Un hotel rural en Ronda

A 8 km de la ciudad de Ronda se encuentra el hotel Molino del Arco, un cortijo del siglo XVIII con 60 hectáreas de frutales, olivares, jardín y unas instalaciones tan acogedoras como modernas.

image
1 de 11
La entrada al hotel

reproduce el antiguo acceso que tenía el cortijo en el siglo XVIII, con la espadaña y el portón —que facilitaba el acceso a las tierras de labor—, el granero, las cuadras, la vaquería y el molino de aceite. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
El comedor se encuentra situado en la primera planta.

Desde las mesas se disfruta de unas impresionantes vistas de la campiña. Aquí se degustan los exquisitos platos que prepara el cocinero David Fernández con ingredientes de excelente calidad, acompañados por los mejores vinos del país. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Las zonas comunes, como el salón principal,

se decoraron con tapicerías cálidas y asientos mullidos para que el viajero se sienta como en casa. La carpintería, pintada en un suave color verde, resalta los detalles arquitectónicos proyectados por Pedro Enrique Santos. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
El hotel Molino del Arco

dispone de tres piscinas, cinco patios y un jardín de 10.000 m2 donde disfrutar del excelente clima de Ronda. Los expertos Blanca Aleixandre, Sara González Carretero y Fernando Sánchez Mola se encargaron del paisajismo. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Cada habitación

tiene una planta y una decoración diferentes. Además, reciben el nombre de una variedad de aceituna distinta. La Rojal recrea un ambiente romántico, con las paredes revestidas con un papel estampado de flores y una llamativa cama con dosel. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Las suites disponen de un salón

de más de 60 m2. El de la suite Rojal se instaló en una antigua cuadra del cortijo original. El techo, elevado a dos aguas con vigas de madera, y las paredes, en las que se dejaron zonas sin enfoscar, dan un encanto especial. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Los cuartos de baño

combinan sanitarios actuales y revestimientos tradicionales. El de la imagen tiene el suelo de losetas de barro, típicas de las casas rurales. Las paredes se decoraron con la técnica del estuco, tal y como se hace en Marruecos. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Las habitaciones con dos camas

independientes son más espaciosas de lo habitual. De la decoración se encargó el equipo de B.R. Estudio, que eligió muebles de estilo clásico renovados con tonos actuales. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
En la decoración del hotel

se combinaron muebles en acabados claros con piezas heredadas por la familia Clavero, propietaria del cortijo desde hace más de trescientos años. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
El salón dispone de una agradable zona de lectura

junto a una de las puertas que conduce al jardín. Desde las ventanas se contemplan las montañas de Ronda. En el suelo de las zonas comunes del hotel se combinaron piezas de barro y losetas de piedra. Plano de acceso >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Para llegar al hotel desde Sevilla,

coge la A-374 (hasta hace poco era la A-376) en dirección hacia Ronda. Unos 4 km antes de llegar a Ronda encontrarás un cruce a la izquierda que indica el hotel. Síguelo hasta otro cruce que también señala el hotel: una carretera sin asfaltar te llevará hasta el hotel Molino del Arco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles