¡La última tendencia! 3 razones para NO dar cena en tu boda

Antes de casarte, ¡considera las opiniones de esta mujer!

Ay, las bodas... Cuántas alegrías, ¡y cuántos dolores de cabeza! Solo llevo un mes organizando la mía, y aunque toda...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Foto: Getty

1. La hora del cóctel es la parte más divertida de cualquier boda

Foto: Pinterest

Así que... ¿Por qué limitarla a una hora? Quiero que la boda entera sea como un festival. Sí, claro que habrá asientos para las personas mayores y todos aquellos que necesiten un descansito, pero no pondré una silla por cada invitado.

2. Una cena larga es aburrida

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Gif: Giphy

La hora del cóctel es la mejor forma de empezar (y continuar) la fiesta, porque si te sientas a cenar pasarás el resto de la boda pegado a la mesa, y cuando toque levantarse... ¡necesitarás un espresso doble para conseguir energía!

3. No tendrás que dar a elegir entre pollo, bistec o pescado

El catering de las bodas suele ser un tanto mediocre, y no me apetece enviar las típicas invitaciones que dan a elegir entre pollo, bistec o pescado. Prefiero que la gente se divierta a la vez que disfrutan de unos buenos aperitivos. Pero con esto no quiero decir que se pasen la noche picoteando de una bandeja de quesos, porque existen opciones como las empanadas o las chuletas de cordero, que son perfectas para saciarse de la misma forma que lo harían con un plato principal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas