Villa Slow: una cabaña de alquiler vacacional

En un idílico valle cántabro y con ADN de cabaña pasiega, Villa Slow es una casita de alquiler vacacional respetuosa con el medio ambiente… ¡Como no podía ser de otra manera!

image
Hearst

Arquitecta, propietaria y artífice de Villa Slow, Laura Álvarez creció muy cerca del paraje donde hoy se encuentra su deliciosa casa, en los Valles Pasiegos de Cantabria. Esta cabaña 4.0 se inspira en las originales que utilizaban antiguamente los habitantes de la zona, con un cobertizo para los animales abajo y una pequeña vivienda en la parte de arriba. En origen era una ruina de piedra ubicada en un terreno natural de más de dos hectáreas, en mitad de una naturaleza verde, jugosa, impresionante…

Laura nos explica que la estructura de la vivienda es simple: dos grandes ventanas panorámicas orientadas en direcciones opuestas permiten disfrutar desde la zona común de la casa, las impresionantes vistas como si de cuadros en movimiento se trataran. Las habitaciones, de generosas dimensiones y con una preciosa luz matinal, cuentan con su propio baño. Villa Slow es, además, una casa respetuosa con el medio ambiente tanto estética como técnicamente: bomba de calor, suelo radiante, aislantes de alta calidad y ventanas preparadas para retener el calor hacen de ella una casa pasiva. Además, todos los materiales utilizados en su construcción fueron reutilizados del antiguo cobertizo o proceden de Cantabria.

En cuanto a la decoración, la combinación de mobiliario funcional y elementos minimalistas, dan como fruto un espacio tranquilo, que cede todo su protagonismo al espectacular entorno.

Habitaciones: Tiene dos habitaciones con altillo y dos baños en suite. Precios desde 225 € al día.
Dirección: Las reservas se hacen a través del correo booking@villaslow.com

Fotos: David Montero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vistas infinitas

Abierta a la naturaleza, la casa cuenta con vistas infinitas y recibe regularmente la visita de las vacas que pastan en los alrededores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puerta de entrada

La puerta de entrada es pivotante y está realizada en madera de castaño; para Laura era importante mostrar la belleza de las vigas de madera del techo nada más entrar a la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Contraventanas

Las contraventanas, realizadas en madera de castaño y con marco de acero, fueron diseñadas para proteger la casa del sol en verano y garantizar la seguridad de la misma mientras permanece cerrada

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Piedra y madera

La gran mesa de comedor es un diseño de la arquitecta y fue hecha a medida en madera de castaño maciza. Sobre ella, lámpara
de acero Lett.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona común

Vista de la zona común de la casa, presidida por dos amplios ventanales enfrentados. Al fondo, flanqueando la chimenea, se encuentran los accesos a los dormitorios. La butaca es el modelo Cocktail chair, de Artifort, diseñada por Theo Ruth y adquirida en Amsterdam, junto con el resto de sillas y mesas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco y madera

En los interiores de la casa se combinan blanco y madera para contrastar con la tosca estructura de piedra del exterior. No es casual, la madera aporta un toque cálido, mientras que los blancos ayudan a entender el envolvente del edificio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Altillos

La altura de los techos permitió crear altillos en los dormitorios, sobre la estructura en forma de cubo que alberga el baño y el ropero. Se trata de una zona extra para que duerman los niños o para leer o escuchar música. La escalera de madera es un diseño de Laura Álvarez y fue realizada por la Carpintería Astillero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Duchas

Los baños están equipados con duchas de obra sin escalones ni otras trabas, para facilitar su uso a personas mayores o con discapacidad motórica. Todos los sanitarios son de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Actividades

La casa es perfecta para deportistas y amantes de la naturaleza, pero también para familias con niños, ya que en los alrededores se pueden realizar múltiples actividades accesibles para todos, y organizar visitas lúdicas muy cerca de ella.

Por ejemplo, al Parque de Cabárceno, que reúne casi 150 especies animales de los cinco continentes, o a las Cuevas del Soplao, un prodigio de la geología y museo de minería.

La proximidad de la costa cántabra ofrece también muchas opciones; esta zona es territorio surfero, con playas como Liencres, Langre, Oyambre, etc., perfectas para la práctica de este deporte.

Senderismo y ciclismo son opciones muy atractivas y con rutas para todos los niveles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hoteles