Hotel Terra Dominicata, un hotel boutique para los amantes del enoturismo

El hotel Terra Dominicata es sinónimo de sosiego. Esta antigua masía tarraconense, en pleno Priorat, invita a la contemplación.

Hotel en el Priorat
ERIC D’HEROUVILLE.

Llegar a Terra Dominicata ya es toda una aventura. Lo harás a través de una carretera sinuosa, rodeada de árboles y viñedos, después de cruzar el río Escaladei.

El origen de este hotel de lujo es justo su antítesis. La antigua masía del Tancat nació para hospedar a los campesinos que ayudaban a una congregación cercana de monjes cartujos. En tiempos feudales, los campos más fértiles se encontraban junto a la mansión del señor, y a este espacio se le denominaba terra dominicata. Este ha sido el nombre elegido para un alojamiento, ubicado en un enclave especial, que permaneció olvidado durante varios siglos.

Este hotel de 5* pertenece al exclusivo catálogo de Small Luxury Hotels of the World. Cuenta con una fantástica bodega, piscina, gran terraza ajardinada y 26 habitaciones. Todas ellas disponen de tableta, pero no de televisión, así que la estancia es una excelente excusa para hacer un retiro detox.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
ZONA DE SOMBRA
ERIC D’HEROUVILLE.

Aprovecha las buenas temperaturas que aún se disfrutan durante la época de vendimia. Admira el paisaje en una de las zonas con sombra que ofrece su inmensa terraza de 500 m2.

RESPETUOSO CON EL MEDIO AMBIENTE
ERIC D’HEROUVILLE.

La tranquilidad y el amor por la naturaleza se respira en la finca. El hotel es un alojamiento respetuoso 100% con el medio ambiente y ofrece a sus huéspedes bicicletas para explorar las hectáreas de vides que lo rodean.

RESERVA AQUÍ

ORIGINAL ISLA
ERIC D’HEROUVILLE.

Los dormitorios tienen mucha personalidad. En esta estancia, la mesa suspendida con cuerdas crea una original isla, que inspira el estilo boho de todos los textiles.

SILLONES Y ALFOMBRA
ERIC D’HEROUVILLE.

Los suelos se inspiran en patrones geométricos. La alfombra, sobre estas líneas, sigue un esquema en blanco y negro, que contrasta con el verde de los sillones.

BAÑERA EXENTA
ERIC D’HEROUVILLE.

En el cuarto de baño, las losas repiten los rombos, pero a menor escala. La bañera exenta y la decoración cálida, con elementos que incorporan fibras vegetales, invitan al relax.

RESERVA AQUÍ

COMPARTIR BUENOS MOMENTOS
ERIC D’HEROUVILLE.

En la suite deluxe, la chimenea se integra en una zona de estar donde se han mezclado con acierto elementos vintage y textiles en colores tierra.

TAPICERÍA AMARILLA
ERIC D’HEROUVILLE.

El uso del color es clave en esta habitación. La tapicería amarilla de los asientos provoca un gran impacto visual entre los múltiples matices que ofrecen las tonalidades neutras.

LÁMPARAS NEGRAS DE RATÁN
ERIC D’HEROUVILLE.

Las fibras están presentes en las estanterías y en las lámparas negras de ratán del restaurante. Contrastan con el diseño industrial de la mesa y los taburetes, que giran sobre su pie metálico y permiten a los comensales entrar y salir con toda comodidad.

CORTINAS COMO SEPARADORES
ERIC D’HEROUVILLE.

Las cortinas de la bodega permiten cierta intimidad. La vitrina, al fondo, deja entrever una parte de las 300 referencias de vinos de DOQ Priorat y DO Montsant que dispone el hotel.

RESERVA AQUÍ

RESTAURANTE ALMA MATER
ERIC D’HEROUVILLE.

El restaurante Alma Mater, con una capacidad de 60 comensales, se abastece con productos de proximidad. El chef Mattia Turchet ha diseñado una carta contemporánea, que funde mar y dehesa, para ofrecer un menú degustación (80 €, sin bebidas).

TRADICIÓN GASTRONÓMICA
ERIC D’HEROUVILLE.

El comedor tiene un interiorismo muy cuidado, pero el gran valor de este local se encuentra en la revisión del pasado agrícola de la comarca y el respeto a la tradición gastronómica. La carta de vinos,como no podía ser de otra manera, es espectacular y ofrece interesantes maridajes.

ÁRBOLES Y VIÑEDOS
ERIC D’HEROUVILLE.

El Hotel Terra Dominicata se esconde en el entorno del Parque Natural de la Sierra de Montsant, entre los municipios de Escaladei y La Vilella Baixa (Tarragona).

Cuando la fundadora de Black Velvet Studio, María Vives, conoció este paraje mágico en el corazón de la comarca vinícola del Priorat, se comprometió a conservar su esencia. Hace ya tres años inició una gran reforma, con la ayuda de la también interiorista Verónica Cruz, y ambas se coordinaron para ofrecer una estética contemporánea que cuida al detalle el confort del huésped.En el exterior se han mantenido los muros originales y el edificio se ha integrado en el paisaje de la sierra de Montsant con la premisa de que el impacto medioambiental sea mínimo. Sin embargo, su interior se ha renovado por completo.

Cada habitación es diferente y en las zonas comunes se incorporan muebles con acabados en madera, textiles en tonalidades neutras y elementos singulares, como las originales librerías del restaurante o piezas de estilo industrial y vintage.

Para quienes aprecian el hotel como objetivo del viaje, el Priorat es una excelente elección enoturística: déjate aconsejar por la sumiller Tania Macías. Te invitará a una interesante cata de los tres vinos producidos en las fértiles 15 hectáreas de viñedos que rodean Terra Dominicata.

La exclusividad del hotel se percibe en el servicio completamente personalizado que ofrece, con helipuerto incluido. Si el huésped quiere adentrarse en la belleza del paisaje, existe la opción de solicitar la cesta de pícnic (50 €). Es una delicia tomar prestada una de sus bicicletas, elegir un paraje tranquilo, extender el mantel y disfrutar de una merienda campestre con productos artesanos de la zona, como queso Reixagó, butifarra blanca, fuet, olivas, nueces caramelizadas o mermelada de higos. Y como colofón de ese instante tan especial, ¿qué tal un brindis con el vino Llum d’Alba? Una forma de tener el mejor recuerdo de una escapada al Priorat.

ACTIVIDADES: tierras de vides, el vino manda.

Apúntate a las catas enológicas de la DOQ Priorat (20 €) o a las visitas guiadas a bodegas de la zona (60 €). Si lo tuyo es la pastelería, te interesa reservar una masterclass con la chef pâtissier Paula Requena (30 €). O quizá lo tuyo sea la coctelería: atrévete con el taller de mixología clásica (30 €). Te faltará tiempo para disfrutar de todas las opciones que proponen en Terra Dominicata.

Apúntate a una ruta en bicicleta eléctrica por los viñedos del Montsant, pasea a caballo por el Priorat o lánzate a descubrir las delicias foodies de los productos de km 0.

Visita la Cartuja de Escaladei, un monasterio del siglo XII en el que aún se aprecian sus tres claustros, la iglesia y el refectorio.

RESERVA AQUÍ

Precios: Desde 199 €.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles