Limpieza a fondo del horno

Estos trucos te ayudarán a limpiar el horno sin tener que emplear ningún producto químico. No dañarás el medio ambiente y, lo mejor, ¡queda igual de limpio! 

Normalmente, la limpieza del horno suele significar un batallón de productos químicos que supongan rapidez y eficacia. Lo que muchos no saben es que existen otras soluciones que consiguen los mismos resultados sin tener que dañar el medio ambiente y dejándolo igual de bien. Además, esta solución es perfecta para aquellas personas que sufren alergias generadas por los componentes sintéticos y químicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para ello necesitarás: un recipiente con agua, un paño, 1/2 taza de bicarbonato, vinagre, un pulverizador y guantes de limpieza.

Antes de limpiar, debes saber para qué sirve cada cosa:

El bicarbonato elimina olores y el vinagre actúa de desinfectante, bactericida y quita grasas.

Ahora sí, ¡manos a la obra!

Quita todas las parrillas y rejillas del horno y comienza extendiendo el bicarbonato con agua hasta formar una pasta en la parte interna. Hazlo siempre con guantes. Déjalo reposar unas doce horas para que actúe de forma correcta.

Transcurrido este tiempo, con el paño humedecido quita la mayor suciedad posible de pasta seca que se habrá formado con el bicarbonato. Lo que no hayas podido quitar, elimínalo con el pulverizador lleno de vinagre, rociando las zonas críticas. Aquí se formará una espuma al contacto. Quita la mezcla con el paño y repite esta operación hasta dejar limpio cada rincón.

Una vez esté totalmente limpio, enciende el horno a temperatura baja durante 10 o 15 minutos para secarlo correctamente del todo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar