Despachos y escritorios ¡sobresalientes!

La mesa, la silla, la lámpara... Cada detalle es parte de tu proyecto personal para crear un rincón de trabajo sobresaliente. Aquí tienes buenas propuestas deco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planifica el espacio

A la hora de planificar el espacio de trabajo conviene tener en cuenta cuál va a ser su principal función y el tiempo que vas a pasar sentada delante de la mesa. Así podrás calcular, por ejemplo, el tamaño del escritorio. Si te dedicas por trabajo o afición a dibujar, vas a colocar un ordenador de sobremesa con una gran pantalla o eres de las que reparte por toda la superficie los papeles antes de organizarlos, necesitas una mesa amplia. Así no sentirás ningún agobio cuando te veas rodeada de botes de lápices, el bloc de notas y la agenda. Accesorios y complementos, de House Doctor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Librería XL

Así accederás a los libros de consulta y a las carpetas con sólo estirar el brazo. Atrévete a combinar piezas diferentes. Este escritorio de estilo Luis XVI crea una atractiva composición con la estantería industrial, el flexo juvenil y la silla de diseño. Librería, de Esmelux. Lámpara Tolomeo, de Artemide, en Ideas Luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entre columnas

Ese área de la vivienda difícil de aprovechar por los elementos estructurales que la definen -como pilares, retranqueos o desniveles- puede ser la ubicación perfecta para una pequeña zona de trabajo. Aquí se colocó una pieza recuperada, cuyas medidas encajaban como si estuviesen realizadas a medida, en el hueco que quedaba entre el tabique y un pilar. Silla, de la firma Batavia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escritorio y tocador

Las zonas de trabajo ubicadas en el dormitorio cumplen una doble función: por un lado, ofrecen una tranquilidad y un silencio difíciles de encontrar en otras zonas de la casa, en especial, cuando hay niños pequeños. Por otro, si sobre la mesa fijas un espejo en la pared, dispondrás de una superficie envidiable para maquillarte y elegir qué collar combina mejor con la ropa que llevas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa con cajones

Cualquier compartimento, que no tiene por qué ser secreto, te vendrá bien para organizar los artículos de papelería. Así liberarás espacio en la superficie de trabajo y la podrás aprovechar para tener a mano libros o archivadores. Ikea recurrió al modelo Linnarp, en madera maciza de pino teñida en rojo. Le acompaña el taburete Ingolf . Toma nota de la cálida combinación de colores: predominio del blanco, salpicado con notas verdes en las paredes -revestidas con un papel desenfadado- y toques en rojo intenso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con almacenaje vertical

La pared es una gran aliada del trabajo y el estudio como superficie auxiliar. Pero limita visualmente la zona para evitar una acumulación caótica. Aquí, sobre el muro, pintado con un tono de la colección Blancos Naturales, de Bruguer, se ha realizado un cuadrado con pintura de pizarra. En su interior se han distribuido quince ganchos equidistantes -lo que favorece la sensación de orden- para colgar los artículos de papelería que se utilizan con más frecuencia. Además, en la pared también se pueden escribir con tiza notas importantes y tareas pendientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa exenta

Opta por ella siempre que su trasera sea decorativa y se pueda dejar a la vista. Como el orden favorece la concentración, algo que siempre hay que tener en cuenta cuando nos proponemos decorar una zona de estudio, recurre a cajoneras, archivadores y estanterías para complementar el rincón de trabajo. Los muebles auxiliares multiplican la capacidad de almacenaje y colaboran en la difícil tarea de mantener cada cosa en su sitio. El escritorio y la estantería pertenecen a la serie Liatorp. Lámpara Format. Todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Despacho independiente

Si tienes la suerte de disponer de una habitación vacía para tu uso exclusivo, sitúa una mesa amplia en el centro de la estancia. Complétala con una butaca y con muebles altos y bajos para guardar tus cosas. Analiza al detalle la iluminación. Lo idóneo es trabajar con luz natural, pero cuando el sol se oculte también necesitarás lámparas que no proyecten sombras ni dejen a oscuras las zonas que más utilices de la superficie de trabajo. De Ikea: aparador Trollsta, silla giratoria Nominell y lámpara de techo Kulla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aprovecha las paredes

Con pizarras de cristal o tablones imantados, según el estilo que prefieras. En ellos puedes colocar fotos, notas recordatorias o un calendario con tus próximas citas. En esta composición, marcada por la sobriedad que aporta el dualismo cromático en blanco y negro, destacan tres paneles magnéticos fijados a la misma distancia sobre el escritorio. Mesa con caballetes metálicos, de Domus, y sobre, de Ikea. Silla Mademoiselle, de Kartell.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espíritu vanguardista

Por el predominio del acabado metálico, las líneas rectas y el diseño actual, esta zona de trabajo resulta moderna y visualmente ligera. Ten en cuenta que cuando la mesa se coloca en mitad de la habitación, alejada de las paredes o de columnas, y necesitas utilizar un ordenador de sobremesa o un teléfono, debes planificar con antelación las instalaciones para que queden ocultas bajo una tapa en el suelo. Flexo, de venta en Años Luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estética mix

Huye de la típica silla a juego y haz una elección transgresora, que rompa con la estética predominante. Aquí, en una apuesta atrevida, el color blanco de la silla Panton, de Vitra, contrasta con el diseño del escritorio de caoba inglés. Todo iluminado por una lámpara de pie de estilo retro, de Batavia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En una zona de paso

En estos casos, es imprescindible sustituir la mesa por una consola estrecha que facilite la circulación. Para que el rincón de trabajo no recargue el espacio, elige un material ligero, como el cristal. Y cuida los detalles: al estar en una zona común, todos verán tu “despacho”. Aquí, el papel pintado que reviste la pared, de la colección Parchment Flowers , de la firma Sanderson, aporta un toque muy femenino con un refinado estampado floral en tonos neutros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso