Saca partido a pasillos y zonas de paso

Te damos todas las claves para sacar partido a pasillos y otros espacios que, a menudo, son difíciles de decorar. Armarios, puertas y revestimientos son los grandes aliados a la hora de convertir un triste pasillo o el descansillo de una escalera en auténticos elementos decorativos.

image
1 de 7
Sustituir una pared por un tabique de cristal es la opción más acertada para ganar amplitud visual y permitir el paso de la luz.

Esta idea se puso en práctica en el cerramiento de esta habitación, que combina un panel corredero de 2 metros, de madera lacada en blanco, y un tabique de madera y cristal templado. Unos estores Bandalux enrollables en el techo sirven para independizar la habitación (2.340 € aprox.). Decoración, Rebeca Terrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Si tienes la suerte de contar con jardín o terraza, sustituye la puerta de acceso a este espacio por un modelo de cristal.

De esta manera, el pasillo o la entrada recibirán gran cantidad de luz natural y ampliarás visualmente el espacio. Procura que el marco de la puerta sea del mismo material o color que el resto de la carpintería, para unificar el ambiente. En este caso se escogió una puerta en madera de iroco teñida en blanco y realizada por un carpintero (1.800 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Los armarios en el pasillo resultan muy prácticos como espacio de almacenaje extra; sobre todo para guardar la ropa de casa, aunque sólo es aconsejable instalarlos cuando se dispone de mucho espacio.

Lo ideal, para integrarlos visualmente y no agobiar el espacio, es que sean del mismo color que las paredes, y que armonicen con el resto de la carpintería, como puertas de paso, suelo, ventanas, etc. Pasillo decorado por el equipo de decoración de la tienda Massino. Suelo de lamas blancas decapadas (125 e/m2). Puertas, realizadas a medida (190 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
En pasillos pequeños, o tramos de escalera, es mejor unificar tonalidades para agrandar visualmente el espacio.

Esa fue la elección del decorador Íñigo Echave, para este coqueto pasillo situado en la primera planta de un adosado. Aunque eligió el mismo tono azul para paredes y suelo, combinó dos materiales distintos: las paredes se cubrieron con una pintura plástica satinada aplicada con rodillo; mientras que el suelo se revistió con una moqueta sintética de la firma Vorwek, un buen aislante del frío y del calor, fácil de mantener y resistente, ideal para las zonas de paso. En cuanto al rodapié, se puso blanco, a juego con la carpintería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
El papel pintado a rayas es un clásico que no pasa de moda nunca.

Pero ten en cuenta la dirección de las rayas: las verticales aportan más altura, muy necesaria en este pasillo, con un techo abuhardillado. Para aligerar el efecto de las rayas, combina el papel con pintura blanca. La uniformidad del suelo se rompió con una alfombra de los mismos tonos del papel. Ten en cuenta que, al ser una zona de paso, las alfombras deben tener debajo un material antideslizante, para evitar accidentes. Pasillo decorado por la tienda Massino. Papel, de Coordonné (29 €/rollo). Alfombra, de la firma Bolom (66,50 €/m2 en Massini).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Los pasillos son espacios complicados, ya que suelen resultar oscuros y poco atractivos.

Para evitarlo, sobre todo en los que son muy estrechos, la solución es buscar materiales claros y unificarlos. Así se hizo en este caso, ya que se escogieron unas puertas de madera maciza lacadas en blanco y con entrepaños en DM, que se integran perfectamente con las paredes, también blancas. Para el suelo, escoge un tono de madera claro, que aporte calidez, pero también luminosidad. Puertas realizadas a medida por Carpintería Alba (498,80 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Los zócalos son el recurso decorativo más común en pasillos y recibidores, ya que permiten jugar visualmente con las dimensiones.

Si quieres disimular la altura de los techos, elige un zócalo muy alto; si no, es mejor que no supere 1,2 m de altura. Si tu pasillo es ancho, puedes permitirte decorarlo con un papel llamativo, a juego con el resto de la decoración. Aquí se escogió el papel vinílico Black & White, de Coordonné (36 €/rollo en El Taller de Gabriel). Para alargar visualmente el pasillo, coloca unos cuadros que vistan la zona. Cuadros, de La Ceiba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso