Puertas de exterior con buen diseño

Rústicas, restauradas, señoriales, pintadas, de líneas depuradas… El buen diseño y una imagen impecable definen a esta variada selección de puertas de exterior, en la que ninguna es de serie.

image
1 de 9
A dos aguas

En blanco y azul, un dúo muy costero que evoca la proximidad del mar y el color del cielo en esta casa, que destaca por su fachada acogedora. Para dar sombra y protección a la entrada se proyectó un bonito tejado a dos aguas, con el que se crea un acogedor porche. La entrada en dos frentes consta de puerta y tabique acristalados, y un lateral también cristalino. Un conjunto que proporciona abundante luz al interior. Proyecto del estudio SA&V.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Grande y pivotante

Un diseño minimalista con bisagra oculta. Es una puerta de generosas dimensiones, con apertura pivotante, realizada en madera de iroco y con barra cromada extra larga, da la bienvenida a este recibidor. Para saber más sobre puertas pivotantes, entra en la web de Timberplan. Interiorismo top en esta casa: la claridad del suelo de caliza se matiza con la calidez de la madera y de los colores del kílim. Arquitecto, Miguel Ángel Lacomba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Fusión de estilos

Una puerta que se podría clasificar en el estilo rústico depurado. Está realizada a base de tablones de pino tea recuperados. Su diseño y el tirador de hierro, realizado a medida por el estudio Baf7, reflejan un estilo de líneas austeras. Proyecto, de Kotablue. Interiorista, Mercedes de las Heras. En el suelo de piedra pulida grisácea, una piel de toro que procede de Isadora Art Déco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Portón con solera

Una entrada rústica donde el entorno realza al portón antiguo de madera con clavos. La puerta conserva el dintel o cargadero de madera original y el muro se remata con un tejadillo tradicional. En armonía, varias vasijas con bojs podados. Puertas antiguas de madera, similares, en Portae.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Muy señorial

Un diseño clásico, artesanal. Puerta de entrada doble, en blanco, ricamente decorada. Las molduras ornamentales forman cuarterones y los frentes de cristal en la parte superior se protegen con rejas de forja artística. El broche deco: la puerta se flanquea con una pareja de pedestal y jarrón, en perfecta simetría, un recurso que transmite de inmediato una grata sensación de orden. Proyecto del estudio de Élodie Sire.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Vanguardista

La puerta de entrada puede tener un ancho convencional pero si en el muro se realiza un vano acristalado parecerá más amplia y ganará interés visual. En este caso, la puerta tiene un diseño depurado con lamas en madera de iroco, que se prolongan visualmente en la reja de hierro que protege el tabique de cristal anexo, sin osbtaculizar el paso de la luz natural al interior. La entrada se protege de lluvia y calor extremo con un tejado minimalista, en línea con la arquitectura de esta casa ibicenca, proyectada por la arquitecta, María Rodríguez-Carreño

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
A todo color

Este tipo de puerta de madera, con cuarterones y molduras, son un clásico en casas antiguas del centro de cualquier ciudad. Si no están muy deterioradas, merece la pena conservarlas y hacer que recuperen protagonismo. Es frecuente que tengan un acabado en madera oscura, que no luce. Para actualizar y renovar su imagen se pueden pintar con esmalte de color, o dejarlas en blanco si se quiere un plus de luminosidad. A las puertas antiguas les sienta muy bien el color; es cuestión de arriesgar. En este caso, se renovó su imagen con un rojo que es todo carácter, pero también hay otros tonos menos intensos para carpintería, que dan buen resultado, como los que comercializan las firmas Laura Ashley y Farrow & Ball, entre otras. Ideal sobre el fondo rojo, la estrella de aire country, adquirida en Leroy Merlin. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Con ventana

Su estilo es austero, es una réplica de una puerta de casa de campo, pero es sumamente práctica. El cuarterón de la parte superior se puede abrir para que entre aire a la vivienda. Cerrado, su cristal deja pasar la luz, cuando se abre la contraventana de madera con listones cruzados. De modo que la puerta puede estar cerrada, pero el interior se llena de luz natural y/o aire.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Estilo marinero

Una fachada de lamas de madera con pintura en azul petróleo que hace destacar más la puerta y las ventanas en un luminoso blanco. Para que se conserven mejor y durante más tiempo, las puertas de exterior, y la carpintería expuesta, requieren un tratamiento que las proteja de la lluvia y el viento. En este caso, se ha aplicado el esmalte monocapa satinado, de Bruguer, con un acabado duradero en solo una capa. Si la pintura antigua está en mal estado, es necesario eliminarla y aplicar una imprimación, como el Preparador Universal Acrylic, también de Bruguer. Cuando se seque, entonces extender una capa abundante de esmalte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo