Un hotel rural en Mallorca

En Búger, se encuentra Son Pons, una casa del XVI que se ha transformado en un hotel.

image
1 de 9
La casa conserva el encanto de las construcciones antiguas de la isla.

Una fachada de piedra con puertas antiguas recuperadas recibe al visitante. La entrada, pavimentada también con piedras, se decoró con muebles de forfa y fibra que invitan a pasar agradables momentos a la sombra de las palmeras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Las habitaciones que están ubicadas en la planta alta disponen de terraza con vistas a la sierra o al casco urbano, según la orientación.

Todas están decoradas con muebles que invitan a relajarse leyendo o disfrutando del paisaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
En medio de un cuidado jardín, hay una estupenda piscina.

Una muestra del deseo de su propietario por conservar detalles originales son los antiguos bebederos del ganado convertidos en decorativas jardineras en las que se han plantado flores y plantas, o la cubierta de piedra adosada a la fachada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Las zonas comunes, amplios y confortables salones, cuentan con chimeneas con el tiro encalado.

En su decoración se recuperaron muebles procedentes de casas de campo y heredados, como la mesa de centro de este salón, donde siglos atrás se amasaba el pan. En el techo, las vigas de madera pintadas en blanco sostienen un entrevigado de cañizo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La cocina se decoró con muebles de madera oscura, de herencia familiar.

El suelo de losetas de gres se combinó con un zócalo de azulejos en tonos tierra, paredes encaladas y viguería vista. La campana de obra queda perfectamente integrada en la decoración de marcada línea rústica. El grosor de los muros de piedra, de más de un metro, permite la insonorización y aislamiento térmico de toda la estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
En la entrada a la casa y otras estancias se conservaron los suelos originales: un empedrado con el que se pavimentaban las zonas por donde pasaban los carros de labranza.

El arco y las vigas del techo son también características de la arquitectura balear.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Vista de una de las junior suite con techos abovedados.

Las telas y tapicerías en tonos neutros se combinaron con muebles de madera: piezas heredadas, como el vistoso palanganero, y otras realizadas por el dueño del hotel y sus familiares, como el cabecero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
En el baño de una de las habitaciones, el lavabo se encastró en una encimera hecha con una piedra extraída de la finca.

Un tabique de medio cuerpo independiza la zona de la ducha. La puerta corredera, de madera con cuarterones de cristal, se recuperó de un viejo armario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Para llegar al hotel desde el aeropuerto de Palma, primero hay que coger la PM 27, dirección Inca.

Sigue por la C713 y, pasada esta localidad, toma el desvío a la carretera Búger—Sa Pobla, donde se encuenta Son Pons.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles