Lo mejores ejemplos de escaleras decorativas

Sus peldaños tienen la función de comunicar plantas, pero también pueden ser decisivas a la hora de marcar estilo en una casa. Descubre cómo, con un buen diseño, llegan a lo más alto.

Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
1 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
Sin tabiques

La escalera proporciona intimidad a la zona de estar de este salón de planta diáfana, al tiempo que delimita su espacio, lo separa de la entrada y lo hace más acogedor. Destaca por su atractivo diseño de obra, con peldaños volados de madera sin barandilla, y por su ubicación acertada. Reforma, de la arquitecta Mª José Navarro Segura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
Diseño minimal

La escalera de esta casa se simplificó al máximo y, aún así, tiene un considerable impacto visual. En línea eliminó la balaustrada, los escalones, muy depurados y adosados a la pared, se sustentan en un eje de acero que gana relieve por su marcado contraste gris. Para garantizar la seguridad, se instaló un pasamanos en la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
Un cambio de lugar

Reformar supone mejorar la distribución y, con frecuencia, modificar la ubicación de la escalera para que se adapte a la nueva organización del espacio. Esta planta baja se dejó prácticamente diáfana y hubo que estudiar el lugar más adecuado para ella, para garantizar una circulación fluida. Ahora su primer tramo, su arranque, se alinea con el tabique que acoge un armario empotrado; y el segundo, de altura considerable, no es un obstáculo para el paso. En cuanto a diseño, su estructura depurada de acero lacado la convierte en un contrapunto de modernidad en este proyecto, de Tara Flanagan y Josep Curanta, que conserva toda la esencia del estilo rústico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
Superficie continua

Ante una pared de piedra con tanta presencia la solución es dejar que la escalera contraste sutilmente con un material como el cemento pulido. Jugar con las texturas para realzar el trazado escalonado es un acierto. El efecto que se consigue con el cemento empleado para las escaleras y el solado es el de un espacio despejado y más amplio. En armonía con la pureza de la escalera, una barandilla superligera. Proyecto del arquitecto Rafael Munar y Construcciones Na Ferrera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
Con traje nuevo

Dar otro color a la escalera y elegir una moqueta para cubrir los peldaños son dos cambios que renuevan por completo el look de un diseño tradicional. Apostar por el blanco aligera el peso visual de la escalera y revestir los escalones con tejido tiene ventajas: disimula cualquier desperfecto, mejora la amortiguación de ruidos al subir y bajar, protege frente al desgaste y reduce el riesgo de caídas al evitar resbalones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
Coherente con el proyecto

Esta escalera de caracol —con peldaños volados con forma de cuña que giran en torno a un eje central— se integra fácilmente en el interiorismo de este dúplex al mantener el mismo lenguaje estético que el tabique entreabierto con listones de pino y la península. Combina la madera y el color blanco, dos señas de identidad de esta casa, y su diseño se ha personalizado al incorporar cables de acero en aspa en todo el recorrido de su balaustrada. Interiorista, Mónica López Andreu. Arquitecto, Miguel Ángel Carretero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
En el centro del salón

No se esconde, tampoco se adosa a la pared, porque su diseño depurado se integra bien en este salón de estética actual. Actúa como elemento clave en la distribución y delimita los dos ambientes: zona de estar y comedor. Proyectada con un único tramo recto y altura considerable, deja libre el paso entre ambos y, por su diseño limpio, mantiene la profundidad visual. Sin decoración alguna a su alrededor, para priorizar la circulación, sus peldaños de madera restan frialdad a su estructura de acero, pintada en un tono similar al suelo de mármol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
Ganar espacio extra

Esta escalera de dos tramos rectos muestra una solución poco habitual pero bien pensada: colocar en el arranque y la meseta intermedia sendos muebles auxiliares con capacidad de almacén. Con tan solo un fondo de 20 cm los dos se integran en la caja de la escalera con su color blanco, sin estorbar la circulación. Colección modular, de la firma Car Möbel, con múltiples posibilidades de diseño. En primer plano, armario con medidas de 0,40 x 0,20 x 1,45 m (230 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
Acceso discreto

Adosada a la pared, esta escalera comunica el salón con un altillo que acoge el dormitorio. Su diseño semivolado y ligero, realizado en chapa lacada, no recarga el espacio y con su acabado blanco impoluto se funde con las paredes. A destacar: la composición tan equilibrada creada con los cuadros de diferente formato en el tramo de la escalera, a la que aportan calidez. Proyecto del arquitecto de interiores Mikel Larrinaga. Butacas antiguas, de Marisa de las Heras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
Con otro estilo

Una escalera de mármol, atemporal, se puede actualizar con un cambio simple, como el realizado aquí: solo hizo falta sustituir el pasamanos por otro de latón cepillado para que el diseño adquiriera un aire nuevo, un punto más sofisticado. Otras opciones para escaleras de hace tiempo: sustituir su balaustrada por otra de cristal, que aligere su peso visual, o como se hizo en esta casa, encargar para el frontal de subida un panelado de cuarterones de madera lacada y espejo. Interiorista, Belén Ferrándiz. Pasamanos, de F. Domarco. Consola, de El Rastro. Lámpara, de Detana. Flores de Bourguignon.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Escaleras
Pablo Sarabia / HEARST
Semivolados y ultraligeros

En la rehabilitación de esta casa el diseño de la escalera acentúa el estilo rústico contemporáneo que el proyecto se fijó como objetivo. Por eso, en lugar de un diseño robusto y tradicional, se ha optado por peldaños de madera volados, sin contrahuella, que aligeran su peso visual. Pero además, para potenciar la luz natural y delimitar el espacio de la caja —el volumen que ocupa la escalera dentro de la vivienda— la piedra se ha sustituido por pintura blanca. Arquitecta, Gloria Durán Torrellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso