Cómo limpiar las paredes blancas y que queden como nuevas… sin tener que pintar

Quizás identifiques estos antecedentes: casa de alquiler, la llegada inminente de un bebé o la reforma de una habitación por algún motivo por el que un lavado de cara a las paredes es necesario y un casero que no quiere pintar la habitación del futuro pequeño. Ante esto, el dilema está servido. Un pan de cada día que viven, por desgracia, muchos inquilinos ante la negativa de sus caseros a facilitar las cosas.

Cómo limpiar paredes blancas
Hearst

Optar por soluciones caseras como la que te contamos a continuación, ayuda a solventar el problema de dejar la habitación como nueva sin tener que pasar por el pintor… y por una discusión con el arrendador.

En este caso, las paredes han de ser lisas y blancas (abstenerse aquellas que sean en tonos beige, gris o gotelé). Este truco puede quitar no sólo las manchas de cinta de doble cara pegada o rozaduras, sino restos de pintura o lápices.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Lo mejor? La inversión. Tan sólo necesitas masilla para rellenar agujeros, un recipiente y una esponja. Y por supuesto, los ingredientes estrella: agua, jabón de lavavajillas, vinagre blanco y bicarbonato sódico.

Lo primero que hay que hacer es quitar todos los restos de pegamento de doble cara que haya de haber puesto láminas y otros elementos decorativos. Para ello acudimos al truco del secador: ablandar primero y quitar después con una espátula. No te preocupes por la mancha.

Rellena los huecos que queden después de haber puesto tacos y clavos por todo el cuarto. Dejarás las paredes completamente listas para comenzar la labor de limpieza.

Para limpiar las paredes de restos, manchas y dibujos prepara en un barreño una solución de agua caliente con jabón de lavavajillas, vinagre blanco y una cucharadita de bicarbonato sódico para blanquear.

Ten a mano un estropajo nuevo (con doble cara, para frotar en las manchas más difíciles y eliminar restos con la otra), una balleta (para secar) y unos guantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Comienza frotando la pared con la parte áspera del estropajo en movimientos circulares hasta terminar con la mancha. Después, con la parte más suave, en movimientos verticales, de arriba a abajo para retirar restos, con agua clara. Si queda muy húmedo, pasa la ballets por encima. Pero lo mejor es dejar secar al aire.

Repite esta operación en cada una de las paredes y ventila después la habitación. Dejarás la habitación como nueva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar