Días de sol en un hotel de Mallorca

En vacaciones, los anhelos se encaminan hacia espacios de ensueño, como Cases de Son Barbassa. Una original apuesta de agroturismo balear donde campo y playa se alían en un entorno pleno de reminiscencias medievales.

En plena región del Ampurdán, rodeada de bosques, campos y de la tranquilidad que se respira en lugares tan idílicos como éste, se encuentra Can Bassa, una estupenda propuesta para una escapada y refugio temporal al alcance de todo aquel que busque desconexión y contacto con la naturaleza. La reciente rehabilitación de esta antigua masía, que data del siglo XIV, la llevaron a cabo los arquitectos Araus & Mediavilla, la empresa Colorín Colorado, en cuanto a la decoración y Luis Boix Gerona en lo que toca al paisajismo.

Además, el buen gusto y saber hacer de los propietarios se palpa en cada rincón, ya que su implicación fue absoluta. Fueron ellos los que idearon las numerosas puertas de cristal para favorecer las vistas, y apostaron por una decoración con sabor provenzal, en tonos arena y con una perfecta combinación de mobiliario rústico, restaurado por ellos mismos, y piezas de anticuario. Tras las duras tareas de reforma, la propiedad se dividió en cinco apartamentos de estilo rural, cómodos, acogedores y con nombre propio.

Esta casita independiente, con jardín privado, se llama El Lledoner y ocupa unos 100 m² organizados en dos plantas. En la baja comparten espacio una acogedora zona de estar con chimenea, una amplia cocina abierta con comedor y un dormitorio con cuarto de baño para dos o tres personas. La habitación principal se encuentra en el primer piso; con una distribución tipo suite, cuenta con zona de descanso, un vestidor abierto, cuarto de baño y una terraza de increíbles vistas al Ampurdán. Pero su mayor atractivo quizá resida en la cálida decoración elegida para este espacio, con toques de color y el indiscutible encanto del techo de madera con vigas y entramado a la vista. El baño de esta planta también luce su encanto particular, con paredes de piedra natural, encimera y lavabo de cemento pulido y una ducha de obra de cantos rodados.  

ACTIVIDADES
- Las casas están ubicadas en las faldas del Puig de Son Barbassa, con unas vistas magníficas del castillo medieval de Capdepera, del pueblo y del parque natural de Llevant. Merece la pena conocer estos lugares, además, del faro de Cala Ratjala y su puerto así como las calas de Mesquida, Agulla, Torta y Mitjana, excepcionales para practicar submarinismo y vela.
- Los amantes del golf se encuentran aquí en una inmejorable situación ya que en los alrededores están los campos de Capdepera, Canyamel, Pula y Costa de los Pinos.
- Además de golf y deportes náuticos, en la zona se puede practicar equitación, senderismo y cicloturismo.  

DATOS DE INTERÉS

Dirección: carretera que va de Cala Mesquinda a Camí de Son Barbassa, en la localidad de Capdepera (Mallorca).

Teléfono: 971 565 776.

Email: info@sonbarbassa.com

Webwww.sonbarbassa.com

- Esta finca de agroturismo se compone de varias casas que ofrecen 12 habitaciones muy confortables, restaurante, salones y una gran piscina con vistas panorámicas.
- El precio, por noche y habitación doble, es de 150 € en temporada baja y de 274 € en temporada alta con desayuno e IVA incluidos. El precio de la media pensión es de 27 €/persona. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La piscina del hotel

La imponente piscina rodeada de camas es un reclamo irresistible para todos aquellos que buscan disfrutar del aire libre y de la naturaleza en los meses más cálidos del año.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las terrazas para cenar

Las cenas en el jardín. Aquí el contacto con el sol y las estrellas es un plus añadido a las instalaciones del hotel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Terrazas privadas de las habitaciones

Los materiales autóctonos aíslan las casas del frío y el calor de forma natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El restaurante del hotel

En una amplia terraza acristalada se encuentra el restaurante de hotel. Su carta se centra en la cocina mediterránea con productos frescos y naturales, muchos cultivados en la propia finca, y regados con los vinos de las bodegas más prestigiosas de Mallorca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estar

La antigua torre de vigilancia que data del siglo XVI hoy alberga distintas zonas de estar y de lectura. Un gran acierto fue crear ambientes en los que reposar y charlar tras un día completo de excursiones, visitas o baños en el Mediterráneo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las habitaciones

Algunos elementos estructurales se mantuvieron en el interior de las habitaciones con el fin de conservar su encanto. Una decoración sencilla, basada en los materiales naturales y el color blanco, potencia esta calidez y fomenta la sensación de calma y sosiego.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zonas de estar en las habitaciones

Algunas habitaciones están equipadas con una zona de estar integrada. Las que no cuentan con ello disponen de confortables espacios a modo de salón en distintos puntos del hotel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuartos de baño

Entre muros de piedra y vigas vistas de madera se impone una decoración sencilla, que aboga por el blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles