Librerías integradas en la zona de comedor

Las últimas tendencias decorativas trasladan las librerías al comedor, donde suele haber más superficie en la pared. Integrarlas es muy fácil, sólo tienes que calcular el espacio del que dispones y procurar que su diseño no agobie el espacio.

image
1 de 5
Para que no quede un ambiente demasiado recargado ni oscuro,

que transmita sensación de agobio, es importante potenciar la luz. En este caso, para conseguirlo, se optó por el color blanco, presente tanto en la librería de obra como en la mesa rectangular del comedor. Además, al estar situado junto a una gran terraza, este color refleja la luz natural que entra durante todo el día. Para marcar el contraste, las sillas se tapizaron en piel de color marrón chocolate. Sillas, de Sit Down. Mesa de comedor, modelo Obeliscos, diseñado por Estudi Metro. Librería realizada a medida en Pladur.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Aprovecha al máximo

todo el espacio que te ofrece la pared para conseguir una amplia zona de almacén. Aquí se hizo una librería de obra de suelo a techo que ocupa toda la pared que separa el comedor del recibidor. El estante más alto se prolongó, a modo de dintel, sobre el vano que conduce al recibidor. En la parte inferior se dejaron dos amplios vanos para colocar dos aparadores para el menaje. Mesa y sillas, de Habitat. Aparadores Sapporo, de La Continental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Si no quieres hacer obra en casa,

lo mejor es que optes por colocar una librería exenta, y para aprovechar bien el espacio, lo mejor es que te la hagan a medida. Aunque también puedes optar por un modelo modular. En este caso, la librería no tiene trasera, para aligerar el espacio visualmente. Está realizada en roble, a juego con la estructura de las sillas. En contraste, la mesa de comedor es de madera oscura, por lo que se convierte en el centro de la decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
No desaproveches los retranqueos;

te serán muy útiles para instalar unas baldas de obra que puedes pintar del mismo color que la pared. De esta manera, podrás ganar zonas de almacén sin ahogar el espacio. En este caso, la estantería de obra se completó con otra para discos colocada al lado. En el comedor se combinaron sillas de diseño con una mesa clásica de madera, una buena manera de calentar la frialdad del blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
En espacios pequeños a cualquier hueco se le puede sacar partido.

En este comedor, se aprovechó el retranqueo de la pared junto al armario para hacer unos estantes en la pared protegidos con unas baldas de cristal, que le dan un toque más moderno. La puerta del armario se sustituyó por un espejo, que refleja la luz y amplía el espacio. El comedor se amuebló con una mesa con sobre de cristal, muy ligera, y las sillas se reemplazaron por unos pufs, que se guardan debajo de la mesa y no ocupan espacio. Mesa, de Habitat. Pufs, de Ikea tapizados por Proyecto 21 Telas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso