Soluciones para sacar partido a los pasillos

Descubre cómo evitar que tu pasillo parezca un tubo, estrecho y mal iluminado, y saca provecho de su potencial decorativo. Con nuestras ideas vas a crear sensación de desahogo y ganar, incluso, espacio de almacén extra. Eso sí, elige materiales resistentes ya que es una zona de mucho tránsito.

image
1 de 6
Este pasillo, antes largo y oscuro, se ha integrado en el salón y se llena de luz con un tabique de cristal transparente.

La separación entre ambas zonas permanece, pero la profundidad y amplitud visuales aumentan. Este tipo de tabiques, que siempre se realiza con cristal de seguridad, se puede instalar de varias maneras; entre ellas, con un cerco perimetral de acero o recibido directamente a los paramentos. Conviene elegir el mismo pavimento para unificar los dos espacios. Decoración, de Berta Cayuso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
La longitud de un pasillo de varios metros se disimula con soluciones que fragmenten el espacio, ya sean decorativas o funcionales.

En este pasillo, que cruza toda la vivienda desde el recibidor al salón, la solución es estética y funcional; se ampliaron los vanos de las puertas a lo alto y a lo ancho y se recurrió a paneles correderos, en wengué y cristal al ácido, para unir o independizar las estancias, según se desee. Reforma, de Estudio P y B.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Este pasillo-recibidor queda abierto o cerrado al salón y a la zona de dormitorios, según sea necesario.

Los elementos clave son una puerta de vaivén y un tabique de cristal con puerta corredera. En el caso de la hoja de vaivén, sin bisagras, suele quedar abierta de día por comodidad y se funde visualmente con la pared; de noche, se cierra para dar privacidad a la zona de dormitorios y aislarlos del ruido que pueda llegar desde el salón. En cuanto al tabique de cristal, permite el paso de la luz natural desde el salón al pasillo, sin perder intimidad, y como incorpora una puerta corredera, que durante el día está abierta, ambos espacios se integran; una solución con la que se crea sensación de más amplitud.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Un pasillo corto y ancho es perfecto para realizar un armario empotrado donde guardar lencería de hogar y menaje.

Siempre que la anchura del pasillo lo permita, interesa aprovechar su espacio como zona de almacén. La zona de paso que quede, debe tener un ancho de unos 90-100 cm. En esta reforma proyectada por el arquitecto Carlos Paja, el pasillo comunica la cocina y el baño. Constructor, José Fernández. Pavimento en damero, de Vigil Escalera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
¿Quieres armarios en tu pasillo pero te preocupa que recarguen el espacio?

La solución es integrarlos con las paredes. Fíjate en este pasillo, con dos armarios empotrados a la izquierda, que apenas se ven. Te detallamos las claves que los hicieron invisibles. Las puertas son lisas, no tienen molduras, y se prolongan hasta el techo, sin divisiones ni altillos visibles; tampoco hay jambas que las enmarquen; y se laquearon a tono con las paredes. Además, sus tiradores son muy pequeños. En pasillos así de largos, recuerda instalar interruptores al principio, en el medio y al final del mismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
En pasillos con varias puertas conviene que se abran hacia dentro.

En este caso, la única puerta que se abre hacia el pasillo es la del comedor; el resto, para facilitar el paso, se abre hacia dentro. En general, la presencia de tantas puertas en un pasillo con un ancho convencional como éste desaconseja colocar muebles; pero no impide convertir las puertas en elementos decorativos, y por eso se destacaron aquí con un laqueado oscuro, que contrasta con las paredes. Reforma del Estudio de interiorismo Briales & Sendin. Manillas, de El Picaporte (28 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso