La Casa de Los Moyas, un refugio rural con encanto

Aire puro junto al río Mijares, en el Valle de Olba, y una gastronomía enviadiable hacen de esta localización el lugar idóneo para desconectar. Allí, puedes alojarte en La Casa de Los Moyas, una casa rural con encanto, que acaba de abrir sus puertas.

¿Sabías que la trufa negra es el tesoro gastronómico de la zona del Valle de Olba (Teruel)? Por qué no organizar una escapada a esta zona rica en naturaleza, en gastronomía y en tranquilidad. Para sentirte como en casa, acaba de abrir sus puertas un nuevo refugio rural con encanto: La Casa de Los Moyas. Un entorno relajante y confortable para disfrutar en familia o con amigos.

El edificio original cuenta con paredes de piedra, levantadas hace varios siglos, a orillas del río Mijares. Desde aquí, numerosas excursiones para los amantes de la montaña, a través de paisajes ricos en chopos, olmos, sauces, pinos, encinas, fresnos… Pasear por las veredas del río Mijares o bañarse en sus pozas es un plan naturalmente perfecto para los días de buen tiempo.

Y para los que prefieren otro tipo de emociones: escalada, barranquismo, bicicleta de montaña, travesías nocturnas… Y de noche también, un plan más sosegado: contemplar las estrellas cuando las luces se apagan. Teruel es uno de los cielos más limpios de España lo que acerca las estrellas y convierte su cielo en un observatorio astrofísico privilegiado. 

La Casa de Los Moyas tiene dos alojamientos: La Casal, con capacidad para 10 personas, y La Casita, con capacidad para cuatro.

www.lacasadelosmoyas.es
Tel.: 618 362 980

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un rincón de la naturaleza para disfrutar

El lugar perfecto para desconectar. La Casa de Los Moyas es un refugio rural en Olba (Teruel). Se trata de una construcción del siglo XVII, en realidad, dos casas que se unificaron para formar una espaciosa vivienda de 250 metros cuadrados, distribuidos en tres plantas.

El estudio encargado de realizar la reforma es Narayantan, que mantuvo la estructura original. Así, las gruesas paredes de piedra arenisca, típica de la zona, protegen interiores espaciosos y confortables.

Un antiguo cubo de vino, parcialmente derrumbado en inicio, se acondicionó como zona de descanso de unso 40 metros cuadrados, con barbacoa. Un rincón fresco, agradable en verano y mágico en invierno ya que la hiedra crece abundantemente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Interiores confortables

En el interior de la casa, se alternan suelos de barro cocido con parqué de sabina y castaño. Las ventanas de madera reproducen motivos de las piezas originales, recuperadas durante la obra y que se encontraron en la despensa de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con chimenea

Destaca la amplitud de todos los ambientes. Las vistas de la casa también merecen atención: todas las ventanas dejan ver los bosques a orillas del río Mijares. Cualquier mirada se encuentra con la naturaleza en estado puro.

Aquí, un salón con chimenea circular.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de la chimenea

Para disfrutar del calor dentro de casa en los días más fríos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decoración práctica y confortable

La decoración alterna muebles de diseño con piezas antiguas recuperadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con chimenea

El arco del antiguo fogón de la cocina se ha mantenido en la rehabilitación de la vivienda. Aquí, en esta zona de estar, una chimenea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La entrada de la casa

¿Preparad@ para descansar, desconectar, dejar pasar el tiempo...? Un rincón perfecto en la entrada de la casa. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

Con todas las comodidades. También es posible contratar el desayuno o una cena fría. Si prefieres comer fuera de casa, pídeles el picninc o bien recorre la comarca para descubrir la gastronomía local.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina para vivirla

Espaciosa y con un comedor central.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los dormitorios

La Casa de Los Moyas cuenta con La Casa y La Casita, dos alojamientos con capacidades diferentes (para 10 y para 4 personas respectivamente). Ambos cuentan con todas las comodidades e interiores en esencia rústicos. Aquí, uno de los dormitorios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de la decoración mural

En la pared principal del dormitorio, una composición de espejos enmarcados. Sobre la mesilla caen dos lámparas de techo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En piedra y madera

Piedra y madera en uno de los dormitorios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mimo en los detalles

Detalle del marco del espejo con un sencillo arreglo floral en uno de los dormitorios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ayer y hoy

En todas las estancias se mezclan muebles rústicos con otras piezas de diseño más actual. Un ejemplo, en este dormitorio, el cabecero y la mesilla son de madera de estilo tradicional; mientras que sobre la mesita de noche penden varias lámparas de bombilla vista y cables de colores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de las lámparas

Detalle de las lámparas que decoran un rincón del dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles