Can Bassa: un refugio rural en el Ampurdán

Un refugio que se percibe como propio, con detalles únicos que propician la total desconexión; así es Can Bassa, en el Ampurdán, un lugar de ensueño con sabor rural.

En plena región del Ampurdán, rodeada de bosques, campos y de la tranquilidad que se respira en lugares tan idílicos como éste, se encuentra Can Bassa, una estupenda propuesta para una escapada y refugio temporal al alcance de todo aquel que busque desconexión y contacto con la naturaleza. La reciente rehabilitación de esta antigua masía, que data del siglo XIV, la llevaron a cabo los arquitectos Araus & Mediavilla, la empresa Colorín Colorado, en cuanto a la decoración y Luis Boix Gerona en lo que toca al paisajismo.

Además, el buen gusto y saber hacer de los propietarios se palpa en cada rincón, ya que su implicación fue absoluta. Fueron ellos los que idearon las numerosas puertas de cristal para favorecer las vistas, y apostaron por una decoración con sabor provenzal, en tonos arena y con una perfecta combinación de mobiliario rústico, restaurado por ellos mismos, y piezas de anticuario. Tras las duras tareas de reforma, la propiedad se dividió en cinco apartamentos de estilo rural, cómodos, acogedores y con nombre propio.

Esta casita independiente, con jardín privado, se llama El Lledoner y ocupa unos 100 m² organizados en dos plantas. En la baja comparten espacio una acogedora zona de estar con chimenea, una amplia cocina abierta con comedor y un dormitorio con cuarto de baño para dos o tres personas. La habitación principal se encuentra en el primer piso; con una distribución tipo suite, cuenta con zona de descanso, un vestidor abierto, cuarto de baño y una terraza de increíbles vistas al Ampurdán. Pero su mayor atractivo quizá resida en la cálida decoración elegida para este espacio, con toques de color y el indiscutible encanto del techo de madera con vigas y entramado a la vista. El baño de esta planta también luce su encanto particular, con paredes de piedra natural, encimera y lavabo de cemento pulido y una ducha de obra de cantos rodados.

RESCATAR ELEMENTOS RURALES
- Con la rehabilitación de la vivienda se recuperaron los antiguos suelos de toba catalana, tan típicos de la zona y propios de un entorno rural. Tratados y protegidos correctamente, funcionan de maravilla en una casita de campo y ofrecen la resistencia necesaria a las variaciones de temperatura. Contra el frío bastaron unas bonitas alfombras de lana y algodón.
- Las vigas de madera que cruzaban los techos, ligeramente abuhardillados, también se respetaron y restauraron. Aunque toda la superficie se pintó en un color vainilla suave, la madera se mantuvo en su color natural como aporte campestre al espacio. Como refuerzo al concepto rural de la vivienda algunas zonas lucen toda

Habitaciones: Esta antigua masía dispone de cinco apartamentos, algunos ubicados en casitas independientes y otros en distintas zonas del edificio principal. Todos tienen capacidad para 4 personas, aunque se puede contar con camas y cunas extra en caso necesario. Los precios van desde 150 € al día. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estar muy acogedora

Las frías tardes y noches de invierno se disfrutan alrededor de la chimenea y en buena compañía. Para ello el estar, equipado con varios asientos, se organizó alrededor de la misma. Sofá de dos plazas desenfundable, de Ikea (379 €). Orejeros antiguos renovados en La Tapisseria. Alfombra, de Francisco Cumellas (962,88 €). Mesa de centro, de Antic Center. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles coquetos que decoran

Unos sencillos vasos de cristal, una botella bonita o unas jarritas de agua se convierten en los recipientes perfectos para exhibir las ramas y flores recogidas de los prados que rodean la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón con vistas

La integración del jardín a través de las ventanas suma puntos y enriquece la casa en cada estación; con la entrada de aire fresco en verano y de cálidos rayos del sol en invierno. El mueble auxiliar es una antigua nevera recuperada por la familia. Sobre ella, lámpara Rialto, de Luzio (234,99 €). El sofá es de Ikea. Mesa de centro rústica, de Antic Center.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Calidez y confort

La agradable sensación de calidez y confort conseguida en este ambiente se debe, en parte, a la sabia elección de complementos que lo arropan. Mantas: blanca, de Zara Home (95 €) y gris, de Sia. Cojines, de Filocolore. Alfombra realizada en fieltro de lana, en 1,70 x 2,40 m, de la firma Francisco Cumellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sobre la chimenea

Candelabros de plata, de Luzio. Plano de la casa

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor de exterior

El singular entorno que rodea cada casita invita a pasear y a perderse entre la vegetación o, cómo no, a disfrutar de una comida al aire libre en los días de primavera y verano. La mesa del jardín, con bancos adosados, es un modelo de madera de teca maciza recuperado por los propietarios. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con office para reunirse...

La cocina cuenta con un diseño y materiales totalmente acordes con el estilo de la casa. Está realizada a medida en madera y acabada en el tono de la pared. En el centro, el comedor comunica directamente con el jardín. Cocina realizada por la empresa Sais. Tanto la mesa como las sillas del comedor son de madera recuperadas. Detalles coquetos también en la cocina 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles coquetos también en la cocina

Detalle de unos contenedores de cristal con divisiones muy útiles; son de la tienda India & Pacific.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina sin tabiques

La cocina, diseñada en ángulo, se abre al salón y comparte espacio con la zona de estar y el comedor. El mismo revestimiento de toba así como la continuidad en el color de las paredes actúan como hilo conductor entre los dos espacios. Alfombra, de la firma Woodnotes, en 1,70 x 2,40 m (970 € en Francisco Cumellas).  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles con encanto

Sobre la mesa: mantel de organza y menaje, de India & Pacific. Plano de la casa

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de descanso

El magnífico techo de madera con vigas vistas preside la decoración de la zona de descanso. La calidez que aporta dicha estructura se reforzó con tonos arena y muebles de madera. Sólo los complementos aportan una nota de color al ambiente. Mesas de noche y sillón de mimbre restaurados por los propietarios. A los pies de la cama, alfombra blanca de pelo, de Francisco Cumellas.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Notas de color en el dormitorio

La base neutra y cálida del dormitorio se enriqueció con detalles de vivos colores. Un recurso que siempre da buen resultado. Lámpara tipo flexo, en naranja (183 ); colcha fucsia (563 €); plaid estampado modelo Khanta (388 €) y cojines de varios colores (desde 145 € cada uno). Todo, de venta en Corium Casa. Plano de la casa

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un cuarto de baño con encanto

Aún con todas las comodidades necesarias hoy en día, el cuarto de baño destaca por sus materiales rústicos. Paredes de piedra, vigas de madera en el techo y suelo de baldosa. Los elementos de obra en cemento pulido completan el espacio sin perder el encanto conseguido. El espejo es una pieza antigua recuperada. Velas cuadradas, de India & Pacific. Plano de la casa

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de lavabo

El lavabo fue realizado en cemento pulido por Marc Homs. Grifería, de la firma Cristina. Sanitarios, de Roca. Plano de la casa

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la casa rural e ideas de la reforma

- Con la rehabilitación de la vivienda se recuperaron los antiguos suelos de toba catalana, tan típicos de la zona y propios de un entorno rural. Tratados y protegidos correctamente, funcionan de maravilla en una casita de campo y ofrecen la resistencia necesaria a las variaciones de temperatura. Contra el frío bastaron unas bonitas alfombras de lana y algodón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles