Saca partido a las hornacinas de obra

Las hornacinas de obra son una solución perfecta para aprovechar los espacios más complicados de decorar. Un dormitorio pequeño, el pasillo, una escalera... se transforman en elementos con interés decorativo gracias a las hornacinas.

image
1 de 6
En este dormitorio no quedaba espacio libre para colocar mesillas.

El problema se solucionó con una hornacina de obra que también sirve de cabecero. La repisa tiene el fondo perfecto para colocar unos libros o el despertador. Además, en los laterales se instalaron halógenos que facilitan la lectura. El fondo de la hornacina se decoró con dos fotografías apaisadas, de Ikea. Es una idea del estudio Proyecta Arquitectura Interior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Una zona de paso tan complicada como el pasillo gana interés visual si se realiza una hornacina en la pared.

Dado que el pasillo suele ser estrecho, no hace falta que la hornacina sea profunda. Basta con que tenga unos 10 cm de fondo para decorarla con un pequeño jarrón o con fotografías para lograr una atractiva composición.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
La luz añade a la hornacina un efecto teatral sugerente.

Gracias a ella, cualquier objeto que se coloque dentro del vano atraerá nuestra atención. Por eso, es importante seleccionar la pieza que vamos a situar dentro de la hornacina: un cuadro, un jarrón con forma escultórica… Aquí, las luces laterales se cubrieron con placas de metacrilato pintadas; es una idea de Pablo Falcón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Una hornacina con baldas es una excelente forma de tener a mano el menaje y, de paso, de exhibir las piezas más vistosas.

Si quieres dar más protagonismo a la hornacina, pinta el fondo en un color distinto. Ten en cuenta que los tonos cálidos parecen acercar la pared, mientras que los fríos la alejan visualmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Resulta complicado decorar una escalera sin obstaculizar el paso.

Si la pared tiene el grosor suficiente, una hornacina es un recurso decorativo que no estorba la circulación. Aquí se realizó con forma de arco de medio punto, y la base se revistió con piezas de barro sobre las que se colocaron plantas. Las hornacinas redondeadas encajan en ambientes rústicos y de estilo clásico, mientras que en las decoraciones modernas se recurre más a hornacinas de perfiles rectos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
¿Cómo decorar una pared lisa, a la que por cuestiones de espacio o de circulación no se puede adosar ningún mueble?

Las baldas de esta hornacina transforman el muro liso en un elemento arquitectónico con valor decorativo. La sucesión de baldas, rectangulares y con forma de arco de medio punto, añaden dinamismo al rincón. Este tipo de hornacina también resulta muy práctica para exponer en ella nuestras colecciones más apreciadas: teteras, recuerdos de viajes…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso