Un amable refugio en el Alentejo

Vegetación, luz, campo y playas salvajes son los atractivos del entorno que rodea Casa da Diná; algo más que un bed&breakfast que sus anfitriones brindan al viajero con familiaridad, para que se sienta como en casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desayunar en el jardín

El desayuno bien merece una mención destacada. En el jardín o en el comedor, el visitante disfruta sin horarios de una degustación diferente cada día, al antojo de la cocinera. Fruta, queso, zumos naturales y postres caseros se sirven al aire libre entre árboles y flores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las habitaciones

Sin artificios ni estridencias, sólo con la sencillez y el confort como referencia. Cada una de las habitaciones y de los baños se ha proyectado con una decoración personalizada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En los cuartos de baño

Como en las habitaciones, la decoración de los baños está articulada alrededor de piezas de madera natural y textiles de algodón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón para el relax

En el salón se puede escuchar música, leer o compartir las anécdotas del día con otros huéspedes. Un colorista retrato de gran tamaño —obra de Pablo Martínez, un artista amigo de los propietarios— preside la biblioteca. Un lugar perfecto como antesala a la cena.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un comedor para degustar

Para el comedor se han escogido mesas de madera oscura y sillas de director.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Distribuidor entre la cocina y el comedor

Entre el comedor y la cocina no existen puertas, sólo hay un pequeño distribuidor con una estufa antigua. La mayoría de los muebles de la casa son piezas típicas alentejanas recuperadas, algunas se han rescatado de anticuarios y otras son recuerdos de familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina con encanto

La cocina está abierta a cualquiera que quiera compartir la esencia de lo natural. Una larga mesa rectangular y varios taburetes de madera son el eje en torno al que se dispone la zona de trabajo. Una vez más, un espacio pensado para compartir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles