Una posada en Segovia

La rehabilitación de este edificio del XVIII dio como resultado La Posada de Mingaseda, un lugar donde descansar y disfrutar de la naturaleza en plena Sierra de Guadarrama.

image
La rehabilitación del edificio principal fue total,

aunque algunos de los elementos están inspirados en los originales, como la puerta de entrada. La fachada se reformó manteniendo la antigua estructura; para lograrlo, se usaron materiales típicos de la zona como ladrillo, madera y piedra.

1 de 10
Cómo llegar.

Desde Madrid lo mejor es tomar la A-6 y desviarse por la N-603 hasta Segovia. Después, coger la N-110 en dirección a Torrecaballeros, hasta el desvío de Navafría.

2 de 10
La viguería de madera

del techo es la original del edificio, restaurada y tratada. El resto de la decoración de las habitaciones se adaptó al mismo estilo campestre, con suelos de barro, esteras de fibra y camas de hierro forjado, algunas de ellas, como la de la foto, con dosel.

3 de 10
Según su tamaño,

algunas habitaciones incorporan una zona de estar independiente de la de descanso. Los ambientes miden desde18 m² hasta 60 m². Además, las más grandes también cuentan con chimenea. Todas las telas proceden de Casa & Jardín. Los muebles se adquirieron en De Natura.

4 de 10
Otro de los atractivos

de las habitaciones es el cuarto de baño, con jacuzzi y secador de pelo, pero siempre decorado en un estilo rústico, con sanitarios de porcelana y elementos de madera como la viguería de madera del techo.

5 de 10
Los patios

que comunican los tres edificios también se acondicionaron; ahora están empedrados y decorados con diferentes ambientes pensados para comer al aire libre, descansar, o simplemente, disfrutar de un libro en los días soleados.

6 de 10
La decoración

de cada habitación es diferente, al igual que su distribución. Todas están bautizadas con nombres de lugares emblemáticos de la zona. La de la foto, al ser de menor tamaño, cuenta con la zona de los lavabos integrada.

7 de 10
El hotel

cuenta con varias zonas comunes que recrean el estilo de la casa original. Confortables salones, como el de la foto, rincones de lectura y el acogedor comedor están a disposición de los huéspedes. Los muebles proceden de la tienda De Natura.

8 de 10
En el comedor

se puede disfrutar de la cocina tradicional de la zona en un ambiente cálido y acogedor. En el restaurante se sirven comidas y cenas, sólo para huéspedes, y con tarifas especiales para media pensión o pensión completa.

9 de 10
El encanto del estilo rústico

queda patente en todos los rincones del hotel. En el recibidor, por ejemplo, destacan un banco y una mesita de madera que recrean los diseños de antaño. Las telas son de Casa & Jardín.

10 de 10
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles