Trucos para elegir las puertas de casa

Si vas a cambiar las puertas de tu casa, te orientamos con las claves más importantes que debes tener en cuenta al elegirlas.

image
Hearst Spain
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo

TIPOS DE PUERTAS

Puerta practicable: Muy cómoda, pero necesita bastante sitio para el giro. Más, los modelos dobles.

Puertas correderas: Ideal para espacios pequeños. Las sobrepuestas se deslizan sobre la pared con guías y no necesitan obra. Las empotradas corren dentro del muro y, cuando están abiertas, quedan ocultas. Permiten ganar hasta 1m2.

Puerta pivotante: Gira sobre un eje vertical dejando una apertura más amplia.

Puertas plegables: Se pliegan en acordeón. Las hay en madera, PVC, cristal. Aportan gran amplitud.

CLAVES PARA ELEGIR BIEN LAS PUERTAS

Dimensiones: Las medidas de una puerta estándar, practicable y de una hoja están entre 203-211 cm de alto por 62´5, 72´5, 82´5 o 92´5 cm de ancho. Las puertas dobles cubren anchos de 125 y 145 cm.

Distintos tipos: La más económica es la puerta de DM hueca en el interior, con alma de cartón de nido de abeja. También puede ser de DM macizo sobre el que se aplica después un lacado. La puerta chapada, por su parte, está fabricada con armazón de aglomerado forrado con chapa natural barnizada de cualquier madera. Por último, están las puertas de madera maciza, resistentes y sólidas. Suelen estar acabadas con barniz y las variedades más comunes son el pino, el abeto y el roble.

Los diseños: Las posibilidades son infinitas. Pueden ser puertas lisas, con molduras, vidrieras, ciegas o con algún dibujo fresado en la madera. También están los acabados de las superficies: pintadas, barnizadas, sintéticas, de chapa de madera, lacadas y de cristal. El estilo de manillas y picaportes deberá estar en consonancia con el de la puerta. Los encuentras cromados en acabado mate y brillo, con roseta o placa larga... y también pomos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Está de moda... la combinación de materiales: la madera y el vidrio hacen desde siempre buen maridaje y se usan en variedad de diseños clásicos y modernos. Las últimas tendencias apuntan a las puertas de cristal y sin perfiles, para separar estancias contiguas, como salón-comedor o cocina-comedor. Aportan continuidad y no obstaculizan el paso de la luz. Además, se puede jugar con los vidrios: transparentes, opales o de color.

Publicidad - Sigue leyendo debajo