Decora el recibidor a tu estilo

El recibidor dice mucho sobre tus gustos y estilo de vida. Pero, a veces, alguna peculiaridad complica su decoración. Tranquila: todas las situaciones tienen una solución útil y atractiva.

image
1 de 10
Recibidor, una zona de paso

Aunque el espacio sea amplio, ten en cuenta que se debe dejar un pasillo despejado para circular por la casa. Aquí, muebles y complementos se adosaron a las paredes: el paragüero, la consola y una cómoda junto a la pared más amplia; enfrente se colocaron un perchero y una silla. La alfombra delimita el espacio que ocupa el recibidor. Consola, similar en Ático.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Recibidor con planta en forma de T

La peculiaridad de este tipo de recibidores es que parte del pasillo hacia el que se prolongan, se incluye visualmente en la entrada. De hecho, esa zona es la que concentra el interés decorativo. En este caso, se situó una consola blanca con un par de cajas de fibra debajo. Sobre ella, tres fotos familiares impresas sobre lienzo acaparan la atención. En la pared de la izquierda, sólo queda espacio para colocar unas fotos sobre una balda con poco fondo y dos cestas para guardar gorros y bufandas. Consola, de Canterano. Lienzos de ExtraFilm, en 30 x 45 cm (29 € c/u).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Un largo pasillo recibidor

La clave consiste en acortar la longitud con recursos decorativos. Así se hizo en esta vivienda donde, además, la presencia de la escalera acentuaba el efecto túnel del recibidor. La solución: amueblar, únicamente, la primera mitad con una consola de fibra, de Casa y Campo, un cuadro de gran formato y una estera que acota visualmente el espacio que corresponde a la entrada. Es una idea de Marta Rafecas y Rocío Padura.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
Un recibidor en apenas medio metro

¿Y qué hacer cuando se dispone de poco espacio? Un truco consiste en desviar la atención hacia un punto lejano para que el recibidor parezca más amplio. Por ejemplo, en este caso se limitaba al rellano de la escalera y sólo había cabida para un pequeño paragüero plano. Aún así, lo primero que capta la atención es la pared del fondo, revestida con una llamativa pintura de la colección Color Mix, de Bruguer (8,60 €/litro). Ante ese intenso fucsia ¿quién repara en que la entrada es tan pequeña?
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Una entrada mini

La falta de espacio se puede resolver con un mueble que tenga poco fondo, como una consola. Sobre ella, un espejo —ya sea apoyado directamente o bien colgado en la pared— multiplica el espacio. Consola Manzaneda, de KA International, en 1,30 x 0,35 x 0,80 m (395 €). Espejo, de Oficios de Ayer. Lámpara, similar en Ikea. Colección ABC, de la firma Caselio: papel Chloé (28,60 €/rollo) y tela de las cortinas (31,86 €/m).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
El recibidor adosado a la escalera

Las casas con dos alturas, a menudo tienen una distribución que ubica la escalera frente a la puerta de entrada. En este caso, un gran espejo y un perchero (25,38 €) —elementos que no obstaculizan el paso— forman el recibidor. La pared inclinada que se adapta a los peldaños resuelve la necesidad de almacenaje con un par de zapateros Hemnes (89,90 € c/u) y tres cestas Lidan (8,12 €/juego de 2) colgadas. Todo de venta en Ikea.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Distribuidor hacia la planta baja

¿Qué solución hay cuando desde la entrada se accede a una barandilla, sin que la escalera quede a la vista? El truco consiste en considerar la pared del fondo y el espacio que queda junto al quitamiedos como un único ambiente a la hora de decorarlo. Por ejemplo, con una zona de trabajo. El escritorio Balmoral, de aire clásico pero con un frontal abatible para colocar el teclado, y la silla Franklin, crean un rincón original orientado hacia la escalera. En la pared, una composición de cuadros de diferente tamaño y formato (desde 79 €) da la sensación de estar en una habitación en lugar de en una zona de paso. Todo, de Laura Ashley.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Propuesta vertical

Es idónea para pisos con el espacio tan ajustado que, en lugar de recibidor, tienen un pasillo estrecho. Los muebles voluminosos quedan descartados ¡nadie podría pasar hacia el fondo con ellos! El objetivo es mantener visualmente despejada la zona delimitada entre dos alturas: la rodilla y la cabeza. Un banco bajo y un estante elevado con percheros para colgar bolsos y bufandas, desempeñan la función de recibidor sin que la atmósfera parezca asfixiante. Ikea dispone de diseños similares a éstos.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Un recibidor con doble puerta

El espacio que se necesita para abrir cada una de las hojas se debe mantener despejado, así que su decoración implica aguzar el ingenio. Aquí, dos peanas pintadas de blanco forman una composición simétrica y dan prestancia a la pared. Junto a la escalera, un taburete fácil de desplazar basta para dejar a mano el bolso. Pero los elementos que realmente captan la atención son la lámpara y el suelo de madera, que acentúan la espectacular altura del techo en esta vivienda. Lámpara, similar en Laura Ashley. El suelo es el laminado Largo, en roble natural rústico, de la firma Quick-Step (30,90 €/m2).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Recibidor con zapatero y perchero

En zonas con un clima húmedo, interesa incluir un zapatero donde dejar el calzado mojado nada más llegar y rescatar las zapatillas: además de evitar que el suelo se manche de barro, sentirás la agradable sensación de estar por fin en casa. Este banco dispone de dos cajones para guardar zapatos en perfecto orden. Además, forma parte de un conjunto que incluye, también, el perchero para colgar los abrigos (829 €). De Rivièra Maison.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso