Un hostal exquisito en el sur

El hostal The Town House combina elementos arquitectónicos mudéjares y piezas de anticuario para ofrecer un ambiente romántico en Marbella.

image
El edificio tiene la típica distribución andaluza, en torno a un patio central.

El techo, acristalado, permite que la intensa luz malagueña inunde con su magia cada rincón. El virtuosismo con el que se trabajaron los remates de escayola y forja potencian el aire romántico que caracteriza a todo el hostal.

1 de 9
The Town House dispone de dos entradas.

La de la imagen conduce directamente al bar del hotel. La puerta, con cuarterones de madera y cristal, anticipa la esmerada decoración del interior.

2 de 9
El suelo del antiguo zaguán se mantuvo.

Hoy, el bello trabajo artesanal en el que se alternaban adoquines y cantos de río, conduce hacia la recepción. Muchos de los detalles de la decoración se pueden comprar en el hostal.

3 de 9
El ático del edificio dispone de una agradable terraza.

En ella, el visitante puede saborear un aperitivo mientras contempla el peculiar paisaje de tejadillos que coronan el casco antiguo de la ciudad. Sombrilla, de Casa. Mesas, de Ikea. Macetas, de Verdecora.

4 de 9
En la planta baja,

los propietarios mantuvieron el arco y las molduras de inspiración mudéjar originales del edificio. El contraste con los detalles de estilo clásico crea un ambiente lleno de encanto.

5 de 9
Uno de los rincones más emblemáticos del hostal es el bar.

Las estanterías de obra -con ménsulas historiadas, trasera de espejo y baldas de cristal-, la barra decorada con una talla de madera adquirida en un anticuario y las sillas de estilo Chippendale, nos trasladan hacia el pasado.

6 de 9
Las habitaciones están decoradas

con muebles de diseño clásico, pero con acabados en tonos muy claros, tan característicos de los países nórdicos a los que pertenecen los propietarios. El resultado es un ambiente elegante, nada recargado, en el que resulta muy fácil relajarse y sentirse cómodo.

7 de 9
En la reforma del edificio

original se mantuvieron los elementos constructivos más impactantes. En esta habitación, las molduras árabes se pintaron en tono vainilla para que destacaran sobre las paredes y techos blancos, en un efecto teatral muy logrado. La abundante luz natural en las habitaciones es otro de los grandes atractivos del hostal.

8 de 9
Al hotel se llega a través de la N-340

en dirección a Algeciras. A unos 20 km antes de llegar a Marbella, desvíate por la autopista de peaje en dirección Marbella y Algeciras. Tómala y continúa 30 km hasta la salida 184 de Ojén y Marbella Este. Sigue hacia Marbella centro por la Avenida Duque de Lerma, la calle Serenata y Travesía Huerta Los Cristales. Al final de ésta, toma a la derecha la Avenida Severo Ochoa y sigue por la Avenida Nabeul hasta la Plaza de Tetuán.

9 de 9
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles