Un hotel actual en Cercedilla

En la sierra de Guadarrama, el hotel Luces del Poniente ofrece increíbles vistas y acogedoras habitaciones.

image
1 de 11
El hotel Luces del Poniente

incluye piedra natural en su fachada, a imagen de los edificios típicos de la zona. Es ésta una de las pocas coincidencias con las casas de su entorno, ya que para su realización se apostó por un diseño actual que incluye materiales modernos. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Detalles

Coquetos carteles de “No molestar”. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Alrededor de la edificación principal

hay senderos y terrazas a diferentes alturas, algunas de ellas acristaladas; todo con el único objetivo de sentarse a disfrutar de las fantásticas vistas de la sierra madrileña. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
El restaurante

se instaló junto a un gran mirador, lo que hace que cada comida sea todo un banquete para los sentidos. Los tonos elegidos para esta zona son el lila, para las paredes y tapicerías, y la madera de wengué para los muebles. Las mesas y sillas proceden de Moinde. Los jarrones son de Bo Concept. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Cada rincón del hotel

se ha aprovechado al máximo. Destaca, por ejemplo, una bancada de obra situada junto a los ventanales de la zona de estar, llena de vistosos cojines comprados en Indonesia. El espacio se completó con unos modernos veladores y unos pufs naranjas, de Moinde. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Las terrazas del hotel Luces del Poniente

son, sin duda, otro de sus numerosos atractivos. Amuebladas con bancos y sillones de madera de teca, son el reclamo perfecto para el huésped. Tanto en invierno como en verano, las terrazas están concebidas como una segunda zona de estar donde relajarse con las montañas como escenario. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Un original biombo

independiza el salón de la zona de paso; así se reduce visualmente el espacio y se gana intimidad. Sofá tapizado en chenilla, de Moinde. Mesa adquirida en un viaje a Indonesia. Alfombra, de Ikea. Puf, de Moinde. Lámpara de techo, de Habitat y biombo de hierro forjado, de Concha Bay. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Los pequeños detalles son clave en un hotel

que, como éste, destaca por su encanto. Algo tan común como identificar los aseos, aquí se convierte en una divertida lista de nombres, masculinos para el de chicos y femeninos para las chicas. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Las flores,

tanto naturales como estampadas en complementos y textiles, están presentes en casi todas las habitaciones del hotel. Un recurso decorativo muy acertado para un espacio como éste, pensado para pasar unos días en contacto con la naturaleza. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
El empeño por conseguir la comodidad y el descanso del huésped se refleja en todos los rincones del hotel.

Fíjate hasta el mimo con el que se han decorado los cuartos de baño de cada habitación, ayudan a crear una atmósfera ideal. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Para llegar al hotel desde Madrid,

toma la A-6 hasta la salida 47. Una vez en el desvío, continúa hasta Guadarrama, y tras atravesar esta población, coge la M-614 hasta el desvío a Cercedilla. A 2,5 kilómetros, tras pasar un puente, está el hotel, en la segunda calle a la derecha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles