Recibidores hechos a tu medida

Escenario de reencuentros y despedidas, el recibidor debe conjugar en pocos metros sentido práctico y altas dosis de personalidad. 

1 de 11
En línea

Estrecho, oscuro, con pilares o varias puertas. Estas peculiaridades dificultan la distribución del recibidor. En este caso la entrada a la vivienda se prolonga en un pasillo.

¿Oscuro? La elección cromática acertada es el total white o los neutros. ¿Angosto? Sin muebles de gran tamaño. Solo una balda corrida. Un plus: la colección de animales de cerámica.

2 de 11
Un reflejo interesante

Enmarcado, sin moldura, en una composición de varios modelos de distintos tamaños, de pared o de suelo.

Los espejos te devuelven tu imagen en un vistazo rápido antes de salir de casa, pero también, y como por arte de magia, amplían visualmente el espacio.

Según el diseño que escojas puede convertirse en protagonista absoluto; como este original modelo de barrotillo, de Car Möbel, en 1,10 x 1,40 m (215 €).

Nuestra propuesta: recupera unas contraventanas antiguas e instálalas a ambos lados de una luna. También puedes usar el espejo para ocultar los feos cuadros de luces.  

3 de 11
Conexión total

En muchas ocasiones el espacio del recibidor se integra en el salón; en ese caso su cometido principal como paso previo a la casa se diluye. Es entonces cuando una sola pared puede transformarse en un improvisado espacio de recepción que nos conduce al interior.

Decórala con papel pintado o una tonalidad más intensa y muebles en un estilo consecuente con el resto de la decoración. De la firma
Laura Ashley: consola Aylesbury (935 €), pintura arándano (51 €/2,5 l), estor confeccionado con el tejido Summer Palace Arandano (60 €/m) y alfombra Highland (170 €).

4 de 11
Una cortina detrás de la puerta

En las viviendas en las que el acceso principal permanece abierto cuando el tiempo lo permite -porque comunica con el porche o el jardín- se puede instalar una cortina, que evite corrientes y proteja la entrada de polvo del exterior.

De Laura Ashley: aparador Bramley (1.700 €), cortina de tela Holden arándano pálido (39 €/m), barra (desde 155 €) y remate (37 €).

5 de 11
En lugar de un armario

Una solución práctica e ingeniosa, perfecta para espacios reducidos en los que no existe un armario empotrado, es recurrir a piezas que cubran las necesidades de almacén y aporten un plus decorativo.

Un mueble multicompartimentos, una cómoda o una librería con cestas harán las veces de zapatero. Y para los abrigos, un perchero de pie o un galán.

De la firma Ib Laursen: consola (595 €), estructura con perchas (440 €), espejo (68 €) y farolillos (7,50 y 9,95 €).

6 de 11
Mobiliario para el día a día

¿Qué es lo primero que haces al llegar a casa? Quitarte el abrigo y los zapatos y deshacerte del bolso. Si además has recogido algo de correspondencia y llevas las llaves en la mano, agradecerás un lugar donde dejarlas.

Esta situación, tan común para todos, marca el mobiliario imprescindible en el recibidor: un zapatero y un perchero de pie o de pared. En esta propuesta, de la firma Ikea, se han instalado varios zapateros Trones en color azul (29,99 €/3 unidades) y en la pared, el sistema de almacén Algot.

Cuida también la iluminación con una lámpara de mesa, de pie o aplique de pared. Y no olvides un paragüero.

7 de 11
Zona de paso para todos

El recibidor es testigo de las idas y venidas de todos los miembros de la familia. Y cada uno necesita su espacio.

Es un buen lugar para dejar mensajes o anotar una cita importante. Incorpora un panel de pared o pinta el frente con pintura de pizarra y recibe a tus invitados con un mensaje que derroche positivismo. Consola en madera y estructura metálica, en 1,40 x 0,28 x 0,80 m (179 €), en www.car-moebel.de 

8 de 11
Dos en uno

¡O incluso tres! Banco, perchero y zapatero. Un mueble que incorpora perchas para la ropa colgada, un armario para los zapatos y una superficie que actúa como banco para calzarte antes de salir de casa o dejar el bolso al llegar. Y todo en un único frente.

Ouessant, de Maisons du Monde; mide
0,96 x 0,40 x 1,87 m (369,90 ). 

9 de 11
Trucos visuales

Y si tienes un pasillo largo, la clave es reducir la longitud con recursos decorativos. Sitúa el mobiliario al fondo, donde además no entorpecerá el paso, aunque esta zona
no quede inmediatamente a continuación de la puerta.

¿Qué hacer? Pinta la pared de un color diferente al resto, incluso de mayor intensidad, para acortar y eliminar el efecto túnel. Los muebles: una cajonera alta y un perchero.

De Ikea: perchero (39,99 €), riel en madera (10 € en 55 cm), pomos de colores (desde 5 €) y cómoda de 6 cajones Nordli (139 €). 

10 de 11
Funcionalidad y orden, mandan

A estas alturas queda claro que son dos aspectos a los que debe responder la decoración del recibidor. Sea cual sea el espacio, existe una solución a tu medida.

En estos casos, las paredes intervienen para lograr un resultado estético impecable, pero también en cuanto a posibilidades de almacenaje. Fíjate en este ejemplo: en un frente, una composición con elementos de fondo reducido.

Estos ofrecen, además de guiños estéticos, soluciones de organización (un espejo con repisa y percheros). Mueble taquilla, similar
en Better & Best. Espejo grande con moldura, de Ikea (79 €). 

11 de 11
A media altura y un banco

Un zócalo rematado con una moldura en la que se apoyan algunos objetos decorativos, unos colgadores de pared (tendrás las llaves siempre localizadas) y un banco.

Guarda debajo los zapatos o las zapatillas de estar en casa, a la vista, en pares perfectamente colocados, o en cajas. La alfombra aporta calidez a un conjunto donde menos es más. Banco, de Hübsch (180 €). Todo, de venta en www.car-moebel.de 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de De paso