Ideas para crear un rincón de trabajo

Seguro que aún hay un hueco en tu casa para ubicar una zona de trabajo; un espacio donde estudiar o tener el ordenador y las facturas y papeles a mano. Los que te descubrimos aquí están en rincones con espléndidas posibilidades.

image
Micasa
1 de 10
Oculto en la librería

Los problemas de espacio nos hacen aguzar el ingenio y, en este caso, los interioristas Cuca García y Ricardo de la Torre propusieron, en la última edición de Casa Decor, una idea innovadora para crear un estudio completo en un rincón insólito. Se trata de un diseño mini que queda integrado en una librería, realizada a medida. El despacho se oculta tras un frente abatible con estantes. Si eliges una solución de este tipo, planifica puntos de luz en el interior y reserva un espacio para guardar el taburete.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Mesa de estudio y de comedor

Ahorrarás espacio con un diseño en forma de T; en este caso, el escritorio es una península que parte de una de las baldas de la librería. Es una excelente opción cuando la mesa también se utiliza como comedor. Además, de este modo, no es necesario alinearla con la pared, lo que obliga a trabajar “castigado” de cara a ella. Los cristales a medida, para proteger de roces el sobre de la mesa y las baldas, refuerzan la funcionalidad del espacio. La librería, que tiene mucha capacidad para organizar el material de escritorio, permite retirar cómoda y rápidamente los objetos de la mesa a la hora del desayuno o la comida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Ambiente con encanto

Si vas a pasar muchas horas trabajando, personaliza el rincón de estudio con detalles que te hagan sentir cómoda. Este escritorio de madera incluye cajoncitos de distinto color. Y la silla, de diseño, tiene exactamente el mismo tono que el frente del cajón central. Sobre la mesa, el panel de notas apoyado en la pared y los recuerdos dan un aire bohemio a la zona. Escritorio Mix (990 €). Lámpara: pie Scrab en madera reciclada (290 €) y pantalla Alicia (29 €). Todo, de venta en Estilo Nórdico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
En la entrada

Valora si en el recibidor puedes disponer de una zona de escritorio. Según la superficie y la ubicación de las puertas, la entrada es una alternativa óptima para crear un despacho y rentabilizar un espacio a veces perdido. Sólo hay que colocar un escritorio con poco fondo en lugar de una consola. Espejos y balda, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Integrado en la librería

En espacios mini, la solución son muebles multiuso, como esta librería, que incorpora baldas extraíbles para colocar el ordenador y los papeles. Si te fijas en el diseño del módulo para el ordenador, verás que tiene dos estantes más con poca profundidad; son perfectos y muy prácticos para ordenar el material de escritorio y los CD/DVD de más uso. Cuando el ordenador no se utiliza, la balda queda integrada en la librería. Modelo de la colección Literatura, de la firma Punt Mobles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
En la terraza

¿Qué hacer con los metros que has ganado en una terraza acristalada? Crea un rincón de trabajo con una magnífica luz natural. Coloca la mesa a un lado, para no obstaculizar el paso hacia el ventanal, ni su apertura. Si acondicionas y pintas este nuevo espacio, se integrará aun mejor en la decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Visualmente más ligero

Si eliges una mesa con sobre de cristal y caballetes, no recargas el ambiente, porque visualmente no ocupa espacio. Completa la decoración dando color a la pared; apuesta por un tono que contraste, si buscas dar un aire nuevo al conjunto y delimitar la zona de escritorio. Pintura plástica mate de LaColección, de Bruguer. Según la gama que elijas, influirá en tu estado de ánimo: verdes y azules tienden a ser mentalmente más estimulantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
En un retranqueo

Las paredes irregulares son difíciles, pero incluso para ellas hay solución. Encarga una encimera a medida que salve el pilar y lo integre en la decoración. Enseguida lo habrás olvidado; aunque siga ahí, estará camuflado. Aquí el escritorio es una balda volada, anclada a la pared con escuadras y rematada con un pequeño zócalo. Si la mesa tiene bastante profundidad, se necesita un soporte que proporcione más seguridad que las escuadras; lo habitual es una cajonera o colocar una o dos patas tubulares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Detrás de la columna

Considera este elemento como un aliado para delimitar el espacio del escritorio y diferenciarlo del resto. En este caso, había un rincón desaprovechado por la presencia de una columna; pero se convirtió en un despacho con una mesa colocada en línea con la pared para no obstaculizar el paso al vestidor. Otras opciones: prolongar el escritorio y formar una L que acabe en la columna o aprovechar el espacio entre la columna y la pared con una librería auxiliar u otra más alta; en este último supuesto, daría más privacidad al escritorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Detrás del sofá

Cuando el sofá no está pegado a la pared, puedes colocar el escritorio detrás de su respaldo; quedará mejor si el alto y el ancho de la mesa son proporcionales a las medidas del asiento. El estilo de este escritorio, de Valencia Diseño, está inspirado en los burós antiguos, con casillas altas en el sobre para guardar cartas y material de oficina. Silla, de venta en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso