Un hotel rural en Girona

Cerca de Figueres se encuentra el hotel Mas Falgarona, ideal para cambiar de aires y descubrir la comarca del Alt Empordà.

image
1 de 12
El hotel rural Mas Falgarona

conserva el encanto y la arquitectura original de las masías catalanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
En las tres suites

y siete habitaciones del hotel se consiguió crear un ambiente tranquilo, ideal para descansar y relajarse. Cada una tiene una decoración diferente, con techos abovedados coloristas, vigas de madera y paredes en tonos crudos, aunque todas comparten el mismo estilo rústico renovado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
En este baño,

integrado en una de las suites, se apostó por tonos neutros, como beis y blanco roto. Son muy naturales y dan a este espacio luminosidad y una imagen impecable. El mueble de lavabo de obra, la bañera en esquina y sus dos frentes se revistieron con gresite.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Para llegar al hotel Mas Falgarona desde Girona,

el camino más directo es tomar la autopista A-7 dirección Francia, desviarse por la salida 4 para llegar a Figueres, y conectar con la N-260 dirección Olot. A 4 km desde Figueres, se llega a Avinyonet de Puigventós y a su plaza principal, desde la que sale la carretera de Llers; pasado 1 km hay que tomar el camino que se abre a la izquierda y que conduce al hotel, con aparcamiento para clientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Piedra, barro y madera

se combinan en su interior y en las fachadas de la casa, cuyos orígenes se remontan al siglo XIV.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Uno de los salones del hotel,

con techo de vigas de madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
El hotel está decorado con un estilo que conjuga tradición y modernidad.

Bajo un techo abovedado de barro se ha creado una zona de estar para los huéspedes que invita al descanso. Está decorada con sillones y una alfombra de fibra vegetal de diseños más actuales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
La cocina y el comedor

se comunican a través de una ventana pasaplatos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
La cocina

está abierta literalmente al huésped, para que entre a curiosear si lo desea, ya que no tiene puertas y se encuentra en una zona de paso a la piscina, al comedor, etc. En ella se preparan, sobre todo, platos mediterráneos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
En el comedor

se creó un ambiente acogedor. Como el resto del hotel, está decorado por los propietarios con un estilo que apuesta por conservar los materiales tradicionales de la arquitectura rural, y al mismo tiempo, renovar y actualizar los espacios con mobiliario de diseño moderno y líneas depuradas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Sobriedad y sencillez caracterizan la decoración de Mas Falgarona, que apuesta por un mobiliario moderno y funcional.

Tras los muros de piedra y las paredes blancas se encuentran las habitaciones y suites del hotel; cada una cuenta con todas las comodidades: cuarto de baño integrado, calefacción, televisión, teléfono…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
En esta suite,

situada en la segunda planta y con techo abuhardillado, se aprovecharon los dos niveles para crear sendos ambientes. Junto a la puerta de acceso a la terraza, corredera y acristalada, se ubicó la zona de descanso, donde predomina el blanco. El resto del espacio se reservó para un estar, decorado en color teja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles