Saborear el relax

El hotel Novavila en Pontevedra, es un destino perfecto para los amantes del enoturismo, por su selecta bodega y los tratamientos de vinoterapia que ofrece. En su decoración, eclecticismo de alto nivel.

image
1 de 12
El porche se decoró con mobiliario de diseño.

Una pérgola adosada al edificio principal acoge un salón al aire libre.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Bajo un techo de madera a dos aguas, se encuentra un salón decorado con mobiliario clásico.

En contraste, una lámpara trípode con dos grandes disufores, el modelo Cone, de Tom Dixon, inspirado en los equipos de iluminación que utilizan los estudios de fotografía.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Una de las habitaciones está situada en el palomar de la finca, un edificio de planta circular con revoque violeta.

Con una decoración minimalista, que la diferencia de las otras, su interiorismo apuesta por el blanco puro en muebles y paredes.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Habitación en el palomar

Desde su pequeño ventanal se contempla el paisaje que rodea el hotel.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
La zona de piscina

Decorada con muebles de diseño y se ubica delante del palomar. Sillones, de Kartell.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Una exuberante vegetación preserva la intimidad en este coqueto porche.

El camino hasta la cocina del hotel está flanqueado por grandes tiestos con margaritas blancas. Un elegante portavelas de aire vintage, con grandes lágrimas de espejo, enriquece este ambiente con sus reflejos y majestuoso porte.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Cada habitación está decorada de un modo diferente.

El Hotel Novavila es un exquisito showroom donde los huéspedes pueden adquirir el mobiliario, los objetos y los complementos. Piezas con encanto, como esta mesilla con espejo de la habitación Loureiro, se combinan con tapicerías suntuosas y diseños modernos.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Sobre un buró antiguo,

decorado con una delicada marquetería, una vela aromática perfuma una de las habitaciones. La pasión de la familia Vilanova Peña por la decoración y la uva propició la creación de Aroma de Albariño, una vela con la fragancia del vino gallego, fruto de la colaboración entre expertos enólogos, cereros y perfumistas.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Un ambiente más actual, con escritorio, silla y aplique de diseño depurado.

+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Las paredes en violeta, un guiño a la uva, dan un aire de modernidad a esta habitación.

Un original dosel de tela gris y un mini aplique que destaca sus pliegues recrean un decorado teatral, muy íntimo, en la habitació Caíño. Un plus de elegancia: la lámpara modelo Josephine, un diseño neobarroco de Jaime Hayón para la firma Metalarte.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Un ambiente con estilo

Un escritorio con patas de tijera. La silla blanca es el diseño Mummy editado por Edra.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
El baño también con mucho estilo

El frente de lavabo, con la pared de espejo.
+ FOTOS DEL HOTEL

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles