Hotel Canaleta Heras: Una masía en el Ampurdán

En pleno paraje natural de l'Albera, en Girona, se encuentra el hotel Canaleta Heras: una masía del siglo XVII en la que decoración y entorno se confabulan para conseguir un ambiente mágico.

Un lugar diferente, especial. Esa es la sensación que el visitante tiene cuando se acerca, por primera vez, al hotel Canaleta Heras. El responsable de esta impresión no es sólo el entorno, la tranquila localidad gerundense de Espolla, en el Alto Ampurdán. La majestuosidad del edificio -una masía originaria del siglo XVII- y la decoración realizada por su propietario, el interiorista Josep Canaleta, contribuyen a crear un ambiente único. Conseguirlo llevó mucho tiempo y una ardua tarea de rehabilitación.
 La vivienda había sufrido a lo largo de los siglos diferentes reformas que enmascararon su belleza original. La arquitecta Silvia Musquera ayudó a recuperar los elementos arquitectónicos -como las bóvedas de cuatro puntos- y los materiales antiguos, por ejemplo, los peldaños de pizarra. La mayoría de las tejas se trajeron desde un edificio derruido, y las que se añadieron nuevas se elaboraron a mano para uniformizar su acabado. El suelo de la planta baja se pavimentó con la característica toba catalana, elaborada de forma artesanal. Y en la primera planta se instaló parqué de pino, un material más cálido. De la distribución y decoración se encargó personalmente el propietario. Su idea era ofrecer al visitante un hotel perfecto para el descanso, con las habitaciones justas para favorecer la intimidad y el relax.

Canaleta Heras dispone de tres suites -cada una con jardín interior privado o terraza de entre 50 y 60 m²- y dos habitaciones dobles. Todas ofrecen jacuzzi, televisión por satélite, DVD, minibar, aire acondicionado y caja fuerte. El huésped también puede disfrutar libremente de las zonas comunes: el cuidado jardín de 3.000 m², la piscina, la sala de proyecciones, el salón de reuniones, la sala de masajes y la biblioteca. Precisamente, es en esta última donde el visitante saborea el exquisito desayuno a base de productos elaborados artesanalmente con ingredientes de la región: embutidos, vinos de l'Albera, la tradicional coca... La decoración también forma parte de esa sensación de espacio diferente.

Los elementos arquitectónicos, como las bóvedas o los muros de piedra, se han pintado de un blanco inmaculado. Sobre ellos destacan los muebles de diseño, que se combinan con piezas de madera envejecida importados de la Polinesia. Los ventanales, desde los que se contempla el jardín fundiéndose con el sorprendente paraje natural de l'Albera, potencian la magia del ambiente. Y es que el Canaleta Heras se encuentra en una zona muy poco urbanizada, rodeada por interesantes construcciones megalíticas y románicas. Pero si se echa de menos el bullicio turístico, la localidad de Espolla se encuentra a sólo 10 km de playas como la de Rosas, a 4 km del campo de golf de Peralada y a 15 km del Museo Gala-Savador Dalí.

Dirección: Balmanya, 24. Espolla (Girona).
Teléfono: 972 563 101.
Fax: 972 545 080.
Página web: www.canaletaheras.com
Habitaciones: El hotel dispone de 5 habitaciones: 3 suites -todas con terraza o jardín privado de unos 50 m²- y 2 dobles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El hotel

dispone de un jardín de 3.000 m² con piscina, tumbonas y mesas para desayunar al aire libre. Cuando los actuales propietarios adquirieron la masía, esta zona era un campo sembrado con una pendiente acusada. El terreno se rellenó para nivelarlo y se plantaron árboles que dieran sombra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La biblioteca

incluye una zona de descanso decorada con las míticas sillas Wassily, diseño de Marcel Breuer. Desde el amplio ventanal se contempla un pequeño jardín japonés en el que hay unas ocas de Siam.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La biblioteca

se situó en la antigua cuadra de la masía. Al rehabilitar el edificio, se recuperaron las bóvedas de cuatro puntos del techo, que se habían ocultado en reformas anteriores. Los muebles están hechos con madera de teca de 300 años de antigüedad, procedente de derribos de Polinesia. Su acabado envejecido potencia la sensación de calidez. En la biblioteca, el huésped dispone de bebidas totalmente gratuitas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El desayuno,

que se sirve en la biblioteca, incluye manjares gastronómicos elaborados de forma artesanal: bollería, embutidos realizados con recetas de la zona, los mejores vinos de l'Albera o la típica coca de la región recién horneada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los muros de piedra

se pintaron de blanco para recrear una decoración de inspiración Zen. En el caso de la biblioteca -donde se sirve el desayuno- se seleccionaron muebles de madera y de fibras vegetales que contrarrestan la frialdad del color blanco y potencian un ambiente muy acogedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La entrada combina elementos

arquitectónicos originales, como los peldaños de pizarra, y piezas de diseño; por ejemplo, la alfombra en blanco y negro o la composición con módulos de hierro situada junto a la escalera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El cabecero de cada dormitorio

es de un color distinto: en esta habitación doble es rojo. Todos los dormitorios del hotel disponen de jacuzzi, DVD, televisión por satélite, minibar, caja fuerte y aire acondicionado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio de la suite

denominada "Corral" incluye una zona de estar decorada con un sofá de piel negra -a tono con el cabecero- y una mesa de centro. El color oscuro destaca sobre las paredes blancas y sobre el suelo, de tarima de pino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cada habitación

dispone de un jardín interior privado o de una terraza decorada con plantas, tumbonas y zona de estar. Desde la terraza de la foto, de 60 m², se puede contemplar la plaza y el campanario de Espolla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El cuarto de baño

de esta suite se adapta a la inclinación del techo abuhardillado. Junto al suelo -pavimentado con toba catalana- llama la atención una ventana que permite la entrada de claridad y la ventilación del baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo llegar al hotel.

Toma la A-7 desde Barcelona en dirección a Francia. Coge la salida IV hacia Figueres, rodea esta ciudad por la N-II y sigue hacia La Jonquera. Cuando atravieses Pont de Molins encontrarás a la derecha un desvío hacia Espolla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles