Hotel Holos, ingenio andaluz

El arraigo por la tierra y el peso de las costumbres marcan la nueva apuesta arquitectónica del sevillano Hotel Holos. Delicias de vanguardia en un barrio típico de principios de siglo XX.

A escasas manzanas de la sevillana Avenida de la Palmera se encuentra el hotel Holos, impresionante con sus fantásticas pérgolas de aluminio, tan peculiares en el tranquilo barrio de Heliópolis. Y es que esta zona —que se podría traducir como Ciudad del Sol— fue creada en 1929, para alojar a los visitantes de la Exposición Iberoamericana celebrada en Sevilla y, posteriormente, vendida a particulares como chalés con jardín independiente. Con el transcurso de los años el barrio se ha conservado casi idéntico, con ese despliegue de fachadas encaladas, torreones y terrazas, considerado hoy como una zona residencial cercana al centro histórico de la ciudad. Un encanto que enamoró a Carmen Ortega y a su marido hasta impulsarlos a desarrollar aquí su proyecto de hotel boutique.

Una explosiva combinación de pautas vanguardistas, aunque respetuosas con la tradición, marca la línea de este proyecto arquitectónico y decorativo llevado a cabo por el conocido estudio sevillano MGM —punteros en arquitectura contemporánea a nivel mundial—. De la decoración interior se encargó la dueña del hotel. El resultado son siete habitaciones de declarada modernidad y perfectamente equipadas con todas las comodidades, concebidas para un turismo tan cosmopolita como culto, en busca de un entorno tranquilo, detallista, de trato amable y muy bien situado.

Llama la atención por encima de todo la estructura del edificio original en contraste con las pérgolas de aluminio que otorgan movimiento al exterior y conducen, bien al interior de la casa, o hacia la cafetería ubicada en una burbuja de cristal. Una vez dentro son los suelos de madera y las piedras blancas los que rompen con la frialdad de metal creando espacios dotados de gran armonía y equilibrada belleza. En cuanto a la oferta gastronómica del hotel va de la mano con el concepto innovador de su arquitectura; ofrece una variada carta de ensaladas, repostería o sándwiches para sus huéspedes.

ACTIVIDADES

◾ La belleza y atractivos de la ciudad de Sevilla se pueden conocer paseando su centro histórico; es una maravilla deambular sin prisa por las intrincadas calles del barrio de Santa Cruz o el de Triana y sentarse en una de sus terracitas.
◾ De visita obligada, por supuesto, son la catedral de la ciudad y su Giralda, así como el Real Alcázar y sus magníficos jardines. Desde el hotel se puede llegar andando al famoso parque María Luisa
y a la plaza de España ubicada en él.
 ◾ Una forma de completar la visita a Sevilla es realizar un paseo en barco por el Guadalquivir; ver la Torre del Oro y apreciar el contraste entre la ciudad clásica y moderna. Hay muchas empresas que llevan a cabo esta visita.

Dirección: El hotel boutique Holos se encuentra en la calle Uruguay nº 8, en el barrio de Heliópolis de Sevilla.
 Las habitaciones cuentan con caja fuerte, wifi, climatización independiente y accesorios de baño. El hotel dispone de servicio de recepción 24 horas, prensa y adaptación para personas de movilidad reducida.
Precio: El precio de la habitación individual es desde 79 € con el desayuno incluido. En las dobles el alojamiento es a partir de 109 € por día, también con desayuno incluido. En su web se pueden encontrar ofertas de estancia sin cancelación posible.
www.hotelholos.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tradición y modernidad en el Hotel Holos

La magia que cubre el ambiente al caer el sol se refuerza con juegos de luces y sombras en cada rincón. Son estos pequeños recovecos los que demuestran el saber hacer de arquitectos
y decoradores. Una vanguardista pérgola de aluminio imprime carácter y sensación de movimiento al exterior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un hotel contemporáneo en un edificio de principios del s. XX

El edificio fue construido en 1929 con motivo de la Exposición Iberoamericana y, actualmente, armoniza a la perfección con la arquitectura contemporánea. Rodeado de palmeras, naranjos y limoneros, se trata de un oasis de diseño y confort donde alejarse del ajetreo diario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armonía de épocas

La belleza del contraste entre tradición y modernidad es el punto de partida de todo el proyecto arquitectónico. Los materiales elegidos para el mismo son reflejo directo de los dos conceptos. Piedra, cristal, madera y acero se entrelazan así en todos y cada uno de los espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una original cubierta para la terraza

El hotel se completa con un “paseo” de techos tubulares, madera en el suelo y piedras blancas, convirtiendo la zona exterior en un espacio semicerrado que preserva de las miradas y crea una agradable sensación de intimidad, potenciada por las luces y las sombras que crean los tubos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Patio y restaurante

Parte del antiguo jardín se transformó en un singular patio de madera y piedras blancas. Las características pérgolas de aluminio, además de cumplir con su función ornamental, aportan una valiosa sombra a la cafetería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor de exterior

En este comedor se puede disfrutar de un desayuno en el exterior, aunque delimitado por tabiques de cristal trasparente, que conservan la continuidad visual y multiplican las dimensiones. La elección de estos detalles y de los materiales seleccionados son los que aportan esa nota indiscutible de exclusividad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estructura exterior

Vista cenital del patio en la que se aprecia la estructura exterior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un patio contemporáneo

Y al atardecer, la iluminación exterior mantiene la magia de los claroscuros que reflejan los diferentes haces de luz, colocados para que el ambiente invite a la calma y a la charla. Las formas geométricas se alargan y encogen en los parámetros verticales y horizontales que rodean el patio y aportan ese toque urbano y cosmopolita a un edificio con sabor antiguo y mucha historia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Terrazas con vistas

El edificio principal contaba con una protección patrimonial que se gestionó con nuevas soluciones arquitectónicas. Por este motivo, tras la remodelación, encontramos bellos trabajos de forja, como la barandilla de la terraza o el torreón
en su estado original.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una buena recepción

Al entrar en el hotel, la decoración de estilo contemporáneo se traduce en paredes revestidas en madera, cristal y acero. El mobiliario, sólo las piezas justas, presume de diseño y mezcla colores cálidos que matizan sus líneas modernas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Habitaciones dobles

¿Y la sensación de levantarse con la luz que reflejan las casas encaladas en blanco, típicas de este barrio sevillano? Las habitaciones (siete en total, seis dobles y una individual, una de ellas adaptada a personas con movilidad reducida) mantienen el equilibrio decorativo con el resto del hotel, aunque en ellas los detalles en madera en un tono muy natural, adquieren relevancia para bañar de calidez el ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Habitaciones con vistas

Todas las habitaciones son exteriores con grandes ventanales que invitan a disfrutar del paisaje. Los cojines y edredones arrullan y arropan al huésped en un blanco sólo salpicado por boutís en naranja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios íntimos

Tonos cítricos y azules se alternan con madera y blanco en la decoración de las habitaciones. La correcta iluminación ambiental formó parte del proyecto decorativo destacando como lámparas elegidas las famosas Tolomeo, de Artemide.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baños minimalistas

Los cuartos de baño de todas las habitaciones
se distribuyeron pensando en la máxima comodidad del huésped. Son espaciosos y están equipados con secador de pelo, espejo de aumento, cosméticos de viaje y suaves toallas de algodón egipcio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambientes cálidos

La imagen que el huésped encuentra al dejar o acceder a las habitaciones -escaleras y paredes de madera con una cálida iluminación- advierte de la premisa de confort y relax que se ha tenido presente en toda la planificación del hotel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles