12 Escritorios funcionales para montarte una zona de trabajo bonita y funcional

Tener la oficina en casa te permite organizarla a tu gusto, con muebles y detalles que te harán tan feliz, que desearás ponerte manos a la obra cada día.

Escritorios
Hearst

Cómo organizar una zona de trabajo en casa donde da gusto estar. Las oficinas de este reportaje ¡sí te apetecerán!

1 de 12
Escritorios
Hearst
En la entrada

El propietario de este piso tiene la oficina en casa y, para preservar su intimidad cuando le visitan clientes, organizó el despacho en el recibidor. Una solución brillante fue sustituir la pared que lo separa del salón-comedor por una librería de obra sin trasera, que permite que la luz natural llegue a la zona de trabajo. Proyecto, del estudio Backsteen. Mesa diseñada por el interiorista Víctor Zorita. Lámpara, de Hanbel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Escritorios
Hearst
Para espacios mini

Por muy pequeña que sea tu casa, siempre existe una solución. Una mesa tipo libro, que se despliega a la hora de trabajar y se recoge de nuevo para no obstaculizar el paso, es una opción excelente. Como el escritorio de pared Cathy, con sobre abatible y espacio de almacén por encima y por debajo de la superficie de trabajo. De Kave Home, mide 100 x16/66 x 74 cm (337 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Escritorios
Hearst
Para dos personas

Si trabajas en pareja, lo ideal es reservar un espacio amplio. En este caso, el despacho se ubicó en el salón, con una mesa corrida de pared a pared, dos puestos y una zona central compartida donde colocar la impresora, el escaner, etc. Escritorio, de Ikea. Sillas, de Habitat. Proyecto, de Egue y Seta

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Escritorios
Hearst
En color azul

¿Sabías que trabajar en un ambiente decorado en la gama de este color aumenta la productividad? Aquí se han alternado dos tonos: empolvado en la pared y egeo en la ventana, el rodapié y la tapicería de la silla. Sobre este fondo, la mesa marfil destaca y añade luminosidad al despacho; similar, en la firma Laura Ashley.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Escritorios
Hearst
Trabajar y guardar

A la hora de planificar una oficina en casa, pensamos en la pareja mesa + silla. Pero también se necesitará espacio donde almacenar facturas, pinturas, telas… Los archivadores tipo taquilla permiten clasificar los materiales y localizarlos fácilmente. Estantería con 5 casilleros Jimmy, en 100 x 22,5 x 25 cm (94,99 €). Escritorio Verde, de mango con estructura de metal blanco y dos cajones; en 120 x 55 x 78 cm(299 €). Taburete Jimmy (49,99 €). Todo, de Maisons du Monde.

Diseño ligero. Si temes que la zona de trabajo sature el espacio, elige un escritorio liviano. ¿Las claves? Que tenga una estructura minimalista, como la de varillas metálicas de la imagen, y un sobre que pese poco visualmente: blanco o de madera clara, ya sea en un acabado natural, pintada, talqueada, decapada…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Escritorios
Hearst
Junto a la ventana

Es el lugar perfecto, ya que permitirá trabajar con luz natural. Puedes colocar la mesa cara al vano, o en perpendicular, pero nunca de espaldas a la ventana para que la pantalla de tu ordenador no reciba reflejos. Escritorio Bromo, con siete cajones y puerta; en 130 x 66 x 77 cm (852 € aprox.). Es de Moycor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Escritorios
Hearst
En una zona difícil

Un pilar, un retranqueo… La presencia de algunos elementos estructurales en casa hace que resulte complicado amueblar la pared en la que se encuentran. Sin embargo, esos espacios a menudo tienen las dimensiones idóneas para crear una zona de trabajo. El escritorio Bassay aglutina en una única composición la mesa —con bandeja deslizante y un cajoncito— y dos estantes superiores. Pertenece a la colección Ladder y mide 84 x 55 x 184,6 cm (299 €). Es de Banak Importa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Escritorios
Hearst
A los pies de la cama

Cuando el dormitorio es amplio, se convierte en una buena alternativa al salón, ¡sobre todo, en las horas punta familiares! Aquí, el despacho se organizó en la pared opuesta al cabecero. La mesa y las sillas, ambas muy ligeras, no recargan el espacio. Una lámpara con brazo articulable permite iluminar la mesa o la chaise longue en función de si se trabaja o se descansa. Interiorismo, de Rosalía Dos Santos.

Cara a la pared. Puedes adosar la zona de trabajo a cualquier tabique del dormitorio siempre que, desde la silla, no tengas una visión directa de la cama. Sentarte de cara a la pared disminuirá la somnolencia y evitará la tentación de tumbarte esos cinco minutos que… ¡corren el riesgo de transformarse en horas!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Escritorios
Hearst
Con buen fondo

Esta zona de trabajo es sencilla: un tablero de madera que se sujeta a la pared con escuadras, una cajonera, una silla y una lámpara. Pero lo que la hace especial es el papel pintado que cubre el frente: es el modelo Tobu, de la colección Hanami, de Caselio (39,65 €/10 m). Silla y flexo, similares en Lola Home. Cajonera Helmer, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Escritorios
Hearst
Entre dos librerías

La simetría de esta composición realizada en un salón, transmite tranquilidad, un factor clave para concentrarse y rentabilizar el trabajo. La mesa apenas sobresale respecto a las librerías para no interrumpir el paso. Realizada a medida con un tablero sin desbastar y un par de borriquetas, se ilumina con un aplique de pared atornillado al estante superior de la izquierda. Proyecto y mesa, del Estudio de Arquitectura e Interiorismo La Reina Obrera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Escritorios
Hearst
Con buen fondo

Esta zona de trabajo es sencilla: un tablero de madera que se sujeta a la pared con escuadras, una cajonera, una silla y una lámpara. Pero lo que la hace especial es el papel pintado que cubre el frente: es el modelo Tobu, de la colección Hanami, de Caselio (39,65 €/10 m). Silla y flexo, similares en Lola Home. Cajonera Helmer, de Ikea.

Cuestión de luces. Al manejar tanto material, necesitarás toda la superficie de trabajo libre, y una lámpara de mesa te robaría espacio. ¿Las alternativas? Un aplique, un diseño de pie con pantalla orientable, un modelo de techo suspendido a unos 70 cm de la mesa o una lámpara de pinza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Escritorios
Hearst
Camuflada

Por fuera parece una cómoda, pero el frente del cajón superior se abate y se convierte en un escritorio, con estantes internos para mantener en orden el material de oficina. Sus medidas: 100 x 35 x 117 cm (399,90 €); en www.car-moebel.de

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso