Dos casas rurales en Gran Canaria

La Finca La Salud dispone de dos casas rurales con unas vistas inigualables al mar y a la montaña. Sus señas de identidad: la comodidad y una arquitectura que fusiona tradición y vanguardia.

Fueron necesarios algo más de cinco años y una intensa reforma para transformar la primitiva bodega y los cuartos de apero de esta antigua finca rústica en dos acogedoras casas rurales. Pero el esfuerzo mereció la pena. Los responsables de este cambio, Laura Guerra y Unai Okariz, quedaron prendados de la belleza de esta finca ubicada en Gran Canaria, en la localidad de Telde. Con ingenio, excelentes ideas y la colaboración de los arquitectos Juan Espino y Pilar Banquieri, consiguieron rehabilitar ambos edificios.El objetivo era lograr un turismo rural de calidad, con una arquitectura que respetara el entorno natural.

La Finca La Salud dispone de dos casas rurales cuyos nombres evocan su utilidad en el pasado: la Bodega —en la actualidad, un edificio de 160 m2— y Los Cuartos, un confortable refugio de 130 m2 que en su día se usó como cuartos de aperos. Cada casa tiene dos plantas; la baja se distribuye en una cocina abierta al salón-comedor, un dormitorio independiente y un cuarto de baño. En la planta alta encontramos un segundo dormitorio y un cuarto de baño adicional; y en el caso de La Bodega, el primer piso también incluye un salón. Ambas casas rurales ofrecen todo tipo de comodidades, como cabina de hidromasaje y sauna. Pero lo más atractivo son las soluciones con las que se resolvió la rehabilitación de ambos edificios. La idea era conseguir una fusión armónica entre la tradición y una arquitectura vanguardista.

Uno de los pasos clave en la restauración fue la recuperación de los muros de piedra, ocultos bajo sucesivas manos de cal. Aquellas paredes donde la piedra estaba tan deteriorada que no se podía dejar a la vista, se enfoscaron con cemento teñido con pigmentos en tonos vivos. La altura de los techos, espectacular, se respetó, pero la cubierta se reforzó con estructuras que combinan hierro y troncos de madera que en su día se utilizaron como postes de teléfono.

En el caso de La Bodega, fue necesario rebajar el nivel del suelo para mantener una altura suficiente que permitiera realizar una pasarela en la planta alta: una llamativa solución que une el dormitorio y el salón del primer piso. El desnivel, desde la calle, se salvó con una escalera y una rampa realizados en madera de vitacola, una variedad muy resistente al roce, ya que la rampa se diseñó para facilitar el turismo rural a minusválidos con movilidad en silla de ruedas. El predominio de la madera pone el contrapunto de calidez al resto de los revestimientos, como el suelo de piedra de la cantera de Arucas. Pero aún encontramos un material más, el cristal, como elemento clave en ambas casas rurales. Tanto los arquitectos como Unai Ukariz planificaron la ubicación de las ventanas e, incluso, la sustitución de paredes enteras por paramentos acristalados en zonas estratégicas. Gracias a ellos, el interior de Los Cuartos y de La Bodega se funde con una panorámica del mar y la montaña en un reencuentro con la naturaleza, relajante y sereno.
ACTIVIDADES
El entorno natural que ofrece la isla de Gran Canaria proporciona alternativas atractivas para disfrutar de sus frondosos paisajes interiores y de sus costas. El suave clima que rige en la isla durante todo el año invita a practicar senderismo, escalada y a descubrir rutas en bicicleta. A 10 km se encuentran las playas de Melenara, El Hombre y La Garita. La Finca La Salud dispone, además, de caballos para galopar libremente por los alrededores.

Dirección: Barranco Seco de Telde, 52. Caserones (Telde). Gran Canaria.

Teléfonos: 928 677 340 y 629 588 435.

Página web: www.fincalasalud.com

Datos prácticos: Son dos casas: Los Cuartos, de 130 m², y La Bodega, de 160 m². Ambas tienen salón, cocina, dos dormitorios y dos baños, y capacidad para 5 personas. Estancias inferiores a 4 noches: 115 €/noche; superiores a 4 noches: 90 €/noche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una pérgola de hormigón

pintada de rojo proporciona una agradable zona de sombra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sobre la pérgola,

-un diseño de los arquitectos Juan Espino y Pilar Banquieri- se han instalado los paneles solares, que se ocultan a la vista con cañizo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La casa Los Cuartos tiene una altura espectacular.

El tejado se sostiene sobre una original estructura realizada con postes de teléfono. La escalera, de madera de riga, conduce a la buhardilla, donde se encuentra el segundo dormitorio de la casa y un cuarto de baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el salón de Los Cuartos, algunas paredes se sustituyeron por paneles de cristal.

Su forma se planificó en esquina para disfrutar de una magnífica panorámica del mar, los viñedos y la montaña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las paredes del dormitorio situado en la planta baja de Los Cuartos son de piedra vista.

Se trata del material original que, al rehabilitar el edificio, se limpió para recuperar la belleza de la piedra natural. El cabecero lo diseñó y realizó Unai Okariz, con paneles de madera de vitacola.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Uno de los baños de Los Cuartos está decorado con gresite y pintura en color aguamarina.

Los sanitarios, actuales, garantizan una máxima comodidad en las dos casas rurales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la casa La Bodega, las ventanas de la cocina también se diseñaron en función del paisaje que se quería avistar.

En ambas casas, las cocinas combinan puertas de Ikea con interiores de obra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La Bodega dispone de una rampa para minusválidos.

Está realizada en madera de vitacola, al igual que toda la carpintería exterior. Se trata de una variedad resistente al roce y al desgaste.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La chimenea del salón de La Bodega es un diseño original de Unai Okariz,

que tuvo que hacer la maqueta en cartón y llevársela a un experto en metalurgia naval para que la realizara en hierro. Su forma cúbica contrasta con la piedra y con la pared decorada con estuco en un intenso color añil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la planta alta de La Bodega destaca una pasarela realizada en madera de riga.

A través de ella se pasa de la zona de estar al dormitorio, situado al fondo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Se distingue el cuarto de baño,

separado por paneles de madera pintados en añil que no llegan al techo para facilitar la entrada de luz natural al interior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para llegar a las casas de la Finca La Salud desde el aeropuerto,

coge la GC-1 en dirección Las Palmas. Toma la salida hacia Telde y sigue por la circunvalación de Las Palmas, Jinomar. Cruza el puente y sigue hacia Las Palmas por una carretera sinuosa. En la rotonda de la Cruz de la Gallina sigue hacia Caserones. Antes de entrar aquí, toma la primera calle a la derecha, después la segunda a la izquierda, y sigue por la calle Duero. Por último toma la calle Plaza y continúa hasta que se acabe la carretera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles