Casa Irene, un hotel en el Valle de Arán

Casa Irene combina el esplendor de las montañas leridanas con una decoración personal y acogedora.

La silueta del Montarto, una de las montañas más emblemáticas del Valle de Arán, advierte al visitante que se aproxima a la localidad leridana de Arties, donde podrá disfrutar de un buen número de atractivas actividades para olvidar la rutina diaria. Pistas nevadas sobre las que deslizarse a la velocidad del viento, frondosos senderos para reencontrarse con la naturaleza y, por supuesto, un acogedor hotel como Casa Irene donde descansar y recrearse en una deliciosa e inusual sensación de pereza. Todo en el hotel, desde el edificio —una antigua casona señorial rehabilitada con muros de piedra, carpintería de madera y tejados de pizarra— hasta su decoración, pasando por los confortables servicios que ofrece a sus huéspedes, responden al objetivo de crear un refugio sugerente y muy cómodo. Con 22 habitaciones, 15 dobles y 7 suites, Casa Irene ofrece zonas comunes, como el salón con chimenea, la salita con vistas a las montañas o su célebre restaurante, con platos tan tentadores como civet de jabalí con puré de castañas, lomo de buey gascón con salsa de foie o la crema de mascarpone con helado de café. La piscina climatizada, con paredes acristaladas que permiten acceder al jardín, es otro de sus atractivos. Además, el hotel dispone de un spa recién inaugurado con sauna, baño turco, jacuzzi…

De la decoración, así como de parte de la reforma, se encargó Carmen Caubet, propietaria de las tiendas Carmen Caubet Decoración y de El Telar de Don Cirilo. Materiales, tejidos y muebles se eligieron para crear ambientes acogedores que, aunque se enmarcaran en un entorno de montaña, no reflejaran un estilo ni marcadamente rústico ni urbano, sino una sutil combinación de elementos que lograran ambientes muy personales. Aunque cada habitación dispone de una decoración diferente e individualizada, todas tienen en común materiales de calidad, como el suelo de roble o los cuartos de baño revestidos con mármol. El mobiliario, con diseños de primeras firmas y piezas antiguas adquiridas por la decoradora en Francia, destaca sobre paredes acabadas con diferentes técnicas decorativas.

Los techos también cobran protagonismo: las vigas de roble se recuperaron y se trataron para que sirvieran de soporte a un entrevigado de lamas de pino; en las habitaciones abuhardilladas la inclinación del tejado confiere un encanto especial resaltado con ventanas Velux y madera pintada o decapada. Los tejidos, de firmas tan prestigiosas como Élitis, Gastón y Daniela, Pepe Peñalver o Romo, y los detalles, como la grifería de diseño, ponen un innegable toque de estilo difícil de encontrar en los típicos refugios de montaña.

La implicación personal de los dueños en la elección de algunos complementos, como las jardineras hechas por el propietario con antiguas traviesas de tren o las placas de maneta diseñadas por la decoradora y elaboradas por el padre del dueño, ponen de relieve el interés que se respira en cada rincón de un hotel, en el que el huésped continúa siendo lo más importante.

Dirección: Carrer Major, 3. Arties (Lleida).
Tel.: 973 644 364.
Habitaciones y precios: 15 dobles y 7 suites. Los precios de la habitación doble varían entre 125 y 155 €, y los de la suite, entre 175 y 195 € en función de la temporada. Los precios incluyen IVA y desayuno. El hotel dispone de piscina climatizada para los clientes y de un spa con sauna, baño turco y jacuzzi.

www.hotelcasairene.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La entrada al hotel

está presidida por unas jardineras realizadas personalmente por el dueño del hotel con antiguas traviesas de tren recuperadas y tratadas para resistir la humedad y el frío de la zona. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El mimo con el que los propietarios cuidaron la decoración

se refleja en los pequeños detalles, como las placas de maneta que reproducen un típico abeto del valle diseñado por la decoradora y realizado en cobre por el padre del dueño del hotel. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los cuartos de baño,

funcionales y cómodos, están decorados para aprovechar el espacio al máximo. Aquí la encimera volada de mármol y la mampara de cristal que independiza la bañera aligeran visualmente el conjunto. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desde el jardín se accede al spa,

situado a continuación del hotel. En el tejado, de pizarra como en todo el Valle de Arán, se aprecian las ventanas Velux que proporcionan luz a las habitaciones abuhardilladas. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el salón de Casa Irene

destaca una pared revestida con un original papel pintado que recrea un típico paisaje country. El resto de las paredes del hotel, así como el techo, están forradas con lamas de madera de pino trabajadas con distintos acabados para potenciar la sensación de calidez. La mesa, antigua, procede de Carmen Caubet Decoración. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el comedor,

un mirador acristalado permite contemplar el jardín desde sus puertas correderas. En esta zona, la decoradora Carmen Caubet optó por teñir el entrevigado del techo en un ligero tono verde . Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El hotel dispone de una acogedora salita

donde el viajero puede disfrutar de una reconfortante taza de café o relajarse después de una intensa jornada de esquí. La alacena antigua, de venta en Carmen Caubet Decoración, da un toque hogareño a esta zona común. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Uno de los encantos de Casa Irene

es su piscina climatizada. Las puertas acristaladas facilitan la visión del jardín, nevado en invierno, mientras se nada en las cálidas aguas. El suelo es de madera de ipe, una variedad que resiste la humedad; además, el techo y las paredes se protegieron de la acción del agua. El hotel dispone, además, de un spa con sauna, baño turco… Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las habitaciones abuhardilladas

resultan especialmente acogedoras; en ésta destaca la viguería decapada del techo y las ventanas de tejado que integran en el interior toda la belleza del paisaje. Bajo una de ellas se instaló esta cama, con un cabecero de lamas de madera machihembradas y pintadas en crema. Lencería, mesillas y banqueta, de Carmen Caubet Decoración. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cada habitación

está decorada de forma diferente, con sugerentes contrastes entre el techo abuhardillado —aquí pintado en marfil—, y la pared, decorada en un tono tostado. Cama y escritorio de Guadarte, de venta en Carmen Caubet Decoración. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El mobiliario es otro de los factores que aporta personalidad propia a las habitaciones.

Esta consola francesa y las telas de la firma Romo, utilizadas para tapizar las butacas, destacan sobre la pared, patinada y encerada; todo, de venta en Carmen Caubet Decoración. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para llegar al hotel desde Lleida,

lo mejor es coger la Nacional 230 en dirección a Vielha; cuando pases el túnel de Vielha, llegarás a esta localidad. Una vez allí, toma la C-142 hacia Baqueira; a unos 8 km de este desvío llegarás a Arties. El Hotel Casa Irene se encuentra en el centro de la localidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles