Cómo decorar la buhardilla de una casa: 30 ideas y ejemplos para copiar

Deja de soñar con transformar esa buhardilla oscura y sin utilidad práctica en una habitación con encanto. ¡Pasa a la acción y gana metros!


    ¿Tienes una buhardilla en casa y no sabes qué hacer con ella? Muchas veces dejamos espacios como este sin decorar precisamente porque les damos poca utilidad. En lugar de que quede abandonada, oscura y sucia, ¿por qué no trabajarla para convertir la buhardilla en una habitación más?

    Cualquier parte de la casa se le puede sacar provecho. La buhardilla es, a grandes rasgos, el lugar donde solemos almacenar todo tipo de objetos y muebles que suelen estorbar por el resto de la casa. Ha llegado el momento de que cambiemos la tendencia y utilicemos esta estancia con otro propósito. El objetivo es que podamos emplearla desde otro punto de vista. Además, siempre hay formas de aprovechar las zonas más bajas del techo abuhardillado, con muebles a medida o soluciones específicas, o como área de almacenaje.

    Una correcta climatización, la elección acertada de los materiales y una distribución funcional son pautas básicas para sacar partido a la buhardilla.

    Gana habitación en la buhardilla

    Generalmente, las buhardillas tienen una abertura en el techo o una ventana por la que entre luz natural. De este modo, nos aseguramos que no va a quedar como un espacio oscuro y sombrío. En el fondo, tenemos los medios oportunos para desarrollar una decoración apropiada que nos permita disfrutar más del lugar. Es una forma de aprovechar la zona alta de la casa y convertirla en un lugar mucho más interesante.

    Se puede trabajar desde distintas vertientes. Un dormitorio, una sala de estar, un rincón de lectura, como espacio de trabajo, un saloncito recogido, etc. Son múltiples las posibilidades y, además, podemos aportar un toque de personalidad para que se convierta en un lugar sofisticado y elegante. Merece la pena que podamos sacarle más rentabilidad y que la utilicemos más a menudo.

    Estilos para trabajar la buhardilla

    Por un lado, se recomienda trabajar la diafanidad; es decir, interesa que haya espacialidad para ganar en comodidad y amplitud. Por otro lado, resulta conveniente que los cromatismos ofrezcan armonía y originalidad, del mismo modo que si queremos meter materiales como la madera pueden quedar muy bien.

    Por supuesto, escoge el estilo más apropiado: vintage, rústico, moderno, minimalista, etc. Todos ellos quedan muy bien, solo tienes que tomar la decisión de elegir el que más te guste y que mejor se amolde a la vivienda. No hay que olvidar que la buhardilla forma parte de la casa y que debe guardar unos parámetros estéticos semejantes a otras habitaciones.

    Para que saques algunas conclusiones e ideas respecto al estilo que quieres trabajar, te recomendamos que eches un vistazo a los siguientes ejemplos para que encuentres la mejor.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    1
    Buhardilla engamada
    Hearst

    La integración y unificación de todos los elementos estructurales bajo un mismo color -en este caso el blanco- ofrece una potente sensación de unidad. Es una magnífica solución cuando la estructura es irregular, con paredes y techos inclinados. La incorporación de un gran ventanal también blanco, como este de Velux, hará aún más agradable el espacio gracias a la generosa entrada de luz y a las panorámicas que ofrece. Si hablamos de un dormitorio, como en este caso, habrá que dotar a las ventanas de cortinas de oscurecimiento o de persianas integradas.

    2
    Ventanas de tejado
    Hearst

    Los vanos en los techos son soluciones perfectas, tanto para aportar ventilación desde el exterior, como para sumar una fuente de luz natural. Esta obra se puede llevar a cabo solo cuando se dispone de potestad sobre el propio tejado, es decir, en una casa unifamiliar, un chalé o un adosado. Quizás la única dificultad sea la apertura y cierre de la ventana si los techos son muy altos; para solventarlo, firmas especializadas como Velux ofrecen diferentes sistemas, manuales a base de barras y manivelas extensibles, y eléctricos, que funcionan mediante un mando a distancia.

    3
    Confort térmico
    Hearst

    Si vas a reformar la buhardilla, el punto clave para convertirla en un espacio habitable es el aislamiento térmico en la envolvente: cubierta —con obra por el interior o por el exterior—, ventanas y suelo. ¿Por qué el suelo? Porque estarás reforzando el aislamiento de las plantas inferiores, ya que actuará como una cámara aislante. Además, debes planificar bien el sistema de calefacción y el de aire acondicionado.

    4
    Homogeneidad cromática
    Hearst

    Cuando la pendiente es pronunciada, si pintas las vigas y las entrevigas en blanco conseguirás el efecto óptico de alejar el techo para crear sensación de espacio y multiplicar la luz natural. Parecerá más amplia si el suelo tiene una superficie continua: moqueta, microcemento, mortero autonivelante, resinas… Sillón Coconut, de Vitra.

    5
    Estética vintage
    Hearst documentación

    Mantener la fisonomía rústica de las buhardillas, con las vigas en el techo, es lo habitual; pero en una vivienda antigua es necesario que un profesional valore el estado de la estructura para reforzarla, recuperarla o sustituirla por una nueva. Opciones: vigas de madera antigua, que se pueden encontrar en almacenes de derribo y aserraderos, o de imitación y decorativas, en tiendas de bricolaje como Leroy Merlin y Bricor.

    6
    Atmósfera envolvente
    Hearst

    El color gris que unifica las paredes y el techo de este espacio abuhardillado —en la planta superior de una casa de campo— lo convierten en un ambiente mucho más acogedor y pleno de matices en contacto con la luz natural, al tiempo que crean continuidad visual con el dormitorio. Reforma, del estudio Jimmie Martin. Sillas Panton, editadas por la firma Vitra.

    Iluminación. Como regla general, las lámparas de suspensión en una buhardilla solo se aconsejan si se sitúan sobre mesas o en ángulos libres de circulación. Respecto a la luz ambiental, es óptima la que aprovecha la estructura. Por ello, los focos instalados en superficie en las vigas, y orientables, son excelente opción.

    7
    Distribución diáfana
    Hearst

    Es la que se aconseja en la mayoría de las buhardillas para no frenar el paso de la luz, ni cambiar la percepción espacial y la perspectiva. Si hay que hacer alguna división, se puede recurrir a muebles bajos y muretes. En este dormitorio se muestra otra solución: la presencia de dos pilares y una viga transversal crea la división visual del espacio en dos ambientes, zona de descanso y de trabajo.

    8
    A cuatro aguas
    Hearst documentación

    En buhardillas con este tipo de tejados la habitabilidad se reduce, ya que se limita al centro de la habitación. En esta, acondicionada como zona de estar y lectura, la distribución con mueble bajo multiuso en L y sofá es la óptima.

    9
    Zonas de almacén
    Hearst

    Saca el máximo partido al espacio donde el techo es más bajo con un armario empotrado realizado a medida y con puertas correderas. Si tiene el mismo acabado que las paredes y el techo, se mimetizará con ellos y ganarás orden visual. En la reforma de este ático, realizada por Espacio Acorde, además de la ventana de tejado, se proyectaron otras dos abiertas a la terraza, para que llegara la luz natural al comedor.

    10
    Con luz natural
    Hearst

    Instalar ventanas de tejado transforma un desván olvidado en el espacio con más encanto de la casa. La luz natural y la ventilación, lo mejoran; además, aumentan el valor de cada metro cuadrado. Busca respuestas a tus dudas en la Guía de inicio de reforma, de Velux, de descarga gratuita en el link Fanaticos.velux.es/tres-aliados-perfectos. Y con la aplicación MyDaylight podrás visualizar mediante realidad virtual el resultado de una posible reforma en tu ático… Ventanas, de la firma Velux, con acabado en blanco.

    Te interesa ver esta vivienda familiar con buhardilla en el Pirineo catalán.

    11
    Medidas de seguridad
    Velux

    Las ventanas de tejado suelen cubrir una extensión considerable, por lo que se recomienda buscar un modelo que ofrezca el mejor aislamiento térmico y acústico posible. Para ello el PVC es excelente; también el doble cristal, tipo Climalit, con capa de aire o de gas en medio que impedirá la entrada de frío y de ruido. En este baño se instaló una ventana de la firma Velux, que cuenta con un cristal de seguridad que, en caso de rotura, no se hace añicos.

    12
    Materiales
    Hearst

    En viviendas antiguas puede ocurrir que al picar aparezcan los materiales y vigas originales. Si su atractivo y buen estado te impulsa a conservarlos, primero deberás asegurarte de su solidez y confirmar con la asesoría de un profesional, por ejemplo, que la madera no ha sido atacada por insectos como la carcoma, o que el mortero que une la piedra de los muros está en buen estado. Además, es conveniente valorar si es necesario reforzar la estructura con vigas nuevas.

    13
    Elementos arquitectónicos
    Hearst

    Los retranqueos, pilares, huecos y hornacinas provocadas por el abuhardillado de algunos techos pueden ser más que prácticos y decorativos si añadimos un poco de imaginación. En estos casos los muebles o estantes a medida son los mejores aliados para convertir un hueco en apariencia inservible en una coqueta zona de trabajo o estudio. Incluso una sencilla cortinilla a rayas es una excelente y decorativa forma de ocultar el espacio de almacén.

    14
    La escalera
    Hearst

    A la hora de comunicar la buhardilla con el resto de la vivienda es necesaria una escalera; ésta se debe colocar al final de la obra, cuando el suelo esté pavimentado, para conseguir el ajuste perfecto. Es muy importante instalar una barandilla alta y visible, por seguridad. Además, si el nuevo espacio va a estar destinado a los niños, convendrá colocar una puerta al final, sea cual sea su edad.

    15
    El suelo
    Hearst

    Un correcto aislamiento es lo más importante para convertir en habitable la buhardilla ya que suele ser la zona de la casa que sufre temperaturas más extremas. Las tarimas son una opción excelente; la madera natural de por sí es un aislante estupendo, aunque conviene reforzarlo con un material específico entre el forjado y el suelo tipo láminas de polietileno, morteros especiales, espumas de poliestireno, etc.

    16
    Techos decorativos
    Hearst

    El encanto y la calidez de unas vigas vistas en el techo es indiscutible; por eso, si existen en la estructura lo más apropiado es conservarlas y darles relevancia. Si su presencia es demasiado evidente, también es posible pintarlas en blanco. Si no las hay, se puede optar por unas vigas falsas de fibra de vidrio o poliéster (de venta en Leroy Merlin o Bricor).

    17
    Una buena distribución
    Velux

    Los desniveles de paredes y techo pueden complicar la ubicación de los muebles; para una correcta organización lo mejor es situar cajoneras de poca altura donde el techo es más bajo, y completarlas con estanterías modulares que se puedan escalonar (de Ikea). Ventana, de Velux.

    18
    Espacios para soñar
    Hearst

    Un techo muy inclinado sobre la zona de descanso puede causar sensación de agobio... o convertirse en un romántico lucernario para ver las estrellas si se instala una claraboya. Incluso, cuando se dispone de mucho espacio, se podría optar por varias ventanas o cristales fijos, según convenga. En Leroy Merlin se pueden encontrar este tipo de ventanas para instalarlas uno mismo, incluso una guía completa y muy detallada para acertar con la elección.

    19
    Espacio de almacén
    Hearst

    Las buhardillas -con sus vigas de madera a la vista y sus coquetas ventanas de tejado­- desprenden un encanto especial. Aunque, si los techos son bajos en exceso, su distribución se complica. Para estos casos, la mejor propuesta es crear equilibrados espacios de almacén; puede ser un vestidor, una zona de juegos o el perfecto desván. Lo más importante es optar por muebles de capacidad que sean modulares y se puedan apilar respetando la inclinación del techo.

    20
    Ventanas
    Velux

    La luz natural es fundamental para lograr claridad en una buhardilla; la firma Velux ofrece un amplio abanico de opciones para conseguir este objetivo. Soluciones aislantes y estancas de doble cristal con cámara de aire, protectores solares, incluso, si el techo está demasiado alto, se pueden instalar ventanas de apertura eléctrica.

    21
    Instalaciones
    Hearst

    Ubicar el cuarto de baño o la cocina en la buhardilla conlleva una serie de instalaciones adicionales como son las tomas de agua, desagües y electricidad específica, con toma de tierra para los electrodomésticos. Será necesaria la intervención de personal especializado ya que también se requiere la colocación de nuevas tuberías. Es recomendable prescindir de gas si no existe preinstalación disponible.

    22
    Pilares maestros
    Hearst

    Ciertos elementos estructurales son inamovibles, aunque compliquen la decoración. Si es el caso, lo mejor es integrarlos en el ambiente; por ejemplo, dentro de un mueble a medida o cubriéndolos por completo con paneles a juego con los revestimientos. La clave para lograr el equilibrio es mantener la línea decorativa y huir de los estilos contrapuestos.

    23
    Climatización
    Hearst

    Aislar la cubierta es uno de los principales trabajos en estos espacios. Se puede optar por placas de cartón o yeso, por ejemplo Knauf o Pladur, o colocar paneles decorativos como los que ofrece Thermochip, con un núcleo de espuma rígida de poliestireno, aislante e ignífugo. Como complemento es perfecto un split con bomba de calor y frío.

    24
    Calefacción
    Hearst

    En caso de climatizar la buhardilla una opción magnífica es la calefacción por suelo radiante que, además, servirá como aislante. Es un sistema de tuberías que se instala antes de montar el revestimiento y permite un ahorro energético del 15-20%.

    25
    Escaleras para espacios pequeños
    Hearst

    Puede que la buhardilla sea demasiado pequeña para instalar una escalera de grandes dimensiones; en este caso se puede optar por un modelo escamoteable o de barco, que ocupan sólo 65 cm de ancho. Las de caracol miden 1,10 m de diám. como mínimo. + escaleras para la buhardilla

    26
    Mobiliario a medida
    Hearst

    La versatilidad de las librerías de obra es perfecta para adaptarlas a espacios difíciles como son los abuhardillados. Pueden ser de DM, Pladur o escayola, materiales que permiten salvar vigas y pilares. Antes de encargarla, estudia las medidas y, si la van a utilizar los niños, deja unos 50 cm entre baldas para guardar con holgura sus juguetes.

    27
    El uso de los colores
    Hearst

    En las zonas de paso abuhardilladas -como recibidores, distribuidores o pasillos- hay que tener especial cuidado con las vigas vistas, e idear soluciones que transmitan sensación de desahogo. La opción más sencilla y acertada es la presencia del blanco, tanto en las paredes como en los techos. Aquí, los espacios entre vigas se pintaron en blanco, lo que permite resaltar la presencia de la madera como recurso para crear profundidad y sensación de altura en los techos. El resultado es un entorno agradable y auténtico.

    28
    Resaltar las vigas
    Hearst

    Si la altura de los techos lo permite, incluso aunque cuenten con cierta inclinación, resaltar la presencia de las vigas puede ser un recurso decorativo excelente. En este salón tan singular se lacaron en un gris verdoso, a tono con el resto de la carpintería y con el pilar central del ambiente. El resultado es acogedor y original a un tiempo por la curiosa mezcla que combina piezas de estilo rústico, con obras de arte vanguardistas y detalles clásicos, como las butacas antiguas con tapicería capitoné, de la firma Pepe Peñalver.

    29
    Crear armonía
    Hearst

    La estructura de una vivienda y su interiorismo van íntimamente unidos; por eso, se deben tener en cuenta ambos para lograr un ambiente bien decorado. Este salón tan acogedor, por ejemplo, cuenta con un llamativo techo de madera abuhardillado que conviene descargar con un mobiliario en tonos claros y de aspecto ligero. La pared, en blanco, y el enorme ventanal equilibran y armonizan el conjunto con un resultado francamente atractivo.

    30
    Buhardilla acabada en blanco
    Hearst

    La presencia evidente de vigas de madera, tanto en paredes como en los techos inclinados, es frecuente en los espacios abuhardillados; aunque puede resultar un poco agobiante si su tono natural es oscuro. Blanquear la madera o pintarla en un acabado muy claro iluminará toda la estancia. Sofá en esquina, de Kibuc.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Reformas