despersonaliza. Es como decirle ''ya no te hará falta mirarte, porque ya no existes''. Algo tan crudo como el argumento de la serie.

Pinterest
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Nada que ver con el resto de la casa donde vive la criada, decorada en armonía con la vestimenta de sus propietarios en colores azules, representando así la diferencia de estatus y privilegios. Algo que culmina con la elección de los cuadros que cubren las paredes, entre los que se pueden encontrar pinturas de Monet.

Giphy

Terrorífico, ¿no crees?

Publicidad - Sigue leyendo debajo