The Lodge Ronda: un hotel rústico de lujo

En la Sierra de Grazalema se encuentra The Lodge Ronda, una casa rural que escapa a convencionalismos y permite disfrutar de una estancia placentera en plena naturaleza con los servicios de un resort exclusivo.

The Lodge Ronda es la expresión de una historia apasionante: la de sus propietarios, Christina y Pom Piek. Aunque ambos procedían de países diferentes —ella es alemana y Pom nació en Amsterdam— se conocieron en Sevilla. Christina entonces era azafata y Pom tenía un negocio de importación de muebles de jardín en Indonesia. Después de tener a sus dos hijos, Gina y Pablo, Christina decidió cambiar de vida para estar más tiempo con los niños. Sustituyó los vuelos por su gran pasión, la reforma y decoración de casas. Precisamente la rehabilitación de un antiguo molino les condujo hasta Ronda. La belleza de sus puestas de sol fue un argumento suficiente para que la familia decidiera establecerse en la localidad y cambiar de vida.

The Lodge Ronda fue un proyecto personal de Christina. Su objetivo era levantar una casa rural en la que se disfrutara de los servicios de lujo que ella conoció en los mejores resorts del mundo durante su experiencia como azafata. Cuatro chefs se encargan de preparar recetas exclusivas para los huéspedes, con una innovadora carta para vegetarianos. Cada plato se elabora con pescado de la costa andaluza, carnes de proveedores ecológicos y fruta y verdura cultivadas en el propio huerto del hotel.

El bienestar de los clientes es otro aspecto básico en la filosofía del hotel. The Lodge Ronda dispone de una piscina con ionizadores que reducen el uso del cloro para no dañar la salud de la piel. En el spa, recién inaugurado, se imparten masajes relajantes y tratamientos corporales. Además, el hotel ofrece la posibilidad de practicar fitness y yoga con entrenador privado en la sala de deportes. Espacios amplios, sábanas de lino que acarician la piel, el crepitar de la chimenea en el dormitorio… Cada detalle se supervisa y cobra importancia en una casa rural con vocación de residencia privada en la que el lujo se materializa como un sueño, al fin, posible.

ACTIVIDADES
- Las excursiones desde The Lodge componen un rico abanico de ofertas, tanto culturales como deportivas.
- Desde el paseo ineludible por la ciudad de Ronda hasta la excursión a Sevilla, Jerez o Málaga, todas a 90 minutos. También se organizan visitas a las bodegas de la zona.
- Desde la casa, además, se pueden dar largos paseos, montar a caballo, volar en ala delta o en globo, rutas en bicicleta o, por supuesto, tumbarse a tomar el sol junto a la piscina o leer un buen libro a la sombra de una encina.
- Para los más aventureros, organizan una gran variedad de actividades como descenso por cañones naturales, senderismo, rutas 4 x 4, escalada, paintball, espeleología o rutas en quad.
- El hotel dispone de piscina y spa; los animales en libertad —caballos, gallinas…— sorprenderán a los peques. Además, desde la casa rural se organizan todo tipo de actividades: visitas a bodegas en Ronda, vuelo en globo y ala delta, descenso de cañones, rutas en 4 x 4, escalada, etc.

Dirección: Partido de los Frontones, s/n. 29400 Ronda (Málaga).
Cómo llegar: Desde Ronda, toma la circunvalación en dirección a Campillos. Continúa por el desvío hacia Arriate y Setenil de las Borges. Dos kilómetros después de atravesar la localidad de Arriate verás que hacia la izquierda parte un carril. Síguelo hasta que termine el asfalto. A la derecha comienza la finca The Lodge Ronda.
Tel.: 952 114 355.
Habitaciones: 7, de las cuales tres con cama de matrimonio y cuatro con dos camas separadas. Es posible reservar el hotel entero.
Precios: El precio de la casa completa es de 1.140 € al día, y tiene capacidad para 14 personas; el precio individual es de 81,42 € por persona y día (sin IVA). Aparte de la estancia, se puede elegir entre tres opciones de pensión: campestre (35 €/persona), lujo (49,50 €/persona) y perfecta (68 €/persona).  Consultar ofertas especiales para estancias largas o si la reserva se realiza con suficiente antelación. Para ello contactar con The Lodge Ronda.

www.thelodgeronda.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desde la piscina se aprecia la distribución en forma de U de The Lodge Ronda.

El edificio se estructura en torno a un espacio central, abierto al exterior, donde se ubica el patio. El predominio de los materiales naturales -piedra, madera y cristal- en la construcción va más allá de criterios estéticos. Christina, la propietaria, se inspiró en los principios del feng shui y evitó el exceso de hierro y hormigón para facilitar el flujo de energía positiva en el hotel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las habitaciones situadas en la primera planta disponen de terraza.

Desde ellas se tiene una magnífica vista del Cerro de las Salinas que, durante años, abasteció de sal a toda la comarca. La mesa y la silla, como la mayoría de los muebles del hotel, son de la firma indonesia Goodwood Interiors.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La atmósfera acogedora que se respira en el salón

se debe, en parte, a las piezas singulares que lo decoran. Como el escudo africano sobre la chimenea. Pom Piek, el dueño, lo trajo de África después de convivir un año con los habitantes de una aldea Masai.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La espectacular altura de los techos caracteriza a todo el hotel.

En el espacio que comparten el salón y el comedor, el entrevigado de madera de castaño se pintó en un suave tono rosado para conseguir un ambiente íntimo. Las lámparas suspendidas son artesanales, de Indonesia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
También se puede desayunar en el patio, bajo la tupida sombra que proyectan las moreras.

El suelo, pavimentado con piedra de río, mantiene la zona a una temperatura constante y fresca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina está integrada en el salón por expreso deseo de los dueños.

Su idea es que el huésped asista y disfrute del espectáculo que supone la preparación de comidas y cenas exquisitas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un equipo de cuatro chefs,

que proceden de restaurantes galardonados con estrellas Michelín, se encargan de la restauración. Entre ellos Pablo Piek, bajo estas líneas, hijo de los propietarios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tres habitaciones disponen de chimenea.

En la superior, la pared en la que se encastra el fuego está pintada en color rojo para potenciar la sensación de calidez en un espacio tan amplio. Christina y Pom Piek compraron el cuadro sobre la chimenea en una galería de arte, en un viaje a Tánger.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La presencia de dos camas individuales y separadas en tres de las habitaciones fue una propuesta de Christina, la dueña.

Su idea era hacer más agradable la estancia a dos personas que se alojen en el mismo dormitorio sin ser pareja. Los mosquiteros, presentes en todas las camas del hotel, crean una atmósfera íntima y mágica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Algunas habitaciones disponen de bañera y ducha independientes.

En el caso de la superior, la luz natural transforma el aseo en una experiencia sensorial y relajante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En los cuartos de baño encontramos detalles con encanto.

Como el suelo de losetas hidráulicas adquiridas en un viaje a Tánger o el aplique comprado en un anticuario holandés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles